¿Quiénes son los más generosos y por qué?

¿Qué hace la riqueza con nuestra empatía con aquellos que más lo necesitan? ¿Cómo podemos hablar de generosidad teniendo esta variable en cuenta? En este artículo hablaremos de esta interesante interacción.
¿Quiénes son los más generosos y por qué?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 05 julio, 2022

Según un trabajo de investigación, las personas más pobres son más generosas que aquellas que disponen de más recursos. De hecho, llevamos varias décadas viendo cómo las encuestas respaldan esta hipótesis. Definitivamente parece que quienes tienen unos ingresos más bajos demuestran una mayor confianza, solidaridad y altruismo con quienes lo necesitan más que ellos.

El dato puede sorprender si pensamos en figuras como Bill Gates, Laurene Powell Jobs (viuda de Steve Jobs) Leonardo DiCaprio o Angelina Jolie. Son famosos conocidos por sus donaciones. Las cifras que pueden aportar a actos benéficos son astronómicas.

¿No podemos considerar estas acciones como muestras evidentes de su generosidad? Bien, lo cierto es que hay un matiz tan singular como interesante. Algunas personas pueden donar una gran cantidad de recursos, y aún así que estos supongan un parte muy pequeña de su patrimonio. Por otro lado, el dinero que donan en muchas ocasiones va a instituciones, organismos o universidades que ellos mismos y sus amigos patrocinan.

El altruismo y la compasión parten un corazón que sintoniza con la necesidad ajena, y actúa. Lo hace, además, tanto en la vertiente emocional como en la cognitiva de la empatía. Es decir, poniéndose en el lugar del otro y respondiendo de manera activa. La investigación que analizaremos revela que los multimillonarios tienen más dificultades para esto último. Con frecuencia el que más posee es el que más lejos está de sentir algo parecido a lo que siente el necesitado, de ahí que para él sea muy complicado ponerse en su lugar.

De todas las variedades de virtud, la generosidad es la más estimada.

-Aristóteles-

Manos señalando al cielo para simbolizar que los los más pobres son más generosos
La compasión y la empatía son las raíces de los actos prosociales y generosos

Los más pobres son más generosos que aquellos que más tienen: ¿a qué se debe?

Hace unos 10 años, Paul Piff, un joven profesor de la Universidad de California, adquirió cierta fama a raíz de una investigación que publicó en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). En este trabajo, revelaba, que la población que acumula mayor riqueza, evidencia, por término medio, conductas menos éticas que aquellos que tenían menos dinero.

Insistimos, el tema fue polémico. Fue mediante diversas pruebas experimentales que pudo observar cómo, a menudo, los más acomodados económicamente, demostraban conductas menos compasivas. Lo cual le llevó a la conclusión de que, quien más tiene, prioriza sus propios intereses antes que los del resto. Y algo así, los conduce (supuestamente) a un estilo de vida cada más deshumanizado.

El doctor Piff empezó desde entonces a dar conferencias sobre este tema. También apareció en documentales como La brecha social. La vida en sociedades desiguales. Allí reflexionó sobre si el dinero, realmente, nos convierte en personas menos empáticas. También desgranó esos factores que determinan por qué los más pobres son más generosos. Los analizamos a continuación.

En el experimento de Paul Piff, pudo demostrar que, cuando los ricos se imaginaban siendo pobres, se volvían más generosos con los indigentes y los enfermos.

La clave está en la empatía y la compasión

El profesor Yaojun Li, del Instituto para el Cambio Social de la Universidad de Manchester, analizó las donaciones a la caridad que se realizaron en Reino Unido a lo largo de una década. Los datos coinciden con lo enunciado por el doctor Piff. Es decir, los pobres son más generosos que quienes más tienen.

Lo que pudo apreciar es que, si bien es cierto que los más ricos aportan una cantidad más elevada a actos benéficos, los pobres ofrecen más en relación con sus ingresos mensuales. Así, mientras las rentas más bajas contribuían con el 3,2% de sus ingresos brutos, las más altas ofrecían solo el 0,9%. ¿Cuál sería la causa?

La respuesta está en la empatía y la compasión. Los que menos tienen se identifican, comprenden y se proyectan con quien más ayuda necesita. Una parte de quienes acumulan grandes fortunas, en cambio, no experimentan una compasión al mismo nivel. Es más, a veces incluso evidencian una tolerancia a la desigualdad social. La normalizan al defender la meritocracia.

Algunos expertos inciden en que los pobres dan más porque necesitan menos para ser felices. Aunque sea poco, se sienten agradecidos con lo que tienen.

Los niños de familias menos ricas se comportan de manera más altruista

El departamento de psicología de la Universidad de California, realizó una interesante investigación en el 2015. Pudo ver que los niños de familias más humildes demostraban conductas más altruistas, que los niños de familias ricas. Incidían en que el altruismo debe verse desde una lente biopsicosocial. Importan los procesos cerebrales, pero también la educación.

Tal vez, si los pobres son más generosos, se debe también a los modelos con los que uno ha crecido. Si hemos sido educados por un entorno familiar humilde, en el cual, era común la ayuda entre los vecinos y la comunidad, es muy probable que integremos ese valor. El del apoyo a los demás, el de la compasión y el altruismo.

Mujer ayudando a un hombre a lidiar con su inseguridad.
Las personas de rentas más bajas empatizan antes que los más ricos con quienes necesitan ayuda.

Nota final al estudio que revela que los más pobres son más generosos

Jamie Johnson, heredero de la fortuna de Johnson & Johnson, realizó un documental en 2003 titulado, Born Rich. En él mostraba la vida de varios herederos de grandes fortunas. Hablaba a su vez de un miedo. Muchos padres millonarios quieren que sus hijos ostenten la posición que tienen en la sociedad, pero que no sean elitistas ni arrogantes.

Es posible que los ricos prioricen sus propios intereses por encima de los intereses de los demás. Pero habrá excepciones. Al igual que existirán personas con pocos recursos que evidencien una conducta poco ética. Las generalizaciones no son buenas, pero lo que sí es necesario es evitar que el éxito nos nuble la mente, que el poder nos corrompa.

La compasión está en peligro de extinción, lo que es muy peligroso. El altruismo, la cooperación y el apoyo a quien lo necesita nos reconcilia en el fondo con nuestra condición social, y en la mayoría de los casos solidaria. Promovámoslo.

Te podría interesar...
La obsesión de los narcisistas por el dinero
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La obsesión de los narcisistas por el dinero

La obsesión de los narcisistas por el dinero puede dejar muchas víctimas a su paso. Personas que han sufrido graves pérdidas económicas.



  •  Miller JG, Kahle S, Hastings PD. Roots and Benefits of Costly Giving: Children Who Are More Altruistic Have Greater Autonomic Flexibility and Less Family Wealth. Psychological Science. 2015;26(7):1038-1045. doi:10.1177/0956797615578476
  • Piff PK, Stancato DM, Côté S, Mendoza-Denton R, Keltner D. Higher social class predicts increased unethical behavior. Proc Natl Acad Sci U S A. 2012 Mar 13;109(11):4086-91. doi: 10.1073/pnas.1118373109. Epub 2012 Feb 27. Erratum in: Proc Natl Acad Sci U S A. 2017 Oct 24;114(43):E9181. PMID: 22371585; PMCID: PMC3306667.