La relación entre la depresión y la orientación sexual

¿Existe algún vínculo entre depresión y orientación sexual? De existir, ¿cuál es su dirección y cuáles son las variables externas que lo modulan? Esto es lo que dice la ciencia.
La relación entre la depresión y la orientación sexual
Ebiezer López

Escrito y verificado por el psicólogo Ebiezer López el 29 octubre, 2021.

Última actualización: 29 octubre, 2021

La depresión es uno de los trastornos mentales más comunes en la población general a nivel mundial. En este sentido, se han identificado varios factores que nos harían más vulnerables y uno de ellos es la orientación sexual. De acuerdo con diversas investigaciones, existe un vínculo entre depresión y orientación sexual cada vez más evidente.

Todo apunta a que las personas que pertenecen a la población LGBTQIA+ tienen un riesgo mayor de presentar depresión. Los estudios indican que es una tendencia más pronunciada en grupos específicos dentro de las minorías sexuales y de género. Así, es importante conocer esta problemática y las estrategias que pueden aplicarse.

¿Cómo se relacionan depresión y orientación sexual?

A nivel mundial, se estima que un 5 % de los adultos sufren de depresión, según la Organización Mundial de la Salud. Asimismo, informan que hay variables que pueden elevar el riesgo de desarrollar este trastorno. Por ejemplo, las estadísticas dictan que las mujeres la padecen más que los hombres. De esta manera, es posible afirmar que el género es un factor con influencia en el cuadro clínico.

Por otro lado, trabajos recientes señalan una relación entre depresión y orientación sexual. Mogelli et al. (2019) publicaron un artículo en el que recolectan la evidencia disponible sobre este fenómeno. Los autores señalan que todos los estudios hechos sobre orientación sexual y depresión apoyan la asociación. De acuerdo con su investigación, las minorías sexuales viven con diversos estresores que los predisponen a padecer depresión.

En esta misma línea, el equipo también menciona que los individuos de minorías sexuales tienen una tasa de suicidio más alta que los heterosexuales. En el caso de las personas transgénero, la probabilidad de atentar contra su vida sería hasta siete veces mayor.

De forma similar, Kittiteerasack, Steffen y Matthews (2020) evaluaron el papel del estrés de minoría en los niveles de depresión de adultos LGBT tailandeses. En su estudio, hallaron que los individuos de estos grupos presentan síntomas depresivos con más frecuencia que sujetos heterosexuales y cisgénero.

Mujeres tristes

Otros factores de riesgo

Con base en lo anterior, se puede decir que, en efecto, la depresión y orientación sexual se asocian en individuos LGBTIQ+. No obstante, hay otros elementos que también influyen de modo significativo en esta relación, como el género.

Ya antes se mencionó que las mujeres presentaban una tasa de depresión más alta que los hombres. En consecuencia, se podría inferir que las mujeres que son parte de minorías sexuales tienen una predisposición aun mayor.

A continuación, se analizarán el papel de la edad, la etnia y otras variables en el desarrollo de depresión entre personas LGBTIQ+. De este modo, se obtiene un cuadro más completo sobre las circunstancias que afronta este sector de la población.

Edad

Goldhammer, Krinsky y Keuroghlian (2019) publicaron un trabajo sobre las necesidades de salud en adultos mayores LGBT. Los autores explican cómo experimentar discriminación y estigmatización durante la vida produce altos niveles de estrés y aislamiento. Como resultado, el riesgo de desarrollar depresión es más grande para los sujetos de tercera edad que pertenecen a minorías sexuales.

Por otra parte, los jóvenes LGBTIQ+ también conforman un grupo de riesgo en relación a la depresión y el suicidio. Un estudio evidencia que los jóvenes que son víctimas de discriminación manifiestan ideación suicida con más frecuencia (Turpin, Rosario y Wang, 2020).

Religión

Siguiendo este hilo, las creencias de las minorías sexuales también podrían mediar entre la depresión y orientación sexual.

