Síndrome confusional agudo o delirium: síntomas, tipos y tratamiento

09 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana
¿Qué es el síndrome confusional agudo o delirium? ¿Cuál es el origen del término? ¿Qué síntomas provoca y qué causas encontramos detrás de este cuadro? Si quieres respuestas, sigue leyendo.

¿Conoces el síndrome confusional agudo o delirium? Se trata de un trastorno neurocognitivo que afecta a un 1-2 % de la población general (14 % en personas de más de 85 años). Su característica fundamental es una alteración en la conciencia acompañada de una disminución de la capacidad atencional y de otras alteraciones cognitivas que afectan a la memoria, el lenguaje, la percepción… Se trata de un cuadro agudo, que suele durar de horas a días, y que suele remitir completamente.

Como veremos, el delirium puede ser causado por múltiples etiologías, aunque todas ellas de origen orgánico (la toma de determinados medicamentos, enfermedades, intoxicación o abstinencia a sustancias…).

Se trata de un cuadro de identidad patogénica; es decir, el cuadro (síntomas) es similar independientemente de su causa. Pero aún hay más… ¡Descúbrelo aquí!

Mujer con síndrome confusional agudo

Síndrome confusional agudo o delirium: origen del concepto

Antiguamente ya se reconocía una manifestación que se ajustaba a lo que hoy en día conocemos como síndrome confusional agudo o delirium. Concretamente, este síndrome fue descrito originariamente por Hipócrates y el término delirium aparece por primera vez en unos documentos escritos por Celso en el primer siglo después de Cristo.

En el año 1813, Thomas Sutton describió un síndrome clínico más concreto, el delirium tremens, relacionado con el consumo habitual de alcohol. Más adelante, Emil Kraepelin propuso la existencia de síndromes mentales específicos para cada trastorno somático.

Un poco más tarde, en 1910, Bonhoeffer describió cinco agrupaciones sindrómicas o variedades clínicas que aparecían de forma aguda en el curso de diferentes enfermedades. Dichas agrupaciones eran: delirium, excitación epiléptica, estado crepuscular, alucinosis y debilidad mental.

Síndrome confusional agudo: ¿en qué consiste?

El delirium tiene una prevalencia de 1-2 % en la población general, según el DSM-5 (2013), que aumenta con la edad llegando hasta el 14 % en individuos de más de 85 años. Además, afecta a un 10-30 % de los pacientes hospitalizados, y se sabe que el sexo masculino constituye un factor de riesgo en individuos ancianos.

En el DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) se clasifica el síndrome confusional agudo dentro de la categoría de trastornos neurocognitivos (TNC). El delirium puede aparecer como consecuencia de diversas causas y por ello el DSM-5 diferencia los siguientes tipos de delirium:

  • Delirium inducido por intoxicación de sustancias.
  • Delirium inducido por abstinencia de sustancias.
  • Delirium inducido por medicación.
  • Debido a otra condición médica.
  • Debido a múltiples etiologías.

Además, el DSM-5 incluye en cada caso de delirium las siguientes especificaciones: en cuanto al curso, este puede ser agudo (dura horas o días) o persistente (dura semanas o meses); y en cuanto al nivel de actividad, el delirium puede ser hiperactivo, hipoactivo o mixto. Dichas especificaciones se agregarán al diagnóstico de delirium pertinente.

El delirium se relaciona con los cuadros confusionales, al ser el síntoma predominante una alteración en el nivel de conciencia. También se ha relacionado con el onirismo, ya que el paciente con delirium a menudo verbaliza contenidos imaginarios parecidos a los del sueño, intercalando éstos con momentos lúcidos. Otras de sus características centrales son un inicio súbito y un curso agudo.

Síndrome confusional agudo o delirium: tipos (según la causa)

Vamos a ver en qué consiste cada uno de los subtipos del delirium planteados en el DSM-5, según su etiología:

