¿Qué sucede en el organismo al dormir?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 23 agosto, 2018
Ana Elisabet Amarilla · 23 agosto, 2018

Dormir es una necesidad básica, la cual permite mantener una correlación metabólica-orgánica saludable. Si no se respetan las horas de sueño adecuadas ni la calidad del descanso, puede ser absolutamente perjudicial para la salud.

El descanso es un factor importante y determinante para el bienestar de todo el organismo. Cuando dormimos, no solamente se recupera y se restaura todo el cuerpo, sino que también se restablecen los niveles basales de energía.

Si bien la cantidad de horas que necesita una persona para dormir varia dependiendo de la actividad que realice y de la etapa de la vida en la que se encuentre, lo ideal es que los adultos duerman entre siete u ocho horas al día.

“Los estudios demuestran que no dormir lo suficiente o tener una mala calidad de sueño de manera constante aumenta el riesgo de tener presión arterial alta, enfermedad cardíaca y otras condiciones médicas”.

-National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI)-

Fases o etapas del sueño

Podemos clasificar a las fases del sueño en dos categorías: NREM y REM (rapid eye movement). A su vez, el sueño se divide en ciclos de 90 minutos, alternando entre sueño NREM y REM; por lo general, existen cinco ciclos por noche. Específicamente, la fase NREM (not rapid eye movement) tiene cuatro subfases.

“Gracias a los estudios sobre el sueño realizados en las últimas décadas, ahora se sabe que el sueño  tiene distintas etapas que progresan cíclicamente durante la noche. El cerebro se mantiene activo durante el sueño. Sin embargo, suceden diferentes cosas durante cada etapa”.

-National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI)-

Mujer dormida

Fase NREM

  • Iniciación del sueño

Se trata de la fase inicial del sueño que puede durar entre cinco a diez minutos, pues es fácil despertarse. Todos los músculos del cuerpo se relajan absolutamente y la actividad cerebral disminuye.

  • Comienzo del sueño

Es la segunda etapa, donde la temperatura corporal y el ritmo cardíaco disminuyen de manera notable. Es la etapa en la que el cuerpo se prepara para pasar a un sueño profundo y hay una desaceleración de la actividad cerebral y muscular.

  • Sueño de onda lenta

Es la tercera y cuarta etapa, las cuales se caracterizan porque el individuo tiene un sueño profundo y es más difícil despertarse. Además, la actividad cerebral y muscular disminuye de manera notable. Durante estas etapas el cuerpo es el encargado de reparar los tejidos, construir músculos y huesos además de ayudar a fortalecer el sistema inmunológico.

Fase REM

Durante dicha fase, caracterizada porque ocurre un movimiento rápido de los ojos, se producen los sueños. Entonces la actividad cerebral es rápida, hay una paralización de los músculos, el ritmo cardíaco además de la respiración se aceleran y se pueden tener sueños sumamente intensos.

Aproximadamente, a los 90 minutos de haber conciliado el sueño ocurre la etapa REM, la cual dura unos diez minutos. A medida que pasan las horas, las etapas REM se prolongan hasta alcanzar un tiempo estimado de una hora.

La importancia de dormir para el organismo

No solamente es importante la cantidad de horas que se duerme sino también la calidad del descanso. Dormir menos horas significa afrontar el día con menos capacidad para mantener la atención, guardar recuerdos en nuestra memoria o acceder a ellos. Además, la cantidad de trabajo físico que podremos hacer también se verá lastrada.

“Los estudios indican que, mientras menos duerme una persona, mayor es la probabilidad de que aumente de peso o sufra obesidad, desarrolle diabetes y prefiera comer alimentos con alto contenido de calorías y carbohidratos”.

-National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI)-

Hombre dormido por la noche

Justamente, la calidad del sueño está asociada con una claridad de pensamiento, la capacidad para responder a los estímulos externos y también para codificar información y que esta pueda dar lugar a un recuerdo. Esto ocurre porque se da una especie de restauración del sistema cognitivo mientras dormimos.

National Heart, Lung and Blood Institute informa que reducir una hora el sueño de calidad, ya que puede hacer que sea difícil concentrarse al día siguiente y que el tiempo de respuesta sea más lento. 

De este modo, “robando” horas de sueño, el individuo será más propenso a no rendir correctamente en la escuela, el trabajo e incluso a la hora de conducir. Además, su estado de ánimo se verá significativamente afectado, teniendo mayor predisposición a la irritabilidad. Asimismo, quienes padezcan falta de sueño de manera crónica serán más propensos a padecer depresión.

En definitiva, dormir las horas adecuadas es fundamental para mantener una calidad de vida elevada y gozar de una salud integral en cualquier etapa de la existencia.