¿Qué es la sexología?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 8 agosto, 2019
Raquel Lemos Rodríguez · 8 agosto, 2019
La sexología es una rama en la que se especializan muchos psicólogos y otros profesionales de la salud. Pero ¿en qué consiste y qué se puede hacer una vez finalizada la formación?

La sexología es la ciencia que estudia el sexo desde las conductas, la identidad, la orientación sexual y la interacción. Son estos algunos de los aspectos en los que se forma un profesional de la sexología para ayudar a resolver aquellos problemas que puedan estar limitando o generando malestar en la sexualidad de una persona. No obstante, ¿por qué no se habla tanto de este término?

El artículo Sexología basada en la evidencia: historia y actualización responde a esta pregunta de una manera clara y concisa: «la sexología es un área del conocimiento incómoda que debe luchar contra los prejuicios, los estereotipos y las costumbres de la sociedad». Las ideas preconcebidas se traducen en un gran desconocimiento de lo que es sexualmente saludable, lo que genera dudas sobre cuándo debemos acudir a un sexólogo.

«Cuando oigo que las parejas han perdido la conexión sexual, empieza el trabajo: a través de un curso de varias semanas, los deberes que les mando para casa se centran en crear una sensación de seguridad. Las tareas se focalizan en experiencias táctiles que permiten a la pareja volver a encajar».

-Linda E. Savage-

Pareja besándose en la cama

La sexología clínica

Dentro de la sexología podemos distinguir dos ramas. Una de ellas es la clínica, también denominada terapéutica. ¿De qué trata esta rama? ¿A qué se dedica la persona que se especializa en ella? Un sexólogo clínico tiene como cometido tratar las dificultades y los trastornos sexuales de origen psicológico.

Muchas veces no lo sabemos, pero las disfunciones sexuales pueden ser debidas a causas psicológicas. Por eso, vamos a ver a continuación algunas de las disfunciones que puede que estemos sufriendo y por las que jamás pensaríamos que deberíamos acudir a un sexólogo para resolverlas.

  • Vaginismo: es una disfunción caracterizada por la contracción involuntaria de los músculos de la vagina. Esto evita la penetración y provoca relaciones sexuales dolorosas. Puede estar causada por miedos, experiencias traumáticas previas en el sexo u otros motivos.
  • Falta de deseo sexual: esto puede ser problemático para la relación de pareja, pero puede resolverse en la consulta de un sexólogo. Este profesional aportará herramientas para avivar el deseo, exponerse a estímulos eróticos, vencer la pereza y la evitación.
  • Problemas de erección: el conocido «gatillazo» puede causar frustración, miedo a que vuelva a ocurrir y temor a no «dar la talla». Es natural que suceda alguna vez, pero si el problema se vuelve algo frecuente puede tener que ver con la autoexigencia o la ansiedad de que vuelva a ocurrir (lo que provoca que suceda). Esto provoca una baja autoestima.

La sexología educativa

Quizás podíamos tener una ligera idea de lo que era la sexología al leer sobre sexología clínica. Pero, una vez llegados a este punto, ¿hay algo más? ¿Qué es la sexología educativa?

Realmente es la disciplina que se encarga de ofrecer educación sexual en los colegios, institutos y universidades. En realidad, por norma general, el planteamiento general de estas charlas no es educativo en sí, sino que solo da información sobre salud sexual.

Aunque en la sexología educativa se hable también de las disfunciones y métodos de prevención de enfermedades sexuales, se abordan otro tipo de temas sobre los que suele haber siempre un silencio absoluto. Algunos de estos temas son los siguientes:

  • Componentes biológicos, psicológicos y sociales de la sexualidad.
  • La salud reproductiva y la procreación responsable.
  • La sexualidad de las personas discapacitadas.
  • El abuso y la violencia.
  • Adicciones y la sexualidad.
  • Falsas creencias y mitos.
  • Orientación sexual.

«La educación sexual es, ante todo, educación. […] es contribuir a formar personas libres y capaces de asumir actitudes de respeto y responsabilidad en sus relaciones interpersonales, así como interiorizar actitudes de complicidad ante la sexualidad entendiéndola como comunicación en todas sus dimensiones y con todas sus implicaciones».

-Santiago Frago y Siberio Sáez-

Adolescentes hablando en clase

Estos son solo algunos temas que se tratan en la sexología educativa y que permiten promover actitudes y conductas saludables para disfrutar de una sexualidad responsable. Lamentablemente, todos estos temas que deberían ser primordiales en cualquier charla en los institutos no están presentes.

Así, la educación sexual que todos recibimos se queda tan solo en cómo utilizar los métodos anticonceptivos y evitar, así, las enfermedades sexuales. Sin embargo, como hemos podido comprobar, esto va mucho más allá y, sin duda, hoy en día se está gestando un cambio de esta línea.

  • Frago, S., & Sáez, S. Sexología y educación sexual. El sexó-logo hoy. http://ow.ly/4se230nK9NS
  • OLIVARES CRESPO, M., & FERNÁNDEZ-VELASCO, R. (2003). Tratamiento cognitivo-conductual de un caso de vaginismo y fobia a la exploración ginecológica. Clínica y Salud, 14 (1), 67-99.
  • Sánchez, F. L. (2010). Estudios sobre sexualidad en España: presente y futuro. Informació psicològica, (100), 84-90.