Querer y saberlo mostrar es querer dos veces

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 28 agosto, 2015
Cristina Medina Gomez · 28 agosto, 2015

Cuando afirmamos que alguien ha llegado a nuestra vida es porque ha dejado de ser una persona más y ha comenzado a tener un hueco importante a nuestro lado. Nos acercamos a ella y nos sentimos cómodos.

En esos momentos, tú comienzas a sentir que surgen sentimientos de cariño y que es recíproco: lo mejor que podemos hacer entonces es tratar de mantenerlo y mostrarlo.

Cuando queremos a alguien no basta con el sentimiento, también hay que mostrarlo y hacer partícipe así a la otra persona de nuestra vivencia.

Muéstrale que le quieres

A veces lo que nos ocurre es que queremos mucho a esa persona, pero no sabemos cómo demostrarlo. Puede ser una amiga, un familiar o tu misma pareja. Incluso, puede pasarnos que demos por hecho que sabe que la queremos y no la vamos a perder.

No es una tarea fácil enfrentarse a la rutina, a los problemas que no dependen de nosotros, a la comodidad de pensar que no hay fecha de caducidad. Es probable que, además, nuestra vergüenza pueda con nosotros.

“Cuando se quiere, hay que tener el valor de decirlo, y cuando se dice, es menester tener el coraje de realizarlo”

-G. B. Clemenceau-

Ovedia Rosales, terapeuta, mantiene que mostrar lo que quieres a una persona provoca que ella sienta más ganas de seguir queriéndote.

Por ello, sería muy positivo que le dijéramos más a menudo a nuestros padres e hijos que les queremos, que cuidemos más a nuestros amigos y luchemos por el sentimiento de pareja. Hoy os mostramos algunas claves para hacerlo.

Regalar amor cuando queremos a alguien

Seis claves para mostrar amor

Hay algunas formas de demostrarle a otra persona lo que sentimos y que es probable que pasemos por alto por su sencillez. No nos supondrá mucho, pero la otra persona se considerará muy especial.

  • Los detalles más pequeños son los más importantes: la suma de pequeños gestos fortalece nuestras relaciones más de lo que creemos.

Existe un error en pensar que tener un gran detalle con alguien en un momento determinado va a hacer que se quede en nuestra vida para siempre. Una gran acción o un regalo magnifico no es ninguna garantía de futuro.

La mejor garantía es el día a día: cuida a esa persona cada vez que te acuerdes de ella y enséñale que es importante para ti. Te lo agradecerá.

  • Quiérete a ti mismo primero: es muy beneficioso saber que si tenemos la intención de querer a alguien, necesitamos querernos a nosotros mismos.

Muchas veces pensamos que darnos por completo a alguien es una forma de mostrar amor, pero no lo es si nos olvidamos de forma individual. Respetar nuestro espacio personal es la única manera de querernos y querer.

  • Conocerle bien es el primer paso: no olvides que cada persona tiene sus puntos más sensibles y si lo que queremos es que se sienta especial, lo primero es conocerle.

En el momento en el que conocemos los gustos, los miedos, las preocupaciones y lo que hace feliz al otro, solo hay que demostrarlo. Hazle saber que puedes disminuir sus malos momentos y potencia lo que le hace feliz.

Recuerda que una tableta de chocolate, un paseo, una carta o una simple llamada puede alegrar el día de la otra persona.

  • Comparte tu tiempo con el suyo: una de las cosas más valiosas que tenemos en nuestra vida es la capacidad de hacer con nuestro tiempo lo que queramos. Es por esta razón que compartirlo con los demás es significado de cariño y ganas.

Es muy importante que la otra persona sepa que quieres pasar tiempo con ella, aunque puede llegar a ser muy complicado cumplirlo por motivos como la distancia. Sin embargo, si puedes hacerlo, hazlo.

Pareja en la playa pasando el tiempo juntos

Existen muchas maneras de reducir las distancias y compartir nuestro tiempo, más si ello supone compartir nuestra vida. Seguro que se te ocurrirán millones de medios para ello.

  • Muestra afecto: hay un refrán que dice “el roce hace el cariño” y no puede ser más cierto.

Parece una pauta demasiado obvia, pero en muchas circunstancias se nos olvida que los que nos quieren necesitan nuestras muestras de afecto de vez en cuando. No se trata solo del contacto físico sino que, por ejemplo, podemos lograr que alguien se sienta abrazado a través de una sonrisa.

Quiero, puedo y te lo mereces

Confía en el otro, acepta su forma de ser y respétala, escúchale como si lo que le pasara fuese a ti, perdona y muestra lo que sientes.

Porque querer y saberlo mostrar es querer dos veces. Porque si le quieres en tu vida, debes lograr que se quede contigo.

“Si el amor no se ve ni se siente, no existe o no te sirve”

-El principito-