  • 1) Delirium inducido por intoxicación de sustancias: existen diferentes tipos de sustancias que pueden originar un delirium (por intoxicación). Hablamos de alcohol, alucinógenos, anfetaminas y sustancias afines, cannabis, cocaína, fenciclidina y sustancias de acción similar, inhalantes, opioides, sedantes, hipnóticos y ansiolíticos, y otras sustancias.
  • 2) Delirium inducido por abstinencia de sustancias: en este caso, la causa no es la intoxicación, sino la abstinencia a ciertas sustancias. Éstas incluyen: alcohol (en estos casos, hablamos de delirium tremens), sedantes, hipnóticos y ansiolíticos y otras sustancias.
  • 3) Delirium inducido por medicación: la mayoría de los medicamentos pueden provocar un síndrome confusional agudo. Éstos incluyen: anestésicos, analgésicos, agentes antiasmáticos, anticonvulsivantes, antihistamínicos, medicación cardiovascular y antihipertensiva, antimicrobianos, fármacos antiparkinsonianos, corticosteroides, medicación gastrointestinal, relajantes musculares y medicaciones psicotrópicas con efectos secundarios anticolinérgicos. Por otro lado, existen otro tipo de sustancias que pueden causar delirium: las conocidas como tóxicas (o tóxicos). En este grupo encontramos: sustancias volátiles (como por ejemplo la gasolina o la pintura), insecticidas, dióxido de carbono, etc.
  • 4) Delirium debido a otra condición médica: la realidad es que prácticamente todas las enfermedades de medicina interna pueden originar un delirium.
  • 5) Delirium debido a múltiples etiologías: finalmente, cuando existe más de una causa (o etiología) que explique este cuadro, entonces hablamos de un cuadro “debido a múltiples etiologías”.

Criterios diagnósticos y síntomas

Tanto el DSM-5 como su edición anterior (DSM-IV-TR) y la CIE-10 (Clasificación Internacional de Enfermedades, OMS), enumeran una serie de criterios diagnósticos para el síndrome confusional agudo. Los criterios son similares en los diversos manuales, aunque nos quedamos con los más actuales (DSM-5).

El primer criterio hace referencia a una alteración de la conciencia con disminución de la capacidad para centrar, mantener o dirigir la atención (éste sería el síntoma central). Además, la alteración se presenta en un breve espacio de tiempo y tiende a fluctuar a lo largo del día.

Por otro lado, se da un cambio en las funciones cognitivas (memoria, orientación, lenguaje, habilidades visoespaciales y percepción). Otra característica esencial en el delirium es el hecho de que siempre se debe a una causa orgánica, y además la sintomatología no se puede explicar mejor por otro trastorno neurocognitivo (tampoco ocurre en situaciones de severa reducción de arousal [coma]).

Características según la CIE-10 (OMS)

En línea con lo comentado, y según la CIE-10, el síndrome confusional o delirium cumple las siguientes características:

  • Deterioro de la conciencia y de la atención.
  • Trastorno cognoscitivo global.
  • Trastornos psicomotores (hipo o hiperreactividad, cambios imprevistos de un estado a otro…).
  • Trastornos en el ciclo de sueño-vigilia (insomnio, somnolencia diurna…).
  • Trastornos emocionales.

Características genéricas

Las características comunes de los cuadros por síndrome confusional agudo son las siguientes:

  • Identidad patogénica: esto quiere decir que el cuadro es muy similar, independientemente de la etiología subyacente.
  • Inicio súbito: se inicia rápidamente, en horas o días.
  • Repercusión más o menos intensa del estado general: se trata de un trastorno global.
  • Duración relativamente corta (trastorno agudo).
  • Posibilidad de recuperación completa.
  • Se dan cambios en la sintomatología de lo largo del día (fluctuaciones).
Hombre con las manos en la cabeza

¿Cuál es su tratamiento?

El tratamiento del síndrome confusional agudo o delirium básicamente consiste en resolver la causa que originó el cuadro. Así, la intervención aquí nos ayudará a revertir el trastorno de forma rápida, evitando un agravamiento de la patología.

Por otro lado, las complicaciones que puede originar el delirium pueden prevenirse a través de una serie de intervenciones preventivas. Además, existen unas medidas generales que permitirán una mejor situación de paciente, y que incluyen: prevenir el desencadenamiento del delirium en pacientes con factores de riesgo (evitando los cambios de entorno en ancianos, por ejemplo) y prevenir la aparición de complicaciones (accidentes, aparición de infecciones, etc.).

  • American Psychiatric Association -APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid. Panamericana.
  • American Psychiatric Association -APA- (2000). DSM-IV-TR. Diagnostic and statistical manual of mental disorders (4thEdition Reviewed). Washington, DC: Author.
  • OMS: CIE-10. (1992). Trastornos Mentales y del Comportamiento. Décima Revisión de la Clasificación Internacional de las Enfermedades. Descripciones Clínicas y pautas para el diagnóstico. Organización Mundial de la Salud, Ginebra.