¿Qué es la forclusión?

24 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez
La forclusión nos invita a repensar la estructura del lenguaje. Se trata de un mecanismo que va más allá de lo simbólico y que estaría muy relacionado con la psicosis.

Las psicosis han sido estudiadas a lo largo de la historia. En el psicoanálisis, Lacan fue uno de los autores que más profundizó en ellas con la intención de comprender su articulación y desarrollo. Un elemento clave que encontró para ello fue la forclusión.

A través de este artículo te explicamos de qué se trata. Antes, te mostraremos algunos conceptos imprescindibles para que puedas entenderla. ¡Acompáñanos!

Conceptos clave antes de profundizar en la forclusión

Para comenzar, veamos tres aspectos fundamentales de la teoría lacaniana del psicoanálisis. Estas tres «dimensiones» se basan en una estructura topológica del individuo a través de estos registros:

  • Lo simbólico. Está vinculado con el lenguaje.
  • Lo imaginario. Se asocia a representaciones a través de imágenes.
  • Lo real. Es lo que se resiste a entrar en el mundo del lenguaje. No puede ser representado por imágenes.
Jacques Lacan
Jacques Lacan

Lo real es diferente a la realidad, pues esta sería la articulación entre lo simbólico y lo imaginario. Entonces, está por fuera de estos, y más bien, se relaciona con el objeto a, u objeto de deseo inalcanzable.

Otros aspecto que suma a la comprensión de la forclusión es la noción de significante. Se trata de la unidad que constituye al orden simbólico. Va más allá de las palabras, también los objetos, las relaciones y los síntomas.

Modifica nuestras percepciones. Además, para Lacan tiene primacía el significante, por ello, la estructura del lenguaje para este autor es diferente a la de la lingüística; concibe que la cadena está compuesta por relación de significantes.

Por último, queremos hacer hincapié en el concepto del «Gran otro» para Lacan. Consiste en el lenguaje o el tesoro de significantes. Además, con el campo del saber. Lacan sugirió que el niño es introducido al lenguaje por un otro, en muchos casos la madre.

También, propone que los seres hablantes cuentan con la necesidad de que exista un significante excepcional. A este lo llama Lacan el nombre del padre, se trata de una excepción a los otros, porque no significa nada, es decir carece de sentido, y por ello, produce un vacío en el campo del saber o lenguaje. Entonces, vendría siendo una substitución del deseo de la madre. Y, esta función, va a ser lo que soportará la actividad simbólica del sujeto.

Forclusión, ¿qué es?

Se trata del mecanismo propuesto por Lacan para la psicosis. Consiste en el rechazo del significante fundamental. Es decir, al universo simbólico. Cuando se produce este rechazo, el significante no está presente en el inconsciente, por lo cual no podemos llamar a este mecanismo represión.

Lo que se rechaza es la función paterna, que debería sostener la actividad simbólica del individuo. Sin embargo, al no estar, se forcluye, por ende, se expresa por otras vías como la alucinación. Este retorno se daría en lo real, ya que se resiste a entrar al universo del lenguaje.

Las psicosis y la forclusión

La floclusión sería el mecanismo que opera en la psicosis. Como no está inscrita la ley en el inconsciente, no se va a dar un orden que estructure al pensamiento. En otras palabras, la psicosis sería producida entre otras cosas por la forclusión del nombre del padre.

Además, en la psicosis está muy presente lo real, aquello que es difícil poner en palabras, lo que atraviesa a lo simbólico. Entonces, como sugiere Gabriela Urriolagoitia en su artículo «La estructura de la psicosis como consecuencia de la forclusión del nombre del padre» este fallo se constituye en función de los efectos del lenguaje, respondiendo a una secuencia temporal diacrónica.

Mujer con psicosis puerperal

Ahora bien, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de psicosis? Según el psicoanálisis, se trataría de una estructura clínica de la personalidad. Además, se caracterizaría por contar con un agujero en lo simbólico asociado a la ruptura con la función paterna; que hace que se configure en lo real.

Entonces, la psicosis sería un déficit del universo simbólico, que produce un vacío de significación, o de desencadenamiento, como producto de la forclusión, que no se inscribe en el inconsciente. Entonces, el sujeto no sabe lo que eso significa, pero tiene la certeza de que tiene que ver con su ser.

En suma, la forclusión es el mecanismo que actuaría en la psicosis, asociado a la ruptura de lo simbólico y se ubica en lo real. Además, entra en acción tras agujerear el significante fundamental con el rechazo de la ley paterna.

Urriolagoitia, G. (2012). La estructura de la psicosis como consecuencia de la forclusión del nombre del padre. Ajayu Órgano de Difusión científica del Departamento de Psicología UCBSP, 10 (2), 163-171. Lacan, J. (1955/1984). Seminario 3. Las psicosis. Buenos Aires: Paidós.