Una investigación sobre adultos bisexuales que se identificaban como cristianos mostró que ellos presentaban niveles de depresión más altos. En este caso, la discriminación por parte de las iglesias podría jugar un rol significativo (Shepherd, 2020).

Etnia

La investigación de Mogelli et al. que se citó al principio destacaba la importancia de la etnia en este fenómeno. En su artículo señalan que la mayor parte de las evidencias disponibles se enfocan en adultos y jóvenes caucásicos. Por ende, se necesitan más estudios que evalúen la influencia de ser parte de una minoría étnica en la depresión entre individuos LGBTIQ+.

¿Por qué la depresión y orientación sexual están relacionadas?

Teniendo en cuenta lo anterior, se podría pensar que la depresión y otras afecciones psicológicas tienen un carácter innato en minorías sexuales. No obstante, en realidad tiene que ver con las condiciones de vida de estos grupos. Para ilustrarlo mejor, se expondrá de manera la breve la teoría del estrés de minoría de Virgina R. Brooks.

En su libro de 1981, Minority Stress and Lesbian Women, la autora describe un modelo sobre el estrés que sufren minorías sexuales. Así, propone que las minorías sexuales se enfrentan a una serie de estresores únicos a causa de su orientación sexual o género. Según esta teoría, la discriminación homofóbica por parte de la sociedad, violencia, estigmas y otros factores afectan de manera particular a sujetos LGTBIQ+.

El modelo de Brooks es usado con frecuencia en los estudios que evalúan la salud en minorías sexuales. Por lo tanto, da una explicación satisfactoria del vínculo entre depresión y orientación sexual. Como resumen, el hecho de ser homosexual o transgénero no elevaría el riesgo de depresión, sino las dificultades sociales que atraviesan.

Chico solo en el parque

¿Se puede reducir el vínculo entre depresión y orientación sexual?

Evidenciado cómo las minorías sexuales son más propensas a sufrir depresión, la pregunta es: ¿qué se puede hacer al respecto?

En primer lugar, los estudios señalan la necesidad de elaborar intervenciones de salud más específicas para estas poblaciones. Psicólogos y psiquiatras deben considerar el papel de factores como la discriminación y los estigmas al momento de tratar cuadros depresivos en pacientes LGBTIQ+.

Del mismo modo, varias investigaciones señalan que las políticas contra la discriminación por motivos de orientación sexual o género son importantes. Este tipo de condiciones actúan como un factor de protección y reducen el riesgo de depresión en miembros de minorías sexuales.

Para concluir, hacen falta más investigaciones que evalúen la depresión y la orientación sexual teniendo en cuenta variables como la raza o EL género. Asimismo, seguir avanzando en el terreno de la diversidad sexual y del género, con el fin de reducir la discriminación. También el trabajo de los activistas en el terreno político es fundamental para la salud de las minorías sexuales.

Te podría interesar...
Bisexualidad: la gran invisibilizada
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Bisexualidad: la gran invisibilizada

La bisexualidad es la gran olvidada en materia de visibilidad del colectivo LGTBI. En este artículo profundizamos acerca de ella y ofrecemos alguna...



  • Goldhammer, H., Krinsky, L., & Keuroghlian, A. S. (2019). Meeting the behavioral health needs of LGBT older adults. Journal of the American Geriatrics Society, 67(8), 1565-1570.
  • Kittiteerasack, P., Steffen, A., & Matthews, A. (2020). The influence of minority stress on level of depression among Thai LGBT Adults. J. Keperawatan Indonesia, 23, 74-84.
  • Mongelli, F., Perrone, D., Balducci, J., Sacchetti, A., Ferrari, S., Mattei, G., & Galeazzi, G. M. (2019). Minority stress and mental health among LGBT populations: an update on the evidence.
  • Shepherd, C. A. (2020). Depression and suicidality among bisexual Christians. In Bisexuality, Religion and Spirituality (pp. 156-175). Routledge.
  • Turpin, R. E., Rosario, A., & Wang, M. Q. (2020). Victimization, depression, and the suicide cascade in sexual minority youth. Journal of mental health, 29(2), 225-233.