Seis consejos para gestionar y resolver conflictos - La Mente es Maravillosa

Seis consejos para gestionar y resolver conflictos

Eva Maria Rodríguez 28 enero, 2014 en Psicología 41 compartidos


Los conflictos provocan fuertes emociones, así como sentimientos de decepción y malestar. Cuando un conflicto se maneja de manera poco saludable puede causar resentimientos y rupturas irreparables. Sin embargo, cuando los conflictos se manejan de forma saludable aumenta la comprensión y la confianza y se fortalecen los lazos de relación.

Para enfrentarse de forma adecuada a un conflicto es fundamental conocer los propios sentimientos y emociones para conocer las propias necesidades. Si uno no conoce sus propios sentimientos y lo que le está pasando es muy difícil comunicarse con los otro y resolver un conflicto. Eso puede dar lugar a que se generen discusiones por una cosa trivial cuando sin dejar que salga lo que realmente es causa de conflicto.

De qué depende la capacidad para resolver conflictos

La capacidad para resolver con éxito un conflicto depende de la capacidad de cada uno para controlar el estrés, controlar las emociones, prestar atención al otro y ser conscientes y respetuoso con las diferencias.

– Controlar el estrés: Si eres capaz de controlar el estrés de forma rápida sin dejar de ser alerta y calma podrás leer con precisión e interpretar la comunicación verbal y no verbal del otro.

– Controlar las emociones y el comportamiento: Si eres capaz que mantener el control de tus emociones podrás comunicar tus necesidades sin amenazar ni asustar (y sin agredir física o verbalmente) a los otros.

– Prestar atención: Sólo así podrás descubrir sus sentimientos y escuchar lo que te dice.

– Ser consciente de las diferentes y respetarlas: Si evitas palabras y acciones irrespetuosas conseguirás resolver el problema más rápido.

Cómo gestionar y resolver conflictos: Consejos

1. Presta atención y escucha

Cuando escuchamos nos conectamos más a nuestras propias necesidades y emociones, así como con las de otras personas. Escuchar también nos fortalece y nos informa de lo que pasa, y hace que sea más fácil que otros nos escuchen.


2. La prioridad es la resolución del conflicto, y no ver quién tiene razón

No se trata de ganar o perder en la discusión, sino de mantener la relación y seguir adelante. Para eso es fundamental ser respetuoso con la otra persona y con su punto de vista.


3. Sin rencores: lo que importa es el hoy

Si te mantienes anclado en resentimientos del pasado tu capacidad para ver la realidad actual se verá afectada. Si quieres seguir adelante tendrás que centrarte en el momento (aquí y ahora) y resolver el problema actual, en vez de mirar al pasado.

4. Si puedes evitarlo no des lugar al conflicto

Resolver un conflicto puede ser agotador, por lo que haz todo lo posible por evitarlo si realmente puedes hacerlo, especialmente si se trata de un tema sin trascendencia.

5. Debes estar dispuesto a perdonar

Es imposible resolver el conflicto si no estás dispuesto a perdonar o eres incapaz de hacerlo. Si no eres capaz de liberar la necesidad de castigar al otro no podrás resolver el conflicto de verdad, incluso aunque se llegue a un acuerdo a una tregua.

6. A veces hay que dejar que las cosas pasen

Puede que en algunas ocasiones sea imposible llegar a un acuerdo. Pero “dos no discuten si uno no quiere”, por lo que puede ser buena opción en algunos desconectar y seguir adelante, sin dejar que el conflicto llegue a lo personal.

Aunque esto no siempre es posible o aconsejable, puede ser una opción para sobrellevar pequeños desacuerdos y que el conflicto no crezca y se convierta en algo realmente importante.

Eva Maria Rodríguez

Profesora, escritora, blogger y madre de dragones. Espero que mi experiencia como madre, como educadora y como mujer sea de utilidad para tod@s los que leéis este blog.

Ver perfil »
Te puede gustar