¿Qué podemos hacer para vivir nuestra propia vida?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 22 octubre, 2014
Eva Maria Rodríguez · 22 octubre, 2014

Pensar constantemente en lo que nos gustaría que fuera y no es nos puede consumir el ánimo, la paciencia, la esperanza y la vida misma. A muchos nos gustaría tener una vida distinta de la que tenemos, pero hay lo que hay, y pensar demasiado en ello no nos deja sacarle el máximo partido a las oportunidades que se nos presentan.

¿Esperabas otro tipo de vida? ¿Crees que te merecía otra cosa? Luchar por un sueño no tiene por qué implicar no vivir y disfrutar de lo que te toca en cada momento.

Compararse con otros es lo peor que puedes hacer. Tal vez hayan tenido más suerte, o simplemente se la hayan sabido buscar. Puede hayan tenido oportunidades diferentes, o que las hayan aprovechado mejor que tú. En cualquier caso, lamentarse mientras ponemos nuestra vida junto a la de otros no hará que la nuestra se contagie, sino que se intoxique por la envida y la desesperanza.

Entonces, ¿Qué podemos hacer para vivir nuestra propia vida? ¿Cómo podemos vivir centrándonos en nosotros mismos y en nuestro momento? Aquí van algunas ideas.


Cómo vivir tu vida y centrarte en ti mismo


#1 – Conecta con tu presente

Respira profundamente cuando sientas que las sombras del pasado se proyectan sobre tus pensamientos. Una mala decisión o un hecho inesperado pueden haber sido la consecuencia de lo que vives ahora, pero ya no tiene remedio. Respira y concéntrate en el momento presente, en las decisiones que tienes que tomar ahora y el modo en el que puedes aprovechas las oportundidas del hoy.


#2 – Escucha música

La música te ayudará a concentrarte en tu día de hoy y inyectarte la energía que necesitas para enfrentarte a tu momento. Pronto te encontrarás cantando, bailando o soñando con algo positivo. Te sentirás bien, y eso te dará fuerza y esperanza.


#3 – Afírmate a ti mismo

Pensarlo no siempre es suficiente. Tienes que oirlo de tus propios labios, o incluso escribirlo. Cuando sientas que el pasado te acecha, que la vida de otros te hace sombra, recuérdate a ti mismo que te aceptas, que confías, que te aprecias a ti y a todo lo que tienes.


#4- Maravíllate con la naturaleza

La naturaleza está aquí para nutrirnos. Si te sientes vacío o perdido en tus pensamientos negativos sobre ti mismo y sobre tu vida, mira el mundo que te rodea. Concéntrate en la amplitud del campo, en la magnanimidad de las montaña, en la libertad de los animales silvestres. Tú también puedes ser libre .


#5 – Agradece lo que tienes y lo que eres

La gratitud es poderosa porque nos ayuda a reconocer todas las cosas buenas que nos rodean, en lugar de detenernos  en todas las cosas buenas que tienen otras personas. Es más, la gratitud es una forma muy eficaz de combatir ese estrés producido por lo que querríamos tener o ser y que no nos deja ser felices, muchas veces impuesto por lo que nos rodea.


#6 – Busca inspiración en otros

Hay muchas oportunidades para buscar inspiración en otros, a través de libros de autoayuda o blogs especializados. También puedes acudir a clases de yoga y meditación, donde podrás encontrar gente muy espiritual que te ayudará a aceptarte mejor.


#7 – Diseña tu nueva vida y da el primer paso

Algunas cosas no se peuden cambiar, pero eso no significa que no puedas plantearte caminar hacia un futuro más acorde a tus deseos. Pregúntate a ti mismo. ¿qué puedo hacer para mejorar mi futuro? Visualízalo y piensa qué tienes que hacer para alcanzarlo. Con ello te concentrarás en ti y en la esperanza de ser lo que quieres ser. Puede que descubras que tu problema es que no sabes lo que quieres realmente, que estás demasiado influenciado por lo que te rodea y que lo que son otros tampoco te llena tanto como creías, o incluso que tú puedes disfrutar de cosas que los otros no tienen.


#8 – Disfruta el presente

Estar presente significa darse cuenta de las miles de cosas que nos rodean y que hacen la vida interesante. También significa tener tiempo para la diversión. Se trata de disfrutar de estar aquí y ahora, y experimentar este hermoso mundo. Lo más importante es disfrutar de la persona que eres ahora, exactamente como eres.