¿Qué ves en tu espejo? - La Mente es Maravillosa

¿Qué ves en tu espejo?

Cristina Pérez 8 agosto, 2014 en Psicología 8 compartidos

¿Qué ves cuando te miras al espejo?, ¿la balanza se decanta hacia lo bueno o por el contrario cae sobre el lado de los defectos?, ¿tus sentimientos son positivos o negativos al mirarte?

Muchas personas dan por supuesto lo bueno que tienen y se centran en lo que no les gusta, esto puede ser nefasto para conseguir la aceptación propia. Todos tenemos defectos, pero deberíamos dejarlos en segundo plano, queriéndonos por lo que somos como personas.

Al final lo que da la felicidad no es un físico bonito, aunque puede ayudar, pero si de fondo no nos queremos a nosotros mismos, no importará como seamos porque no nos sentiremos bien.

NO PERMITAS NUNCA QUE TU FISICO TE DEFINA

Lo más valioso que tenemos es el interior, puede sonar a tópico pero es totalmente cierto, ya que los valores interiores son muy estables, deberíamos unir nuestra autoestima a ellos porque el físico se irá estropeando con el paso de los años y al final nos quedará lo de dentro.

En el espejo no vemos nuestra verdadera esencia, jamás permitamos que nos definan unos rasgos determinados, sean más bonitos o menos. Si miras sólo el envoltorio tendrás una opinión errónea sobre ti, al final nadie se queda con el envoltorio sino que lo que más deseamos es abrir el regalo y ver lo que hay dentro.

Solemos ser más críticos con nosotros mismos de lo que lo son los demás. Uno mismo se suele sacar defectos y los demás se quedan prendados de lo que hay dentro, qué mejor regalo que una bonita sonrisa, una mirada transparente, un corazón honesto, unas manos tiernas, unas bonitas palabras……

RECONCÍLIATE CON TU ASPECTO

Tengas más o menos defectos no te hace mejor ni peor persona, al final lo que cuenta es la belleza interior y lo podemos ver a menudo en las parejas, quién no ha oído la frase “qué chica tan guapa, ¿Cómo puede ir con ese chico poco agraciado?” este tipo de críticas se hacen porque todavía la sociedad no es consciente de que nos enamoramos de una forma de ser, de unas actitudes, valores, etc… y eso cuenta mucho más que un físico agraciado que no tenga buenas virtudes interiores.

Aceptemos nuestro aspecto tal y como es, olvidemos los defectos y halaguémonos por lo bonito que tenemos, sin olvidar y haciendo más hincapié en lo que somos como personas. Lo ideal siempre está en el equilibrio, ni nos tenemos que olvidar del aspecto dejándonos de arreglar, ni tenemos que estar obsesionados mirando nuestro físico y los defectos que van apareciendo, lo sano sería arreglarse de la manera que nos sintamos cómodos, pero sin que el físico sea nuestro centro principal, sino que le demos más valor a nuestra forma de ser y potenciemos nuestras virtudes todo lo posible.

Recuerda cada vez que te mires a un espejo, no eres un envoltorio, eres un magnífico regalo para cualquiera, potencia lo bonito que puedes dar, reflexiona frente al espejo, ¿qué hay detrás de esta imagen?, lo esencial es invisible a los ojos y cada persona tiene un tesoro en su interior, unos logran encontrarlo y otros no, pero siempre está ahí, de nosotros depende potenciarlo o quedarnos en lo superficial de una imagen.

Fotografía cortesía de StefaniaVS

Cristina Pérez

Ver perfil »
Te puede gustar