¿Se puede ganar siempre al piedra papel o tijera?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 25 noviembre, 2015
José Maria Tabares · 19 mayo, 2014


Con más de dieciocho siglos a sus espaldas, el juego de la Piedra, Papel o Tijera es uno de los más famosos del mundo. Este tuvo su origen en China, en plena época Han (206 a.C-220d.C), y desde entonces su  progresión fue imparable. Primero se exportó a tierras niponas, y finalmente se expandió a lo largo del siglo pasado por todo Occidente.

¿Y cuál fue uno de los ingredientes de su éxito? Pues sobre todo gracias a la sencillez de su dinámica, donde cada jugador tenía solamente que sacar uno de los tres elementos (piedra, papel o tijera) y cada uno de ellos podía ganar a otro respectivamente. De esta forma, tanto niños, jóvenes y adultos podían pasar un divertido rato sin “comerse mucho el coco”.

Sin embargo, a pesar de su fácil planteamiento, numerosos matemáticos y científicos del mundo se han hecho la siguiente pregunta. ¿Existe algún tipo de fórmula que permita ganar a este juego de forma infalible? Pues la verdad que no. Aunque sí han llegado a la conclusión de que la mejor manera de competir y llevarse la victoria en un piedra-papel o tijera es siendo lo más aleatorio posible. Es decir, en ningún momento hay que dejarse llevar por ningún patrón específico ya que lo único que conseguiremos es que nuestro adversario “lea” nuestros movimientos y sepa así contrarrestar la estrategia.

El equilibrio Nash en los juegos

Esta teoría de la aleatoriedad en los juegos recibe del  “Equilibrio Nash”, ideada por John Forbes, un científico que gano el premio Nobel y que estudio todas las posibles combinaciones en los juegos de azar para así crear un supuesto método infalible para ganar. Por esta razón, y conscientes del gran boom que supondría tener la clave de la victoria, el matemático Zhijian Wang, hizo el siguiente experimento: Cogió a 360 jugadores y los puso a jugar entre ellos. Con cada victoria, recibirían un incentivo en forma de dinero para así darle más emoción y competitividad al asunto.

Una vez finalizado el experimento, cada jugador admitió que quiso jugar de la forma más aleatoria posible. ¿Pero saben qué fue lo peor de todo? Que no fueron capaces de conseguirlo. Es decir, aunque cada participante sabía que la mejor forma de ganar era no regirse por un parámetro en concreto, inconscientemente, su cabeza les decía por ejemplo si ya habían jugado con dos piedras seguidas, la siguiente tendría que ser distinta para llevarse a la victoria.

Una vez sabido esto, ¿les interesa saber al menos una forma que aumente las posibilidades de ganar un piedra-papel-tijera? Pues presten atención a las siguientes directrices:

• Empezar con papel aumentará las posibilidades de llevarte la primera victoria. ¿La razón? Pues porque casi todo el mundo empieza con piedra.

• Lee los movimientos de tu contrincante. Como ya hemos dicho, casi nadie elige el siguiente movimiento de manera aleatoria. Por ello, lee siempre sus movimientos y anticípate a su siguiente acción.

• Nadie utiliza el mismo elemento tres veces. Así que si ves que ya lo ha usado en dos ocasiones, cambia rápidamente de estrategia para ganar.

• Si es posible, juega con los ojos vendados. De esta forma conseguirás ser lo mas aletorio posible, ya que no imitarás ni leerás los movimientos de tu adversario.