¿Qué pasa con los niños que tienen padres que exigen demasiado?

Raquel Lemos Rodríguez·
07 Enero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
07 Enero, 2020
Los padres exigentes solo tienen algo en mente: quieren que sus hijos den lo mejor de sí mismos. Pero, ¿la estrategia que utilizan funciona o provoca el efecto contrario?
 

Los padres que exigen demasiado lo único que pretenden es que sus hijos den lo mejor de sí mismos. El problema radica en que no lo hacen de la manera más adecuada: se olvidan de cómo los niños están percibiendo y recibiendo estas exigencias. Por eso, lo que consiguen es el efecto contrario. No obstante, esto, claro está, no justifica su comportamiento.

Muchos de los padres que exigen demasiado a sus hijos han tenido progenitores que actuaban de la misma manera con ellos. Nada parecía ser suficiente para ellos; una insatisfacción que no se reducía solo a las notas. Si practicaban algún tipo de deporte, nunca lo hacían bien. Siempre había un «pero» o un «puedes mejorar».

Como este fue el ambiente en el que les educaron, consideran que es la forma en la que deben hacerlo con sus hijos. Sin embargo, esta decisión tiene graves consecuencias.

Niño triste mirando hacia abajo

En búsqueda de una perfección inexistente

Los niños que tienen padres exigentes intentan cumplir con sus expectativas. Lamentablemente, como nada de lo que hacen parece valer, empiezan a tener esa sensación de desilusión e, incluso, culpa. Es más, los niños pueden empezar a autoexigirse demasiado, más allá de sus propias posibilidades con los recursos que cuentan en ese momento. Un fenómeno que puede desencadenar estrés y ansiedad.

 

Esto es muy grave. Según la Fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo) «[…] una determinada estructura de la personalidad (autoexigencia, necesidad de control, búsqueda de perfeccionismo…), puede determinar la aparición de ciertos trastornos alimenticios, como la anorexia y la bulimia».

Si a un niño sus padres le dicen «sería genial que sacases un 7 en matemáticas» y, cuando lo logra, le dicen ahora «¿ves cómo podías?, pero ahora tienes que ir a por el 9«, será complicado que el niño sienta que lo que ha conseguido sirve para que sus padres estén orgullosos. Puede que no al principio, pero cuando llegue al 9 y le exijan un 10, después una matrícula de honor y, posteriormente, que saque esas notas en todas las asignaturas, el niño terminará explotando.

Hablamos de una costumbre que se convierte en perversión completa cuando los padres insinúan que a mejores notas van a querer más a su pequeño. Hablamos de un ambiente exigente que puede ser el mejor caldo de cultivo para los trastornos mencionados, la anorexia y la bulimia. No obstante, no es la única manera en la que pueden reaccionar los niños con padres demasiado exigentes.

«Una lección universal de la crianza de los hijos: es una buena idea darles un respiro de vez en cuando».

-Mary Beard-

Madre y abuela exigiendo a una niña
 

Padres que exigen demasiado y no ven resultados

Los niños con padres que exigen demasiado pueden terminar no respondiendo a la presión de sus progenitores. En el periódico La Vanguardia hay una frase de Isabel Menéndez (psicóloga especializada en niños y adolescentes) que responde muy bien a lo que sucede cuando, durante un largo periodo de tiempo, los niños están sometidos a una grave exigencia «Cuando se exige y se exige, se causa estrés en los niños y, al llegar a la adolescencia y a los cursos más difíciles de la ESO o del Bachillerato, muchos de esos chavales se rompen […] porque están hartos, cansados y se rebelan«.

Como nada de lo que hacen es suficiente, los niños pueden empezar a mostrar diferentes actitudes. No se dan todas, ya que la personalidad de cada uno es diferente. No obstante, además de los trastornos mencionados, estas son algunas señales de alarma que avisan de que algo no está yendo bien:

  • Actitud pasiva que se manifiesta en que parece que les da todo igual. Se sienten tristes, desalentados y se muestran la mayor parte del tiempo cabizbajos. En su interior, notan que han fracasado. Esto puede llevarles a una depresión.
  • Acciones rebeldes en las que se increpa a los padres o se empiezan a hacer gamberradas. El objetivo es llamar la atención sobre una situación que no pueden controlar, superándolos.

Existen muchas variantes, sin embargo, los niños no consiguen estar siempre alerta, buscando el reconocimiento e intentando cumplir con las expectativas de sus padres.

 

Tarde o temprano terminan sumergiéndose en una profunda tristeza o posicionándose de manera automática en contra de las expectativas de sus padres, ya que las han asociado con frustración. El problema es que en ambas reacciones queda un poso repleto de consecuencias por esa exigencia recibida.

A menudo, los niños no continúan sus estudios o abandonan por el camino aquel deporte que tanto les gustaba. Tiran la toalla porque no pueden más. La presión les supera. Por eso, aunque los padres exigentes actúen buscando motivar e incentivar a sus hijos para que den lo mejor de sí mismos, en la gran mayoría de los casos, lo único que consiguen es, justamente, el efecto contrario.

 
  • Casarín, A. V., & Infante, T. (2006). Familia y rendimiento académico. Revista de educación y desarrollo5, 55-59.
  • González, A. E. M., Saura, C. J. I., Rodríguez, J. A. P., & Linares, V. R. (2010). Importancia de los amigos y los padres en la salud y el rendimiento escolar. Electronic Journal of research in educational psychology8(1), 111-138.
  • Moore, S. G. (1997). El papel de los padres en el desarrollo de la competencia social. ERIC Clearinghouse on Elementary and Early Childhood Education, University of Illinois.
  • Ramírez, M. A. (2005). Padres y desarrollo de los hijos: prácticas de crianza. Estudios pedagógicos (Valdivia)31(2), 167-177.