¿Sacrificarse por Amor?

¿Sacrificarse por Amor?

Dolores Rizo 20 abril, 2015 en Psicología 200 compartidos

La persona que se sacrifica por su pareja, hace cosas por la otra persona que requieren de ella un esfuerzo y además le suponen un coste personal, ya sea económico, de tiempo o incluso emocional. Esta entrega se produce a menudo en el contexto de pareja, formando parte de un intercambio recíproco que busca la unión y el apoyo mutuo.

Además, este tipo de sacrificios se produce con una mayor intensidad en los primeros meses de la relación, suponiendo en algunos casos unos costes complicados de mantener durante un largo periodo de tiempo.

Por otro lado, un cierto grado de sacrificio en determinados momentos, de ceder y de buscar el bienestar del otro siempre es positivo ya que en muchas ocasiones son manifestaciones de amor que dotan de realidad al propio sentimiento, entendido en un sentido más abstracto, que une a las dos personas.

¿Qué consecuencias supone sacrificarse?

El sacrificio desmedido y constante puede generar malestar, ya que significa mantener actitudes o comportamientos que supone un esfuerzo y un gasto de fuerzas o energías que se vuelve en contra de la persona que lo hace cuando esta no tiene la percepción de que es valorado y recompensado. 

Por ese motivo, la persona que se encuentra en esta situación no puede sentirse bien, ya que de alguna forma, no se siente ella misma, debido a que tiene la percepción de estar siendo empujado por la corriente, de actuar como especie de forma disociada de su yo.

Por otro lado, la persona por la que se hace el sacrificio, puede que tampoco se sienta bien. Es posible que el sacrificio hecho por ella, se trasforme en un arma para el reproche continuo y que incluso se convierta en un pilar para crear chantajes emocionales.

Sacrifico es sufrimiento

Podemos decir que el sacrifico siempre tiene un grado de sufrimiento, que puede ser equilibrado o no por la otra persona de la pareja pero que como dinámica no es la mejor ni la más positiva. Es más, su aparición puede ser signo de dependencia emocional.

Sufrir no es Amar, por tanto, sacrificarse no es Amor

A pesar de creer que lo hacemos por amor, en realidad, el sacrificio no es necesario ni forma parte del amor incondicional.

Amar significa buscar el bienestar de la persona amada, a la misma vez, que nos sentimos felices por sentirnos cerca de la persona Amada, nunca amar deber ser un sufrimiento constante y profundo para ninguna de las partes.

En la mayor parte de los casos, nos sacrificamos por el otro, para evitar consecuencias negativas, como un enfado de la pareja si no lo hacemos, o esperando aprobación de nuestros actos y el agrado de nuestra pareja.

Y a esto, no le podemos llamar amor, sino dependencia emocional, es decir, relaciones basadas en la necesidad de agradar y la búsqueda de aprobación, y por ello, haríamos cualquier cosa para conseguirlo, como sufrir por amor, sacrificándonos por el otro.

Sacrificio Amor

No soy yo quien se sacrifica por ti

A menudo, cuando nos sacrificamos por el otro, dejamos de ser nosotros mismos para convertirnos en quien se espera que seamos.

Por tanto, podríamos decir que sacrificarnos continuamente puede llegar a limitar nuestras expresiones más propias, impidiendo que nos expresemos y comportemos como somos realmente.

¿Cómo liberarnos del sacrificio?

En las relaciones de pareja, lo más importante es ser nosotros mismos, es decir, que nuestras actitudes y comportamientos, sean los que nosotros decidamos, y no tanto lo que se espera que seamos.

Por ello, tanto cuanto hagamos por y para la pareja, tiene que ser aquello que disfrutemos haciendo, porque lo decidimos hacer y porque nos permite sentir el amor que sentimos por la pareja, tanto como el amor que nuestra pareja siente por nosotros.

Dolores Rizo

Licenciada en Psicología, gabinete propio. Desarrollo terapias presenciales y on line. Utilizo técnicas integradoras, dando así nacimiento a una terapia integral, donde complemento el trabajo cognitivo, conductual y emocional, con técnicas como la Hipnosis.

Ver perfil »
Te puede gustar