Según un estudio, 1 de cada 4 jóvenes es racista: ¿a qué se debe?

Según una encuesta, el 25 % de los jóvenes demuestra ideas y actitudes claramente racistas. Ese rechazo se dirige sobre todo hacia la población gitana y subsahariana, pero también al colectivo LGTBI. ¿Cuál es la causa de esta mentalidad?
Según un estudio, 1 de cada 4 jóvenes es racista: ¿a qué se debe?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 16 noviembre, 2022

Si hay algo a lo que aspiramos como sociedad es a que las nuevas generaciones sean mejores que las anteriores. Desearíamos, sobre todo, avanzar en materia de justicia social para crear un mundo más respetuoso, empoderado y capaz de favorecer la cohesión y la convivencia. Tal vez este propósito no sea más que una entelequia y estemos condenados a cometer los mismos errores que nuestros antepasados.

Decimos esto por un dato que conocimos hace solo unas semanas. El Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la fundación FAD, en España, realizó un estudio en el que se reveló que 1 de cada 4 jóvenes es racista. Pensar que el 25 % de nuestra población de entre 15 y 29 años evidencia actitudes xenófobas hacia ciertos colectivos, asusta e invita a la reflexión.

Bien es cierto que la mayoría de jóvenes tiene una visión más inclusiva, y no duda en reivindicarse contra todo tipo de actitudes racistas y discriminatorias. Sin embargo, esa proporción que sigue perpetuando la desigualdad e incluso ideas cargadas de violencia hacia quienes no son iguales a ellos, nos obliga sin duda a replantearnos muchas cosas.

Las nuevas generaciones deberían ser más abiertas y tolerantes que las anteriores. Sin embargo, ese ideal no siempre se cumple.

Chico adolescente con problemas para simbolizar que 1 de cada 4 jóvenes es racista
Según la investigación, los chicos manifiestan actitudes más racistas que las chicas.

El estudio: 1 de cada 4 jóvenes es racista

El trabajo de investigación se llevó a cabo en una muestra de 1200 jóvenes de entre 15 y 29 años en la población española. Los autores indican que la variable que domina entre ese 25 % que evidenciaba respuestas y actitudes abiertamente racistas es la ideología. Todos estos chicos defienden ideas y premisas de la ultraderecha.

Para comprender mejor la anatomía de este fenómeno, es importante analizar los datos que se han obtenido:

  • La mayoría de esa proporción de jóvenes racistas son hombres. Por su parte, las chicas demuestran una personalidad antirracista y se preocupan por defender a los migrantes.
  • El rechazo lo demuestran, en concreto, hacia la comunidad gitana, los migrantes de Marruecos y de África Subsahariana.
  • Asimismo, este grupo de jóvenes no solo tiene un discurso discriminativo hacia los colectivos étnicos. También demuestran conductas de odio hacia el grupo LGTBI.
  • Estos hombres de ideología de ultraderecha rechazan la idea de que alguna persona gitana, marroquí o subsahariana pueda tener algún puesto de poder en la sociedad.

Saber que 1 de cada 4 jóvenes es racista nos llama evidentemente la atención. No obstante, otra variable destacable es ese 32,6 % de adolescentes que han sido víctimas de agresiones físicas a raíz de la violencia racista. Todo ello marca un perfil de nuestra sociedad que requiere de análisis, reflexiones y más de un cambio.

Ya desde los primeros años de vida, los niños son bombardeados con mensajes de su entorno que dan forma a sus creencias y juicios sobre otras personas. Es aquí cuando empieza el problema.

¿Por qué no somos menos racistas que nuestros abuelos?

¿Nos estamos volviendo más racistas como sociedad? Lo cierto es que basta solo con dar un vistazo a numerosas cuentas en Facebook o Twitter o el auge de la ultraderecha en ciertos países, para sospechar que, efectivamente, así es. Sin embargo, no es que el racismo y la discriminación estén en aumento.

Lo que sucede es que el mundo se está volviendo más polarizado. Los enfrentamientos por casi cualquier realidad son una constante y los grupos más extremos son los que suelen hacer más “ruido”. Asimismo, cabe echar una necesitada lanza a favor de la generación Z y de esos jóvenes claramente comprometidos con la sociedad y con el planeta.

