9 formas de maltrato sexual - La Mente es Maravillosa

9 formas de maltrato sexual

Beatriz Caballero 13 junio, 2018 en Psicología clínica 131 compartidos
Mujer con mucho dolor por abuso sexual

Las distintas formas de maltrato sexual (así como otras formas de maltrato) son relativas a la cultura, sociedad, momento histórico y leyes aprobadas, por ello no existe aún un consenso internacional. Lo cierto es que una buena parte de los profesionales todavía trabajan los abusos sexuales y otros tipos de maltrato sexual desde una actitud sexofóbica. Por ejemplo, algunos no consideran que determinados abusos físicos, como las mutilaciones genitales, sean un abuso sexual.

Félix López afirma que se cometen dos errores profesionales y sociales: olvidarse de otras formas de maltrato y no incluir un enfoque positivo sobre la sexualidad infantil. Como bien dice, “por fin hemos roto el silencio social y profesional”, por lo que haremos especial hincapié en las diferentes formas de maltrato sexual.

9 formas de maltrato sexual

Se entiende por maltrato sexual cualquier acción (intencionada, no accidental y/o por omisión) que pueda perjudicar y dañar la sexualidad de una persona, y en consecuencia su desarrollo sexual y afectivo posterior. A partir de la categoría de “maltrato sexual”, Félix López propone 9 formas de maltrato sexual infantil que pueden ser aplicables a cualquier persona con independencia de su edad:

  • Mutilaciones o daños corporales en zonas de claro significado sexual. Algunos ejemplos serían la mutilación de clítoris, de las mamas o la presión con materiales que impiden su crecimiento, etc.
  • Abuso sexual. La persona que abusa suele ser mayor en poder y conocimiento y servirse de una persona que no puede consentir (dada su edad, limitaciones mentales o sociales, debido al sometimiento…). Las formas y estrategias que emplean los abusadores son muy diversas, por ejemplo a través de la coerción o engaño, o a través de internet (sexting, grooming, etc…).
  • Explotación sexual. Se trata de la venta y/o compra de servicios sexuales o de cualquier tipo de mediación comercial en este tipo de actividad. En ningún caso se trata de una decisión libre por parte de la persona explotada.

Mujer con palma de la mano abierta con miedo

  • Pornografía: Se trata de involucrar a personas en la producción, comercialización, venta, compra, difusión o uso de contenidos sin su consentimiento. En ningún caso se trata de una decisión libre, y al igual que la explotación sexual, su naturaleza es comercial.
  • Compromisos de casamiento de los menores. Estos compromisos los realizan las personas adultas, de formas muy variadas, y frecuentemente las víctimas son mujeres.
  • No aceptar la identidad sexual. Por ejemplo no reconocer y aceptar la transexualidad y el transgénero se trata de un atentado a la identidad personal, al yo más auténtico. Esto conlleva mucho sufrimiento y efectos muy negativos en todos los aspectos de la vida.
  • No aceptar la orientación sexual. Por ejemplo no aceptar la homosexualidad o la bisexualidad implica no respetar que todas las personas tienen las mismas necesidades sexuales y amorosas independientemente del sexo de las personas con quién quieran resolverlas. No aceptar la orientación sexual es un atentado contra la propia persona y su vida sexual y amorosa.
  • La violencia de género, todo tipo de violencia intrafamiliar, y los modelos educativos no igualitarios. La violencia de género e intrafamiliar son formas de maltrato muy específicas que no favorecen una buena socialización como hombre o mujer. Con respecto la educación sexista, especialmente la que discrimina a las mujeres desde la infancia, provoca carencias que dificultan el buen desarrollo afectivo y sexual de ambos sexos.
  • Negligencias sexuales:

  Acceso virtual o real a una sexualidad violenta, sexofóbica, etc.

  -No aceptación de sexualidad en personas con discapacidad: se refiere a negar educación sexual y derechos sexuales a las personas con discapacidad, ya que se trata de un principio de la integración y la normalización en el terreno sexual, afectivo y amoroso. Lo contrario implica atentar a los derechos fundamentales.

  -Carencias importantes respecto a la educación sexual en familia y escuela: es importante no negar informaciones básicas y hacer una adecuada educación sexual positiva en la infancia y en la adolescencia que ayuda a evitar riesgos bien conocidos.

Las distintas formas de maltrato sexual en la infancia

Estos actos atentan contra menores prepúberes o adolescentes, truncando su desarrollo en numerosos aspectos. Los abusos sexuales infantiles más frecuentes en niñas son las caricias por debajo de la cintura y el exhibicionismo. En los niños son las caricias, por debajo y por encima de la cintura, y la masturbación.

Cuando el abuso se repite, aumentan los efectos entre el 40% y el 50% de los casos. Esto es debido a un aumento de la sensación de impotencia, la posibilidad de que las estrategias sean más agresivas, y el efecto de la intermitencia temporal.

Niña agarrada a un oso de peluche

Por otro lado, es importante educar a los pequeños sobre el respeto al cuerpo general, tanto al propio como al de los demás, tanto en un contexto sexual como fuera de él. En definitiva, es necesario aceptar la sexualidad infantil, ofrecer educación y protección, y evitar cualquier forma de abuso sexual.

Referencias bibliográficas:

López, F. (2014). Abusos sexuales y otras formas de maltrato sexual. Madrid. Editorial Síntesis.

Beatriz Caballero

Apasionada por el tratado del alma o estudio de la actividad mental, también llamado Psicología

Ver perfil »
Te puede gustar