Recibir cumplidos, ¿por qué nos hace sentir incómodos? - La Mente es Maravillosa

Recibir cumplidos, ¿por qué nos hace sentir incómodos?

Francisco Pérez 19 mayo, 2018 en Desarrollo personal 0 compartidos
Pareja hablando sobre recibir cumplidos

A todas las personas nos gusta recibir cumplidos. Pero, ¿siempre y en cualquier circunstancia? Puede que en alguna ocasión te hayas sentido incómodo cuando te han hecho un cumplido. Esta es una experiencia más frecuente de lo que quizás imaginamos.

Pero, empecemos por el principio, ¿qué es exactamente un cumplido? Siendo rigurosos, un cumplido es una conducta verbal específica que resalta las características positivas de una persona. El cumplido funciona como un reforzador social y ayuda a hacer más agradables las interacciones entre las personas.

Dicho de otro modo, un cumplido es algo así como un halago. Cuando recibimos un cumplido, la persona que lo emite está resaltando alguna característica positiva. Dicho así, no habría razón para que nos sintiéramos incómodos cuando alguien nos llenara de ellos. Aunque la realidad es bien distinta y muchas veces estos halagos hacen que nos sintamos incómodos, muy incómodos incluso. Pero, ¿por qué?

Recrearnos el oído

Como decíamos, un cumplido es, en principio, algo agradable y positivo. Hacer un cumplido significa que decimos algo bonito a otra persona. En concreto, se trata de informar/señalar alguna característica física o de su comportamiento que nos gusta o que valoramos de manera positiva.

Dos desconocidas hablando

A todos nos gusta escuchar cosas agradables de nosotros, nos hace sentir bien. Sin embargo, en nuestra sociedad es poco frecuente el intercambio de verbalizaciones positivas. Utilizamos poco el refuerzo positivo, siendo más habitual el castigo.

Lo “bueno”, “positivo”, “lo que nos gusta y agrada”, se considera que es “lo que debería ser y, por lo tanto, ¿para qué hacerlo saber? Esta es la razón por la que es poco frecuente escuchar o hacer cumplidos.

Podemos sentirnos “cortados”, “cursis”, “tontos”, “ridículos”, etc. Sin embargo, si creemos que el refuerzo es mejor que el castigo, estaremos motivados para cambiar y convertirnos en personas más gratificantes y positivas. Por otro lado, cuando alguien nos hace un cumplido podemos sentir sorpresa, extrañeza y, en casos extremos, hasta puede que nos riamos de la persona que nos lo hace. Por eso es importante saber recibir cumplidos y no sólo saber hacerlos.

¿Cuáles son las ventajas de saber recibir cumplidos?

Recibir cumplidos es fácil, aunque a muchas personas les cueste recibirlos. De hecho, son muchas las ventajas que proporciona el saber recibirlos. Veámoslas.

  • Conozco lo que le gusta a la otra persona de mí.
  • Ayuda a establecer relaciones de amistad.
  • Disminuye la tensión que se puede generar si me quedo sin palabras por vergüenza o ansiedad o reacciono a la defensiva.
  • Me hace sentir bien. A todos nos gusta que nos reconozcan nuestras cualidades, méritos y habilidades.
  • Indica que he oído y aceptado lo que la otra persona me ha dicho.
  • Refuerzo a esa persona por haberme dado un cumplido y aumento la probabilidad de que me haga más cumplidos en el futuro.

Como vemos, estas son algunas de las ventajas de saber recibir cumplidos. Hay muchas más, pero con estas es suficiente para que te hagas una idea de su importancia.

Pensamientos negativos que bloquean el recibir cumplidos

Si ya conocemos las ventajas de saber recibir cumplidos, ¿por qué puede bloquearnos/incomodarnos que alguien nos los haga? Puede ser que detrás de la incomodidad para recibir cumplidos exista la siguiente creencia: “no te fíes si te elogian, algo querrán”. Esta creencia nos lleva a interpretar los elogios como una amenaza o un peligro. Por lo tanto, reaccionaremos con desconfianza, temor, ansiedad o angustia. Sin embargo, en muchas ocasiones no existe tal peligro, solamente es un condicionamiento verbal.

A veces se ha hecho un uso de estos cumplidos para manipular o crear un clima facilitador/motivador que permita a la otra persona conseguir su objetivo. Esto podría hacer que una frase que ha podido generar emociones positivas en un principio, se valore como negativa y genere respuestas emocionales negativas si es interpretada como una manipulación.

Compañeros de trabajo hablando

Otra creencia que nos puede bloquear a la hora de recibir cumplidos es la siguiente: “sé sencillo y modesto, la gente que destaca en el fondo es envidiada”. Este mensaje nos torpedea también el decir cosas agradables de nosotros mismos.

Otra de las creencias asociadas a la incomodidad de recibir cumplidos es la siguiente: “estará esperando a que se lo devuelva”. Ese pensamiento en muchas ocasiones es irracional, pues nos sabemos lo que la otra persona estará pensando. Es mejor pensar que un cumplido se da de manera espontánea y esperar correspondencia.

Un último pensamiento o creencia asociada a la incomodidad de recibir cumplidos es la siguiente: “es un cumplido sarcástico, lo dice para fastidiarme”. En este caso, esta creencia se puede cambiar por: “puede que sí o puede que no. Acepto el cumplido y, si es sincero, estoy agradecido. Si no lo es, al aceptarlo estoy frustrando en parte sus intenciones”.

Podemos cambiar estas creencias irracionales asociadas con la incomodidad de recibir cumplidos. De esta forma, estaremos más cerca de aprender a recibirlos sin incomodidad. Nuestras relaciones serán más sinceras y satisfactorias.

Francisco Pérez

Psicólogo General Sanitario. Director del centro Supera Psicología. Máster en Psicología Clínica y de la Salud por la U.C.M.

Ver perfil »
Te puede gustar