Seitai, la cultura de la armonía y la salud

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 18 noviembre, 2017
Valeria Sabater · 18 noviembre, 2017

Seitai es movimiento, es armonía vital y es salud. Estamos ante una práctica corporal que hunde sus raíces en un tipo de cultura tradicional japonesa creada en su momento por el terapeuta Haruchika Noguchi. Hablar de seitai es referirnos ante todo al arte del movimiento espontáneo, ese capaz de regenerarnos, de aliviar tensiones, de aportarnos un vigor sensacional.

Es muy posible que el término “Seitai” sea algo completamente nuevo para muchos de nosotros. Es posible también que nos digamos aquello de que debe ser algún tipo de práctica más similar al yoga, al taichi o incluso al mindfulness. No va por este camino, de hecho, no estamos ante un tipo de disciplina donde cada movimiento esté pautado o donde existan un tipo de estrategias básicas que busquen un fin terapéutico.

El Sentai no es una terapia ni una técnica de meditación ni una disciplina espiritual. En realidad, es algo mejor y quizá, más ambicioso. Seitai es un tipo de cultura que nos orienta hacia un tipo de existencia más sencilla, donde volver a confiar en la vida con intensidad y donde además seamos capaces de favorecer nuestra salud física y mental.

“Deja que tu cuerpo se mueva de manera espontánea y se equilibrará por sí solo. Confiar en esta inteligencia innata es la clave de la cultura del Seitai”

-Laura López Coto-

Seitai o la importancia del movimiento saludable

El movimiento es vida, todos lo sabemos. Sin embargo, a veces nos confundimos, a veces practicamos otros tipos de movimientos que lo que hacen verdaderamente es quitarnos salud, equilibrio interior y bienestar. En “Alicia a través del espejo”, por ejemplo, encontramos una metáfora que define a la perfección a nuestra sociedad actual. Cuando Alicia llega al país de la Reina Roja, descubre que sus habitantes están obligados a correr para permanecer en el mismo lugar. Si desean llegar a algún sitio en concreto deben correr “más rápido”.

Eso mismo es lo que hacemos nosotros, corremos cada día más rápido porque nuestro mundo es cada vez más demandante. Sin embargo, este tipo de movimiento va en contra de nuestro propio cuerpo. A veces, incluso la mente va más rápido que la vida y el cuerpo más lento que nuestros deseos, porque nos oxidamos, porque la tensión y el estrés nos atenazan, porque aparece el dolor, el cansancio y no damos para mucho más…

Estamos condicionados por la sociedad, no hay duda, y esto mismo es lo que nos recuerda el Seitai. De ahí, que nos proponga poner en marcha otro tipo de movimiento, un movimiento regenerador, vital y espontáneo donde cada pieza de nuestro ser (lo físico, lo psíquico y lo energético) recobren su armonía.

Beneficios del Sentai

Tal y como hemos indicado, Sentai es un tipo de cultura. A su vez, el Katsugen Undo es la práctica básica que lo define y ella la que nos invita a algo para lo cual, no estamos tan acostumbrados: movernos en libertad y según nuestras necesidades. Es más, cuando alguien entra por primera vez a una clase de Katsugen Undo se encontrará a un grupo determinado de personas moviéndose a su antojo, realizando estiramientos libres, bailando con los ojos cerrados, tumbándose en el suelo o buscando esa posición puntual que su mente desea.

De este modo, ya podemos hacernos una ligera idea de lo catártico que puede resultar este tipo de ejercicios libres, vitales y regeneradores. Sus beneficios son notables:

  • Resuelven y previenen los dolores de espalda. Este tipo de práctica favorece la correcta alineación de la columna y su flexibilidad.
  • Escampamos preocupaciones y tensiones. El estrés se reduce de forma considerable y logramos manejarlo mucho mejor en nuestro día a día.
  • Nuestras emociones positivas despiertan, nos sentimos más animados, más libres, más receptivos y abiertos a la experiencia.
  • Mejora la auto-confianza.
  • Mejora nuestra salud digestiva y fortalecemos el sistema inmmunitario.

El seitai, la práctica de los infinitos movimientos

El seitai es la práctica de los infinitos movimientos, ahí donde cada uno de nosotros podemos expresarnos a nuestra manera, movernos a nuestro antojo como trapecistas en el aire disfrutando de su libertad. Sin embargo, hay un aspecto que debemos considerar: el Katsugen Undo pone especial interés en nuestra columna vertebral.

Los movimientos son libres, pero deben guardar una adecuada armonía para cuidar ese eje vertebral que a su vez debe acompañarse de una adecuada respiración profunda. Veamos algunos ejercicios básicos:

  • Mira hacia arriba y ponte de puntillas. Relájate, respira con profundidad. 
  • Adelanta tus hombros unos segundos y después recupera la posición original. Repite este movimiento mientras caminas de forma relajada.
  • Gira tu cintura a izquierda y derecha manteniendo la espalda recta. Acompaña este movimiento con los brazos para que el ejercicio sea más armónico.
  • Mueve tu abdomen, tu pelvis, tu vientre, ejercita esta zona moviéndote con lentitud, sin ejercer tensión, pero favoreciendo la flexibilidad, la libertad, el dinamismo de tu cuerpo….

Para concluir, lo más interesante del seitai es que nos anima a recordar que existe otro tipo de cultura, esa que va a otro ritmo, esa que se mueve de acuerdo con nuestras necesidades más básicas. Asumir este enfoque no cuesta nada, como tampoco nos costaría nada llevar a cabo alguno de esos ejercicios propuestos por el Katsugen Undo.

Escucha tu cuerpo, confía en él y halla la armonía con esos movimientos que él te dicta.