El síndrome de la soledad crónica

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 15 julio, 2018
Alejandro Rodríguez · 15 julio, 2018

Estar aislado de los demás es una situación muy dolorosa, especialmente cuando este aislamiento no es buscado o deseado. Como animales sociales que somos, necesitamos el contacto con otras personas para estar bien. Sin embargo, en la sociedad moderna cada vez son más las personas que aseguran sentirse poco integradas. Una de las versiones más extremas de esta emoción es el síndrome de la soledad crónica.

Esta condición fue estudiada y presentada por primera vez por investigadores de varias universidades del mundo. Entre ellas, la de Gante (Bélgica) y la de Duke (Estados Unidos). Los científicos encargados del estudio descubrieron que cada vez más jóvenes se sienten totalmente aislados del resto, pero lo más preocupante es que esta sensación de soledad va acompañada de muchos otros elementos negativos.

En este artículo descubrirás qué es exactamente el síndrome de la soledad crónica y por qué cada vez es más frecuente encontrarlo. Además, al final encontrarás varios consejos para que puedas luchar contra él si crees que algunos de sus síntomas pueden aplicarse a tu vida.

¿Qué es exactamente el síndrome de la soledad crónica?

La sensación de estar aislado de los demás es, en gran medida, subjetiva. Al fin y al cabo, vivimos rodeados de otras personas constantemente. Por eso, la soledad no suele tener que ver con la falta real gente en nuestra vida: en general, está más relacionada con la creencia de que nadie nos valora ni quiere pasar tiempo con nosotros.

Chica en una ventana pensando en la soledad

El síndrome de la soledad crónica sería la versión extrema de esta creencia. Las personas que lo padecen piensan que están totalmente desconectadas del resto. Se sienten incomprendidas y creen que los demás no quieren pasar tiempo con ellas. Esto les ocasiona todo tipo de problemas en su día a día.

Además, las personas que padecen este síndrome tienden a aislarse del resto. Como creen que nadie les va a aceptar, eligen no involucrarse en situaciones sociales. Por supuesto, esto tiende a convertirse en “la pescadilla que se muerde la cola”: cuanto más evitan acercarse a otros, más solos se sienten, y menos ganas tienen de buscar contacto social.

Pero es que además, el síndrome de la soledad crónica tiene otra vuelta de tuerca. Los afectados por ella no solo se sienten aislados, sino que piensan que esta situación es culpa suya. Tienden a creer que hay algo malo en ellos, y que por eso los demás no quieren establecer una relación con ellas.

¿Por qué se produce este síndrome?

Según los expertos, la principal causa de este problema no estaría en las relaciones sociales de la persona. Por el contrario, el síndrome de la soledad crónica tendría su origen en las creencias que los afectados mantienen sobre sí mismos. Debido al funcionamiento de su propia mente, estos individuos se verían como menos capaces y menos deseables que el resto.

Esto, por supuesto, estaría muy relacionado con la autoestima y la manera en la que cada uno se ve a sí mismo. Una vez que las primeras creencias negativas sobre uno mismo han aparecido, los afectados filtrarían toda la información que les llega para reforzarlas.

Así, por ejemplo, si alguien evita hablar con ellos, las personas con este síndrome se lo tomarían como señal de que efectivamente no merecen la compañía del resto. En el caso de que les ocurra algo positivo, sin embargo, le darían la vuelta para que apoyase sus ideas irracionales. De esta manera, si otra persona les invita a una fiesta, creerán que solamente lo ha hecho porque siente lástima.

Esta manera de pensar se llama sesgo de confirmación y es el factor que más alimenta al síndrome de soledad crónica. Pero, ¿existe alguna manera de combatirlo? ¿Cómo podemos salir de este hoyo que nosotros mismos hemos cavado?

Chico triste sentado en una ventana

¿Cómo eliminar este problema?

A continuación, encontrarás varias claves para eliminar o reducir los síntomas de la soledad crónica.

  • Lo primero que debes hacer es recordarte que nadie es perfecto. En general, este síndrome tiene que ver con una falta de amor propio.
  • Dicho esto, si hay algo de ti que quisieras cambiar, ponte manos a la obra. Nada cuida más la autoestima que trabajar duramente para conseguir una meta que te motive. Una vez que estés orgulloso de ti, verás como te es mucho más sencillo enfrentarte a los demás.
  • Exponte a más situaciones sociales. Si te aíslas de los demás, es probable que cada vez te sientas más solo y menos válido. Por eso, quizás es necesario que aumentes tu tolerancia al riesgo en el terreno social. Verás cómo, aunque al principio puede ser duro, cada vez te resultará más sencillo hacerlo.
  • Mejora tus habilidades sociales. Aunque parezca mentira, relacionarte con los demás de forma efectiva es una costumbre que se puede adquirir. Por suerte, en la actualidad existe muchísima información sobre el tema; investiga sobre ello si crees que puede serte útil.

Como puedes ver, el síndrome de la soledad crónica puede convertirse en un grave problema si no se trata; pero, por suerte, existen muchas maneras de escapar de sus garras. Conseguirlo no siempre es fácil, pero cuando lo logres, tu calidad de vida mejorará de manera notable.