Sexsomnia, mantener relaciones sexuales mientras se duerme

Francisco Pérez · 9 febrero, 2018

La sexsomnia se conoce también como sonambulismo sexual o sleep sex. Es una alteración del sueño que consiste en la realización de comportamientos de tipo sexual de forma inconsciente mientras se duerme.

La sexsomina es una parasomnia –trastorno de conducta durante el sueño- y está ligada al sueños NREM. De hecho, las personas que la padecen no suelen recordar nada al día siguiente. En cuanto a la prevalencia de este trastorno, los datos indican que son los hombres los más afectados.

Sexsomnia o sonambulismo sexual

Se trata de un trastorno poco frecuente y desconocido. Muchos de los afectados no consultan a su médico o psicólogo por miedo a ser juzgados o simplemente por vergüenza.

Las investigaciones han concluido que el 10% de los adultos con parasomnia presentan esta conducta sexual atípica durante el sueño. De hecho, no existe mucha bibliografía al respecto y la primera investigación se realizó en el año 1996, aunque los primeros casos descritos datan del año 2000 y el término como tal se comenzó a utilizar en 2003.

Pareja besándose en la cama

Los episodios de sexsomnia acontecen principalmente en la fase NREM del sueño al igual que el sonambulismo. De ahí que a la sexsomnia también se la conozca como sonambulismo sexual. Además, durante la fase NREM, la persona no tiene sueños.

Otro dato curioso es que la sexsomnia puede ocurrir al mismo tiempo que otras parasomnias, como el ya citado sonambulismo o incluso el síndrome de piernas inquietas. Un trastorno neurológico que se caracteriza por experimentar sensaciones desagradables en las piernas y un impulso incontrolable de moverse y andar cuando se está descansando.

¿Qué experimenta una persona con sexsomnia?

La persona que padece sexsomnia realiza comportamientos sexuales inconscientemente mientras está dormida. Estos comportamientos incluyen acariciar, frotar, gemir, masturbarse o tener relaciones sexuales completas entre otros. Además, la persona, al despertarse, a menudo no recuerda haber realizado estas conductas sexuales.

Mujer en la cama

Se han documentado casos de sexsomnia en los que se había tenido relaciones sexuales con desconocidos, mientras la persona estaba sonámbula. Otros casos relatan incluso asaltos sexuales o violaciones durante el sueño.

Como veremos más adelante, las consecuencias de la sexsomnia pueden ser muy desagradables no solo para quienes la padecen, sino también para quien duerme a su lado.

Factores que pueden desencadenar la sexsomnia

Son varios los factores que pueden precipitar este trastorno. Entre las causas principales de la sexsomnia podemos encontrar las siguientes:

  • Estrés.
  • Insomnio.
  • Apnea del sueño.
  • Consumo de drogas.
  • Alcoholismo.
  • Uso de ciertos medicamentos (neurolépticos o somníferos).
  • Exceso de cansancio.
  • Migraña.
  • Epilepsia.

La sexsomnia suele tener un disparador, algo que hace que la persona se despierte mientras duerme y realice las conductas sexuales. Este disparador puede ser un ruido, el roce de la persona con la que duerme, la apnea del sueño o incluso, la epilepsia asociada al sueño. 

Consecuencias de la sexsomnia

Las consecuencias de este trastorno se dan en la persona que sufre esta condición, en las que comparten cama como ella y en las que son objeto de las conductas sexuales. Además de los problemas conyugales y personales, también puede tener repercusiones legales.

Pareja triste por las consecuencias de la sexsomnia

Las repercusiones legales se dan, sobre todo, en los casos en los que son involucrados menores y en otros en los que se ha consumado la penetración. Estos últimos a menudo son juzgados de forma errónea como violaciones.

Algunos casos de abuso sexual se han resuelto a favor de los agresores, ya que han llegado a alegar que sufren de sexsomnia. Otros, sin embargo se han resuelto de forma contraria. Aún existe una laguna legal en este sentido.

La persona que sufre este trastorno puede sentir confusión, negación, culpa y vergüenza, entre otras emociones. También es posible que sienta ira, miedo y frustración. El manejo de esta situación en parejas estables suele ser difícil y en algunos casos, actúa como un motivo más para la ruptura.

Ahora bien, las consecuencias a largo plazo aún no están demasiado claras, ya que este trastorno no suele presentarse por períodos tan largos de tiempo como otras parasomnias. No obstante, es un campo de estudio muy reciente en el que hay abiertos muchos interrogantes en la actualidad.

Tratamiento de la sexsomnia

No existe un tratamiento específico para la sexsomnia. En el área farmacológica se han probado algunos medicamentos como los sedantes y los antidepresivos, pero ninguno ha tenido resultados realmente efectivos.

El tratamiento de elección supone atacar a los factores de riesgo. En este sentido, es conveniente evitar el consumo de alcohol y drogas, crear un ambiente de sueño propicio y tratar la apnea del sueño en el caso de que exista, así como evitar los factores precipitantes de estrés.

Como vemos, la sexsomnia es un trastorno serio que puede tener repercusiones a nivel legal. Las consecuencias para la pareja pueden llegar a ser muy complejas, llegando incluso a la ruptura. Aún no conocemos mucho acerca de este trastorno, por lo que se hace necesario que se siga avanzando en su investigación.