¿Qué pasa si consumimos cafeína durante el embarazo?

08 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Paula Rojas
El embarazo trae consigo muchos cambios, entre ellos, en la alimentación. ¿Qué pasa si se consume cafeína? Esto puede traer beneficios a la madre, pero algunas afectaciones al bebé. ¿Cuáles son?

Para algunas mujeres, quedarse embarazada es uno de sus mayores logros. A pesar de esta felicidad, se crean múltiples dudas. ¿Puede hacer ejercicio?, ¿cómo puedo ayudar a que se desarrolle mejor? Y una de las más comunes, ¿puedo consumir cafeína durante el embarazo? Alrededor de este tema existen muchas teorías y perspectivas, las cuales, en lugar de dar respuestas, pueden generar más dudas en las madres.

Aquí, nos enfocaremos en los efectos tanto positivos como negativos de consumo de la cafeína en esta etapa. Teniendo en cuenta tanto los efectos tanto para la madre como para el bebé. Explicando lo que sucede cuando la madre realiza este consumo.

Mujer embarazada desayunando café

Comencemos hablando sobre la cafeína

La cafeína es la sustancia psicoactiva más consumida en el mundo. A pesar de que esta sustancia siempre la asociamos a bebidas de café, lo cierto es que también la podemos encontrar en el té, mate, cacao, refrescos de cola, entre otros. Pertenece a la familia de las metilxantinas, uno de los estimulantes del sistema nervioso. Asimismo, la cafeína puede ayudar la liberación de noradrenalina (fundamental para el correcto funcionamiento del cerebro) y aumentar la vasoconstricción.

Gracias a su efecto estimulante en la mayoría de las personas, suele ser consumida durante el desayuno. Además, suele mantenerse un consumo contante a lo largo del día. Lo que lleva a que la concentración de cafeína en el cuerpo se vaya acumulando cada vez más. Como consecuencia, se pueden remarcar tanto los beneficios como los efectivos nocivos de esta sustancia.

Consumo y metabolización de la cafeína en el embarazo

Se conoce que el consumo de cafeína durante el embarazo está asociado a las costumbres de la vida diaria de la madre. Aun así, factores, como las náuseas o lo vómitos, pueden hacer que el consumo se disminuya de manera notable. Asimismo, suelen disminuir o eliminar el consumo de otras sustancias como el alcohol o el tabaco, siempre con la perspectiva de que es mucho más saludable para el bebé.

Asimismo, es importante entender que en el caso de las mujeres embarazas, la metabolización de la cafeína puede ser mucho más lenta. Este fenómeno se da especialmente en el último trimestre de embarazo, debido a los cambios en la funcionalidad de los riñones durante este periodo. Por lo tanto, la eliminación de la cafeína se hace de manera mucha más lenta, haciendo que pueda estar en contacto con el bebé entre 80 y 100 horas.

Además, se ha encontrado que la cafeína tiene la capacidad de atravesar la barrera placentaria, lo que hace que la exposición sea directa. A esto hay que sumarle que tanto el feto como la placenta no tienen la capacidad para metabolizar bien esta sustancia, haciendo que la exposición sea por más tiempo y pueda tener consecuencias en su desarrollo.

Efectos en el bebe asociados al consumo de cafeína durante el embarazo

Antes de comenzar, hay que aclarar que la mayoría de los efectos negativos que presenta el bebé se relacionan con un consumo medio y alto de cafeína. La Organización Mundial Salud (OMS) recomienda que el consumo de cafeína en el embarazo o mientras se lacta no supere los 300mg diarios. Esto, traduciéndolo a unidades de medida cotidiana, se traduce en 2 o 3 tazas de café.

Aclarado esto, señalar que existen diferentes efectos negativos relacionados con el consumo de cafeína, pero no hay un acuerdo total, dados los resultados dispares que se han presentado en las investigaciones. Algunos de estos efectos son los siguientes:

  • Descenso de la frecuencia del flujo cardiaco y placentarios, lo que puede dar pie al desarrollo de malformaciones cardiovasculares.
  • Disminución del crecimiento intrauterino, lo que aumenta los riesgos de desarrollar diferentes enfermedades al nacer.
  • Bajo peso al nacer, debido al aumento de la vasoconstricción que genera la cafeína y la consecuente bajada del aporte de nutrientes.
  • Aumento del riesgo de aborto. Esta relación se ha encontrado especialmente cuando el consumo se da en el primer trimestre de embarazo.

Por otro lado, es importante indicar que durante el periodo de lactancia, la madre debe seguir consumiendo la dosis recomendada de cafeína al día. Esto se debe a que, debido a la naturaleza de la cafeína, esta puede llegar al bebé por medio de la leche materna. Como consecuencia de ello, el bebé pude tener alteraciones en el sueño y presentar un aumento notable de la irritabilidad.

Mujer embarazada tomando café

¿El consumo de cafeína pude proteger a la madre de enfermedades?

Estudios que se han hechos sobre los beneficios que tiene la cafeína en el cuerpo humano son muchos. Uno de los que más llama la atención es la capacidad que tiene para prevenir el desarrollo de diabetes tipo 2. Esto se debe a que la cafeína ayuda a mejorar la tolerancia a la glucosa y disminuye la sensibilidad a la insulina.

En el caso de madres gestantes, se ha encontrado que las mujeres que consumen cafeína durante el embarazo han disminuido el riesgo de desarrollar la diabetes gestacional. Esto se debe a que la cafeína ayuda a mejorar la resistencia a la insulina que suele verse disminuida durante la gestación.

Por otro lado, se ha encontrado que el consumo de cafeína durante el embarazo ayuda a disminuir el riesgo de sufrir preeclampsia. Esto se debe a que sustancia como el café, mejora presión sanguínea. Como resultado protege la función vascular durante la gestación, lo que lleva disminuir múltiples complicaciones durante el proceso.

¿Es bueno o no consumir cafeína durante el embarazo?

En este caso, es importante entender que el consumo recomendado de cafeína debe ser controlado durante el embarazo y la lactancia. Controlar el consumo, como pudimos ver, puede ayudar a la madre en diferentes aspectos. Aun así, excederse en su ingesta puede tener consecuencias en el desarrollo del bebé.

Sabemos que la gestación es un periodo que puede llegar inolvidable, pero genera cambios en la vida de la madre. Por lo tanto, estar tranquila y controlar lo que se consume con ayuda de un especialista puede ayudar a que la experiencia sea muy satisfactoria no solo para ella, sino también para su familia.

  •  Morales, M., Sosa, C., González, G., Umpiérrez, E., Berta, S., & Borbonet, D. (2014). Relación entre el consumo de mate en el embarazo con el peso al nacer. Archivos de Pediatría del Uruguay, 85(1), 18-24.
  • Ortiz, N. del C. (2016). Modificación y efectos del consumo de cafeína durante el embarazo [Http://purl.org/dc/dcmitype/Text, Universidad de Granada]. https://dialnet.unirioja.es/servlet/tesis?codigo=56295
  • Rodríguez-Pinilla, E., Real, M. M., Mejías, C., García-Benítez, M. R., Fernández, P., & Martínez-Frías, M. L. (2010). Consumo de cafeína en el embarazo en nuestro medio y riesgo para el desarrollo embrionario/fetal. Revista de Dismorfología y Epidemiología., V(9).