¿Qué es la parentalidad positiva y cuáles son sus beneficios?

La parentalidad positiva se basa en el interés superior del niño. Se trata de un estilo de crianza basado en la empatía, el afecto, la autoestima y la no violencia.
¿Qué es la parentalidad positiva y cuáles son sus beneficios?
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 02 abril, 2021.

Última actualización: 02 abril, 2021

Hoy sabemos que la educación de los más pequeños marca su futuro. Con este conocimiento en la retina de la memoria, padres y madres de hoy intentan que sus hijos tengan la mejor educación posible en un mundo que cambia a una velocidad muy rápida. ¿Qué es lo mejor para mis hijos? ¿Qué estilo educativo elegir? ¿Lo estaré haciendo bien? La parentalidad positiva necesita respuestas, una orientación clara que les oriente en ese fin que se han planteado.

Los niños no vienen con un manual de instrucciones y los progenitores agradecerían una guía. Los modelos de crianza con los que ellos mismos fueron educados han quedado obsoletos, igual que han quedado muchos desafíos, por lo que con frecuencia no pueden recurrir a la memoria.

Tampoco existe un sentimiento de comunidad que permita exponer y resolver dudas, miedos e inquietudes sin temor a ser juzgado. Por esto, la paternidad puede convertirse en un camino incierto y solitario.

Si deseas procurar el mejor desarrollo para tus hijos y disfrutar de una convivencia familiar armoniosa, la parentalidad positiva puede ser la elección adecuada. A continuación te describimos brevemente en qué consiste para que puedas comenzar a implementarla.

Padre abrazando a su hija pequeña

¿Qué es la parentalidad positiva?

La parentalidad positiva se define como un estilo de crianza en el que el comportamiento de los padres se sustenta en el interés superior del niño. Así, a este se le reconoce como un individuo de pleno derecho y la crianza va dirigida a proteger, guiar y potenciar el desarrollo del menor a todos los niveles. Mediante el afecto, la seguridad y la orientación se busca fomentar la autonomía del niño de forma que pueda alcanzar los mejores logros en los distintos ámbitos de su vida.

Este modelo de crianza es muy diferente del estilo educativo autoritario implementado en generaciones anteriores, en el que se esperaba de los hijos la obediencia y una actitud pasiva. Sin embargo, tampoco se trata de un modelo permisivo ni negligente. La supervisión, los límites y la disciplina bien entendida han de estar presentes.

Componentes de la parentalidad positiva

Para comprender mejor en qué consiste la parentalidad positiva, podemos fijarnos en algunos de los elementos básicos que la componen. Estos son los principios que han de guiar esta crianza positiva:

  • Vínculos afectivos cálidos entre los distintos miembros de la familia.
  • Un entorno estructurado que ofrezca rutinas y límites adecuados.
  • Estimulación adecuada que potencie las capacidades y habilidades de los menores.
  • Presencia, atención y tiempo de calidad compartido.
  • Reconocimiento del menor como una persona de pleno derecho, de forma que sus opiniones, intereses y necesidades son escuchadas y tenidas en cuenta.
  • Potenciar la confianza, autoestima y seguridad de los hijos de forma que se sientan capaces de dirigir su propia vida e influir en su medio.
  • Una educación basada en la no violencia, en la que no hay lugar para el castigo físico o psicológico. La conducta inadecuada de los menores se corrige mediante consecuencias que no los violenten ni denigren (por ejemplo, alentarles a reflexionar y a reparar el daño causado).
Madre e hijo viendo una flor

Los beneficios de la parentalidad positiva

La parentalidad positiva beneficia, en primer lugar, a los menores. Los niños y adolescentes educados por líneas que conjugan con inteligencia el afecto, los condicionales y la imposición de límites crecen sintiéndose protegidos, amados, aceptados y capaces. Es más fácil que gocen de una buena autoestima y sean capaces de establecer también límites inteligentes a los demás.

Además, el ejercicio positivo de la parentalidad también aporta beneficios a los progenitores. Ningún padre o madre disfruta viendo su hogar convertido en un campo de batalla, teniendo que perseguir a sus hijos para que obedezcan, entrando en luchas de poder con ellos o imponiendo castigos. Desde este enfoque se logran relaciones familiares más saludables y armónicas, se reducen los conflictos y se aumenta la confianza y se estrechan los lazos entre padres e hijos.

Existen tantos estilos de crianza como familias, pese a que generalmente se reduzcan las opciones a unas cuantas en función de distintos parámetros. La realidad es que el estilo educativo se crea en el día a día, en las interacciones continuas entre padres e hijos, y es decisión de cada familia escoger el modelo que mejor se adapte a sus necesidades.

No obstante, por los beneficios demostrados de la parentalidad positiva, es relevante tener en cuenta sus principios a la hora de educar a las nuevas generaciones.

Te podría interesar...
Autoridad positiva: la forma más enriquecedora de educar a tus hijos
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Autoridad positiva: la forma más enriquecedora de educar a tus hijos

La autoridad positiva es respeto, disciplina y comunicación. El tipo de autoridad que sienta las bases de la adultez responsable, independiente y a...



  • Rodrigo, M. J., Máiquez, M.L., y Martín, J. (2010). Parentalidad positiva y políticas locales de apoyo a las familias. Orientaciones para favorecer el ejercicio de las responsabilidades parentales desde las corporaciones locales. Madrid: FEMP
  • Capano, Á., & Ubach, A. (2013). Estilos parentales, parentalidad positiva y formación de padres. Ciencias psicológicas7(1), 83-95.