¿Sabes por qué se caracteriza el trastorno obsesivo-compulsivo? - La Mente es Maravillosa

¿Sabes por qué se caracteriza el trastorno obsesivo-compulsivo?

Lorena Vara González 14, Julio 2017 en Psicología 1229 compartidos
Perfil de una mujer con dudas con trastorno obsesivo-compulsivo

Quizás últimamente hayas oído hablar mucho de la búsqueda de los componentes biológicos de los diferentes problemas de salud mental. Desde el estudio de los genes responsables de todos los trastornos mentales existentes hasta las áreas cerebrales o los neurotransmisores implicados. Pero dada la complejidad del ser humano, la biología no puede explicarlo todo y es por eso que desde la psicología clínica se han buscado diferentes marcadores psicológicos, que en el caso del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), tendrían mucho peso en su desarrollo.

Por ello, el siguiente artículo se basa en la investigación realizada por la Asociación Española de Psicopatología y Psicología Clínica sobre el trastorno obsesivo-compulsivo y sus marcadores psicológicos. En concreto, Gertrudis Forné, M. Ángeles Ruiz-Fernández y Amparo Belloch han encontrado que la sensación de inacabado y experiencias “not just right” podrían ser predictoras de los síntomas obsesivo-compulsivos.

Basándonos en el resultado de sus investigaciones publicadas en el artículo titulado: “Sensación de inacabado y experiencias “not just right” como motivadoras de los síntomas obsesivo-compulsivos” vamos a tratar este trastorno. Porque como en todos los trastornos mentales, no sólo la biología resulta determinante y esto hace que para su correcto tratamiento, la medicina por sí sola no sea suficiente.

¿Cómo es el trastorno obsesivo-compulsivo?

Para explicar los marcadores psicológicos del trastorno obsesivo-compulsivo conviene en primer lugar que conozcamos de qué trata. Así, este trastorno anteriormente se encuadraba en las diferentes clasificaciones diagnósticas dentro de los trastornos de ansiedad, pero la evolución en su conocimiento ha hecho que en la última actualización del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, conocido como DSM-5, se le otorgue peso como entidad propia.

Mujer con una lupa

Las personas que padecen este trastorno manifiestan importantes obsesiones recogidas por imágenes, pensamientos o impulsos recurrentes que les causan ansiedad; una ansiedad que tratan de paliar mediante comportamientos o actos mentales repetitivos. Un ejemplo de ello sería una persona con la obsesión de que puede enfermar porque hay muchos gérmenes en el ambiente y se lava las manos continuamente cuando toca algo, pudiendo llegar a ponerlas en carne viva de frotarlas y lavarlas tan a menudo.

Normalmente, estos rituales compulsivos causan malestar en el sujeto que los realiza y le hacen perder mucho tiempo. Además, aunque en algún momento de su vida haya reconocido que estas obsesiones y/o compulsiones son excesivas e incluso irracionales, no se ve capaz de dejar de realizarlas.

Los marcadores psicológicos y su importancia en el trastorno obsesivo-compulsivo

Desde la perspectiva cognitivo-conductual en psicología, que es la que cuenta con mayor apoyo empírico en el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo, se suele resaltar la importancia de las creencias disfuncionales y la evitación de daño como la explicación fundamental de la génesis del trastorno. Pero esta explicación quedaba limitada en cuanto a la heterogeneidad de las creencias disfuncionales que los pacientes tenían sobre sus síntomas y la necesidad de las compulsiones.

Debido a esta limitación, diferentes investigadores de todo el mundo comenzaron a considerar otros factores psicológicos como rasgos diagnósticos específicos del trastorno obsesivo-compulsivo. Llegando a concluir la presencia de la sensación de inacabado únicamente en el trastorno obsesivo-compulsivo, en comparación con otros trastornos de ansiedad.

La sensación de inacabado se refiere a un sentimiento persistente de que la tarea que se está realizando está incompleta. De manera que se prolonga en el tiempo a causa de la minuciosidad con la que se toma y ocupa la mayor parte de los pensamientos de la persona al buscar eso que falta y que no se puede encontrar.

Además, los investigadores también han sugerido que las experiencias “not just right” serían un punto central en este trastorno. Esta experiencias son aquellas que hacen pensar que lo que se está realizando no está lo suficientemente bien o no es suficientemente bueno como para dejarlo como está. Por lo que llevará a la persona a repetir constantemente cada uno de los pasos para asegurarse que no ha olvidado nada y así intentar llegar a una perfección imposible.

Como podemos observar, los distintos investigadores han dado sentido con estos conceptos a la repetición compulsiva y la obsesión mental; dando un paso más allá para la explicación de la heterogeneidad de este trastorno.

Patos de colores perfectamente ordenados

Resultados de las investigaciones de los marcadores psicológicos del TOC en población española

Ante estos hallazgos, Gertrudis Forné, M. Ángeles Ruiz-Fernández y Amparo Belloch decidieron realizar una investigación española sobre estos conceptos para intentar replicar los resultados. Para ello utilizaron los siguientes instrumentos: Not Just Right Expiriences Questionnaire-Revised (NJREQ-R) y el Inventario Obsesivo-Compulsivo de Vancouver (VOCI).

Los resultados obtenidos nos dicen que tanto las experiencias de inacabado como los sentimientos “not just right” se dan en población general, pero en mayor medida en población con el trastorno obsesivo-compulsivo. Esto indicaría que estas experiencias podrían considerarse como un factor/marcador de vulnerabilidad para desarrollar síntomas de este trastorno.

“La sensación de inacabado y las experiencias “not just right” son más “internas”, subjetivas y difusas que la intrusividad y el malestar general. Además, dichas experiencias tienen lugar cuando el paciente “hace algo”, mientras que los contenidos obsesivos se experimentan en muchos casos independientemente de que el paciente lleve a cabo o no una acción determinada”.
Compartir

También han constatado asociaciones entre las experiencias “not just right” y la sensación de inacabado con la tendencia al perfeccionismo y la intolerancia a la incertidumbre. Este punto nos podría ayudar a diseñar una futura intervención más avanzada y relacionada con este tipo de pensamientos para este trastorno.

“Además, las experiencias not just right, la sensación de inacabado y los síntomas just right predicen todas las dimensiones de síntomas obsesivo-compulsivos, por encima del peso explicativo que pueden aportar el perfeccionismo, la intolerancia a la incertidumbre, las creencias disfuncionales, la tendencia a la preocupación patológica (worry) y los síntomas ansiosos y depresivos. Una excepción notable fueron los síntomas de orden, donde la ansiedad fue el predictor más significativo”.
Compartir

Todos estos resultados nos llevan a concluir que aún nos queda mucho por conocer sobre el trastorno obsesivo-compulsivo. También, estos resultados nos señalan la importancia de los factores psicológicos en la génesis, el curso y el tratamiento de las diferentes enfermedades mentales.

Lorena Vara González

Psicóloga General Sanitaria. La escritura es esa melodía que te transporta a otros lugares y la psicología el sendero que le da sentido. No somos etiquetas sino personas que buscan su camino.

Ver perfil »
Te puede gustar