La toma de decisiones en la pareja

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 27 septiembre, 2018
Julia Marquez Arrico · 2 octubre, 2018

En todas las parejas se pasa por momentos en los que hay que tomar decisiones, que aunque pueden ser más o menos importantes, generan una situación en la que hay que negociar. Aunque nos llevemos muy bien con nuestra pareja, es normal que no estemos de acuerdo en todo y que existan diferencias a la hora de tomar una decisión. Además, la toma de decisiones en la pareja es más que posicionarse a favor o en contra de “algo” porque tomar una decisión en pareja es una prueba de la solidez y sintonía de esa unión.

En este artículo trataremos de identificar las variables que influyen en la toma de decisiones en la pareja y los problemas que pueden surgir en esos momentos en los que se ha de escoger un camino, asumir un riesgo, realizar un gran cambio o dejar pasar una oportunidad. En este sentido, nos concentraremos en las decisiones más importantes y frecuentes en las que puede existir un conflicto:

  • Si hay una crisis de pareja o al llevar cierto tiempo juntos (y los sentimientos no son los mismos), puede surgir la duda respecto a seguir juntos o separarse.
  • Dar el paso e iniciar la convivencia.
  • Pasar tiempo con la familia de origen de cada uno (por ejemplo: fin de semana en casa de los suegros, navidades, reyes, etc.).
  • Casarse.
  • Tener hijos.
  • El tipo de educación que se les da a los hijos.
  • Que uno cambie de trabajo y, o bien, se tiene una relación a distancia o bien la pareja cambia de lugar de residencia.
  • Una infidelidad o plantearse otras reglas en la relación (ejemplo: relación abierta o poliamor).
  • El tiempo para uno mismo que tiene cada miembro de la pareja.

Pareja dándose la espalda en la cama

¿Qué influye en la toma de decisiones en la pareja?

La seguridad en ti mismo

La imagen que tengas de ti mismo y la capacidad de sentir que tu opinión es válida y tiene peso influye en el todo el proceso de toma de decisiones en la pareja. Si eres una persona segura de sí misma, contarás con el soporte suficiente para defender aquello en lo que crees e influir en la decisión final. Es decir, una persona con confianza en sí misma tiene un papel activo en las decisiones que se toman en su pareja, mientras que, alguien con inseguridades estará a la sombra de lo que diga y decida la otra parte.

Así mismo, la autoconfianza ayuda a que no te calles por miedo al rechazo. Posicionarnos por encima del miedo cuando se tiene que tratar un tema delicado en pareja es la llave para tener voz y voto en las decisiones que se tomen. Las personas inseguras sacrifican su capacidad de influencia en favor de quedar bien, tienden a decir aquello que los demás quieren escuchar o bien aquello que evita un conflicto.

El lugar que ocupa el otro dentro del proyecto vital compartido

Por otro lado, cuando hay que tomar una decisión en pareja, un aspecto clave es el lugar que tiene la otra persona en tu ideal de futuro o proyecto de vida. Así, el proceso de toma de decisiones en pareja se basa más en el futuro que en el presente, ¿esto qué quiere decir?

Que juega un papel muy importante el potencial que vemos en nuestra pareja para que nos acompañe en un nuevo camino, por ejemplo: tener hijos, casarse, ir a vivir juntos. La toma de decisiones en la pareja se basa más en las anticipaciones que hacemos en nuestra mente que en la realidad que vivimos con esa persona.

En este sentido, en su teoría del amor, Sternberg planteaba cómo son necesarios tres componentes para que haya un amor completo y maduro, y uno de esos componentes es el compromiso. Pero, no se refiere al compromiso a nivel legal, de fidelidad o de relación, sino al compromiso con el futuro de la relación.

Así, para que la toma de decisiones sea un proceso exitoso tiene que existir un compromiso: el de trabajar como un equipo para alcanzar objetivos comunes..

“La toma de decisiones en la pareja se basa más en las anticipaciones que hacemos en nuestra mente que en la realidad que vivimos con esa persona”.

Pareja agarrada de la mano

Tus habilidades de comunicación y la capacidad del otro para entender-te

Unas buenas habilidades de comunicación son imprescindibles para compartir miedos, dudas, ilusiones y deseos. Piensa que verbalizar todo lo que se te pase por la cabeza y que aporte algo al proceso reflexivo pre-decisión tendrá un potencial constructivo: sumará.

No es necesario que digas todo lo que piensas, pero sí que pienses y sientas todo lo que digas. De otro modo, darás paso a una comunicación ambivalente y poco clara en la que habrá mucho espacio para la interpretación, un elemento sin duda peligroso para la vida en pareja.

Además, el receptor de tus mensajes tiene que ser capaz de entender aquello que le estás queriendo trasmitir con el sentido que quieres darle. Significa que el otro tiene que comprender lo que le digas, saber por qué eso que manifiestas es importante para ti. En este sentido, la comunicación no verbal también juega un papel importante.

Es imposible no comunicar, y en el contexto de la toma de decisiones en la pareja es necesario que lo que digamos sea coherente con el resto de elementos que expresamos. En este sentido, cualquier incongruencia puede general un mal entendido que ocasione ruido (malestar), como mostrarnos felices por planificar una boda y en el fondo seguir pensando que el matrimonio lleva a las parejas al fracaso.

“Es imposible no comunicar, y en la toma de decisiones en la pareja es necesario que lo que digamos sea coherente con lo que mostramos”.

Finalmente, quiero destacar que la decisión en la pareja tiene que ser un proceso compartido por quienes la forman. De hecho, la medida en la que esto sea así es un predictor de una vida en pareja más duradera y satisfactoria según la investigación realizada por Kamp Dush y Taylor (2011) en la Universidad de Ohio.

Por otro lado, también hay que hacer un esfuerzo acotar las influencias externas que puedan entrar en la toma de decisiones de una pareja, hemos de priorizar lo que sentimos nosotros y nuestra pareja, dejando la motivación de contentar a los demás en un segundo lugar.

  Kamp Dush, C. M. y Taylor, M. G. (2011).Trajectories of Marital Conflict Across the Life Course. Predictors and Interactions With Marital Happiness Trajectories. Journals of Family Issues, 33: 3. https://doi.org/10.1177/0192513X11409684 Queen, T. R., Berg,  C. A., & Lowrance, W. (2015). A Framework for Decision Making in Couples across Adulthood. En Thomas M. Hess, JoNell Strough, Corinna E. Löckenhoff, (Eds.) Aging and Decision Making. Academic Press.
Sternberg, R. J. (2007). Triangulating love. En Oord, T. J. The altruism reader: Selections from writings on love, religon and science. West conshohocken, PA: Templeton fundation.