Quien sabe escuchar, te siente aunque no digas nada

Quien sabe escuchar, te siente aunque no digas nada

Valeria Sabater 20 febrero, 2017 en Emociones 12045 compartidos
Mujer

Hay personas mágicas. Son esas que esconden un sensor en su corazón para advertir al instante tus penas, tus ilusiones o tus alegrías. No necesitan que les digas nada, porque saben leer entre líneas, entre miradas y a través de los gestos. Hablan el idioma del cariño y sus miradas esconden un océano de calma donde nos gusta refugiarnos.

Decía Emily Dickinson en uno de sus poemas que nadie viviría en vano si lograra, al menos en alguna ocasión, evitar que un corazón se rompa, enfriar una pena, ayudar a un pájaro agotado a encontrar su nido o apaciguar el dolor de alguna persona. Más allá de lo poéticas que nos puedan parecer estas dimensiones, tras ellas se encierra una idea esencial a la vez que rotunda: para ayudar hay que sentir la necesidad del otro. 

Sin embargo, y esto lo sabemos todos, en nuestro día a día habita una presencia muy sibilina llamada hipocresía. Poco a poco hemos ido aceptando su reinado de forma casi implacable, hasta el punto de que no falta quien ensalza los nobles valores del altruismo y el respeto mientras cada día,  se coloca la escafandra de ese “yo” hermético donde es incapaz de ver, sentir y entender a quién tiene más cerca.

No se nos puede olvidar que quien más ayuda necesita no siempre sabe o puede pedirla. Porque quien sufre no lleva pancartas, de hecho muchas veces se parapeta en el silencio, como el adolescente que se encierra en su habitación o la pareja que calla en la otra mitad del sofá, o que deja caer sus lágrimas en el otro lado de la cama.

Saber “sentir y percibir” la necesidad del otro es lo que nos hace ser dignos a nivel humano,  porque hacemos uso de esa cercanía emocional que nos enriquece como especie al preocuparnos de quien tenemos cerca. Te proponemos reflexionar sobre ello.

hay quien te siente sin decir nada

Te siento y te entiendo sin que digas nada: la lectura emocional

Aunque no lo creamos, la mayoría de nosotros disponemos de un poder excepcional: leer la mente. Esto mismo es lo que nos dice Daniel Siegel, doctor en psiquiatría de la Universidad de Harvard y director del “Center for Culture, Brain, and Development”. En su libro “The Mindful Brain” nos explica que cada uno de nosotros podemos llegar a ser grandes “lectores de mentes”, porque la mente -y aquí llega el matiz más importante- se rige por todo un universo de emociones que debemos ser capaces de descifrar.

De hecho, la mayoría de nosotros aplicamos este “súper poder” a diario. Nos basta ver el modo en que se sienta nuestro jefe y coge aire para advertir de que hay algo que no va bien. Entendemos por el tono en que nos habla nuestra amiga, que hay algo que le preocupa. Sabemos también cuándo nos miente nuestro hijo pequeño y cuándo nuestro hermano, ha vuelto a enamorarse de alguien.

Las emociones son como las burbujas del champagne. Alborotan nuestros universos cotidianos, los rostros, las expresiones, los gestos, las palabras… Fluyen a nuestro alrededor de forma caótica estallando en pequeñas bombas de información capaces de producirnos a su vez, múltiples sensaciones al empatizar con ellas. Sin embargo, el propio doctor Siegel nos advierte de que hay personas con “ceguera emocional”. Aún más, hay perfiles de personalidad incapaces de sentir esas “burbujas” emocionales de las personas que tienen más cerca.

burbujas

William Ickes es uno de los psicólogos que más han estudiado la dimensión de la empatía a nivel científico y experimental. Por curioso que parezca, y este dato es muy llamativo, a nivel familiar la capacidad de empatía entre sus miembros no suele sobrepasar los 35 puntos. Sin embargo, entre las buenas amistades supera los 70.

¿La razón? A nivel familiar es común establecer muchos filtros personales. En ocasiones, nos limitamos a ver a nuestros hijos, pareja, hermanos o padres como nosotros queremos y no como son en realidad. Es esa ceguera mental con la que asegurarnos de que todo va bien, de que nuestro “pequeño mundo” no tiene ningún cabo suelto, cuando en realidad, existen muchas necesidades que atender y muchos lazos que sanar.

Las personas que saben escuchar desde el corazón

Escuchar lo que la otra persona nos comunica sin necesidad de decirnos nada tiene nombre: comunicación emocional. Este “súper poder” ha ido evolucionando en nuestra especie a través de todas esas áreas cerebrales que configuran la dimensión de la empatía. Desde la Universidad de Monash (Australia) nos explican que la empatía afectiva estaría relacionada con la “corteza insular”, mientras que la empatía cognitiva, por su parte, se situaría en la “corteza mediocingular”, justo encima de la conexión entre ambos hemisferios cerebrales.

gif-emociones

Todos disponemos de estas estructuras, sin embargo no siempre potenciamos su capacidad, su energía y ese vínculo que, sin duda, enriquecería mucho más todas nuestras relaciones. La razón de por qué no todos saben sentirnos o escucharnos con esa cercanía tan auténtica está muchas veces en una falta de voluntad o en un exceso de ego. Es lo que Emily Dickinson nos decía en su poema: “ninguna vida sería en vano si lograra sentir y ayudar otra”.

Porque quien siente desde el corazón, despierta, y quien ayuda, demuestra voluntad y preocupación real por el otro. Es ahí donde nace ese poder maravilloso que nos hace únicos, que ofrece calidad a nuestras relaciones y que en esencia, nos confiere el poder más valioso que existe: el de dar felicidad.

Imágenes cortesía de Catrin Welz-Stein

Valeria Sabater

Soy psicóloga y escritora. La curiosidad por el conocimiento humano es mi cerradura particular, la psicología mi llave, la escritura, mi pasión.

Ver perfil »
Te puede gustar