Todos hablan de compulsiones, pero ¿sabes realmente lo que son? - La Mente es Maravillosa

Todos hablan de compulsiones, pero ¿sabes realmente lo que son?

Edith Sánchez 13, Marzo 2017 en Psicología 466 compartidos
compulsiones

Más que de compulsiones como tales, se habla mucho de comportamientos compulsivos. Fulanito come compulsivamente. Zutanito es compulsivo del orden. Esas son frases que diariamente escuchamos o decimos. Se aplican a toda conducta que sea exagerada y repetitiva. En principio, esto es correcto. Pero va mucho más allá.

La verdad es que hay básicamente dos enfoques para entender la compulsión. Uno es el que propone el psicoanálisis. En este, el factor fundamental es el deseo inconsciente y la frustración. El otro enfoque es el cognitivo conductual. En aquel, la compulsión deriva de un hábito erróneo, que se origina en un aprendizaje inadecuado.

La pasión es una obsesión positiva. La obsesión es una pasión negativa”.

-Paul Carvel-

Ambos enfoques están de acuerdo en definir la compulsión como un acto repetitivo y, aparentemente, absurdo. También comparten la idea de que la compulsión afecta negativamente a las personas; por eso mismo, se deben hacer esfuerzos para superarla.

Las compulsiones y el deseo inconsciente

Para el psicoanálisis, las compulsiones nacen de un deseo inconsciente muy profundo. Operan de la siguiente manera: la persona tiene un deseo, sin darse cuenta de ello. Al mismo tiempo, rechaza ese deseo, porque lo considera inadecuado o “malo”. Esto origina una frustración, es decir, el deseo se vuelve irrealizable.

Una vez en este punto, la forma que tiene el individuo de canalizar esa frustración es a través de las compulsiones. Estas son una especie de compensación a ese deseo frustrado. Al mismo tiempo, también pueden ser una forma de enmascarar el deseo que las produce.

Parece complicado, pero no lo es tanto. Y se entiende mejor con un ejemplo. Pensemos en una mujer felizmente casada que conoce a alguien que le atrae sexualmente. Si tiene unos valores muy rígidos en torno a la fidelidad, quizás ni siquiera ella misma admita que está interesada en él. Si la atracción es muy fuerte y está ligada a su mundo inconsciente, es probable que en su afán de reprimirse desarrolle una compulsión.

La mujer de nuestro ejemplo se puede volver obsesiva con el lavado de las manos. Tendrá la impresión de que sus manos se ensucian fácilmente. En el fondo, esta acción es simbólica. Se está lavando las manos del “pecado” que no quiere cometer, aunque lo desee. Se lava el deseo que, inconscientemente la angustia.

Las compulsiones y los hábitos

Como lo señalábamos antes, en el enfoque cognitivo-conductual no hay relación entre las compulsiones y el mundo inconsciente. Se trata más bien del fruto de un aprendizaje erróneo. La persona adopta un hábito y luego lo convierte en un ritual, porque no se ha dado cuenta de ello.

paloma

Desde este punto de vista, las compulsiones pueden ser aprendidas. Quizás alguien vio a su familia haciendo esos rituales y simplemente los adoptó y los repite. Quizás tiene una creencia o un conocimiento errado y por eso incorporó esas costumbres insistentes.

Para la escuela cognitivo-conductual, las compulsiones no tienen ningún objetivo en realidad. No hay “algo” detrás de ellas, ni involucran procesos profundos, aunque sí pueden ser la respuesta a un malestar. Pero son una respuesta errada. Simplemente la persona adopta la compulsión para manejar su nerviosismo, su timidez, o algún otro aspecto que la incomode.

Los caminos para superar este problema

Desde el enfoque psicoanalítico, la forma de superar las compulsiones pasa por hacer consciente lo inconsciente. Desentrañar el deseo que está detrás de los rituales. Esto exige un proceso terapéutico ya que el individuo reprime inconscientemente ese deseo, y necesita de otro para que se abra paso la expresión del mundo inconsciente.

Desde el punto de vista del enfoque cognitivo-conductual, de lo que se trata es de aprender a suprimir el ritual. Para ello, generalmente se hacen tres recomendaciones. La primera es la de postergar el ritual, cada vez que se sienta el deseo de llevarlo a cabo. Así, si las compulsiones son de orden, por ejemplo, la idea es esperar todo el tiempo que sea posible antes de comenzar a ordenar todo.

La segunda recomendación es la de intentar introducir cambios en el ritual de las compulsiones. Por ejemplo, si el ritual es el de limpiar los zapatos, se puede cambiar el material con el que se realiza la limpieza. O llevarlo a cabo en un orden diferente. O cerrar los ojos al hacerlo. Cualquier modificación puede ser beneficiosa.

Finalmente, la tercera recomendación es diseñar una consecuencia para el ritual. Esa consecuencia debe ser displacentera, o sea, algo que no te guste. Por ejemplo, que cada vez que se realice el ritual, enseguida se debe tomar un cubo de hielo con las manos y aguantarlo por 3 minutos. De este modo, operará un condicionamiento que puede alejarte de las compulsiones.

Imágenes cortesía de Erik Johansson, Catrin Welz-Stein

Edith Sánchez

Escritora y periodista colombiana. Ganadora de varios premios de crónica y de gestión cultural. Algunas de sus publicaciones son "Inventario de asombros", "Humor Cautivo" y "Un duro, aproximaciones a la vida".

Ver perfil »