Ahora bien, el hecho de que un 25 % de ellos evidencie pensamientos y actitudes racistas nos obliga a detenernos y reflexionar. Porque este no es un fenómeno exclusivo de la sociedad española, sino que es un fenómeno global. Es decisivo, por tanto, saber qué puede estar pasando.

La apatía racial, el prejuicio pasivo

Tyrone Forman es un sociólogo que acuñó el término “apatía racial” para definir la falta de compromiso con los problemas sociales relacionados con el racismo. Podríamos decir que, una parte de los jóvenes evidencia todo un conjunto de prejuicios por puro desinterés, porque nunca se les ha enseñado a respetar, interesarse o entender la realidad de otros colectivos.

El propio doctor Forman realizó un estudio en el 2015 en el que analizó ese tipo de “racismo daltónico”, ese en el que muchos jóvenes ni siquiera son capaces de identificar cuando se lleva a cabo una conducta discriminatoria. No reconocer las dinámicas agresivas, xenófobas y racistas las perpetúa de manera inevitable.

La importancia del contexto psicosocial de los jóvenes

Lo más probable es que, al leer el dato de que 1 de cada 4 jóvenes son racistas, asumamos que es efecto directo de la crianza recibida. Es cierto que muchas narrativas racistas son producto de lo que uno escucha en casa. Sin embargo, muchas veces el ideario racista y discriminatorio está más determinado por los entornos sociales en los que crecen los niños que por la ideología de los padres.

El contexto racial de un adolescente se construye por el lugar donde vive, los amigos que tiene, las actividades extraescolares que realiza y la información que consume. La manera de interpretar lo que ve y los mensajes que recibe de ese contexto moldean su percepción (a menudo limitada) del mundo.

También es importante incidir en cómo las redes sociales actúan a menudo como refuerzo de la discriminación. Muchas veces, los discursos de odio y de intimidación al “diferente” o “al que viene de fuera” se consolidan en estos medios tan cercanos para los jóvenes.

Adolescente con el móvil para simbolizar que 1 de cada 4 jóvenes es racista
Los mensajes de discriminación pueden llegar a los jóvenes de todos los ámbitos, no solo desde su familia. Los medios de comunicación y entretenimiento, compañeros y las interacciones con la comunidad también son clave.

¿Cuándo podremos desmantelar el racismo por completo?

¿Se puede desmantelar el racismo de nuestra sociedad? Para lograrlo hay que ir pieza a pieza, y la más importante es la educativa. Si bien es cierto que una parte de los jóvenes son activistas de la justicia social, la igualdad y el respeto a toda comunidad y grupo social, hay una proporción de ellos que no lo son.

Para crear una sociedad más cohesionada no vale alzar simples pancartas o reforzar una esperanza pasiva. Hay que poner medios y mecanismos activos para atender esos mensajes e interacciones a los que es expuesto un niño desde su infancia. De este modo, las áreas que deberíamos atender serían las siguientes:

  • Atender la socialización cultural de la persona (los mensajes que recibe de su entorno).
  • Prepararles para luchar contra los sesgos y prejuicios.
  • Fomentar la confianza y la apertura a otros colectivos y grupos sociales.
  • Concienciar para que practiquen un activismo saludable por los derechos humanos. 

Para concluir, somos conscientes de que dicho objetivo no es fácil de alcanzar. El sustrato de la discriminación, el racismo y el odio al diferente a uno mismo, constituye esa lacra tan arraigada en nuestro mundo. Sin embargo, solo con voluntades y un claro compromiso por todas las instituciones, podremos lograrlo.

Te podría interesar...
La discriminación a personas mayores: una realidad cada vez más común según la OMS
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La discriminación a personas mayores: una realidad cada vez más común según la OMS

La discriminación a personas mayores o edadismo es una realidad de gran impacto que define ahora más que nunca a nuestra sociedad.



  • Andújar, A.; Sánchez, N.; Pradillo, S. & Sabín, F. (2022) Jóvenes y racismo. Estudio sobre las percepciones y actitudes racistas y xenófobas entre la población joven de España. Madrid: Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, Fundación Fad Juventud. DOI: 10.5281/zenodo.7268038
  • Forman, T. A., & Lewis, A. E. (2015). Beyond Prejudice? Young Whites’ Racial Attitudes in Post–Civil Rights America, 1976 to 2000. American Behavioral Scientist59(11), 1394–1428. https://doi.org/10.1177/0002764215588811