Situaciones estresantes encadenadas: ¿qué son y cómo actuar?

Vivimos una época en que las situaciones de estrés se encadenan unas a las otras. Es como si no pudiéramos tener un instante paz, de equilibrio y calma. ¿Qué podemos hacer en estas circunstancias?
Situaciones estresantes encadenadas: ¿qué son y cómo actuar?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 02 febrero, 2021.

Última actualización: 02 febrero, 2021

Las situaciones estresantes encadenadas parecen ser una constante en la actualidad. Entendemos este fenómeno como la concatenación de eventos que procesamos como angustiantes y que además escapan a nuestra capacidad de afrontamiento. Si ya es complicado manejar un problema concreto, que de pronto se sucedan una serie de adversidades continuadas resulta aún más problemático.

Crisis sanitarias, pérdidas de empleo, incertidumbres, miedos presentes, ansiedad por el futuro… El abanico de circunstancias complejas a las que nos enfrentamos a día de hoy configura un escenario de gran riesgo psicológico. De pronto, podemos vernos ante una realidad demasiado surtida de problemas y vicisitudes ante las que no sabemos cómo reaccionar.

Enfado, preocupación constante, frustración e incluso indefensión… Son muchas las emociones y tormentas psicológicas que nos suscitan este tipo de eventos en que a una fatalidad, le sucede problema global y a esta, todo un encadenamiento de problemas a nivel personal. ¿Qué podemos hacer en estos casos?

Mujer estresada

Situaciones estresantes encadenadas: ¿qué son?

Hay un aspecto destacable al respecto de las situaciones de estrés: no todos manejamos los desafíos cotidianos del mismo modo. Es decir, si bien es cierto que en ocasiones, el panorama social es adverso por las crisis sociales, económicas etc., no todas las personas lo viven y procesan de la misma manera. Hay quien tiene mejores habilidades y quienes sencillamente se sienten superados.

Un ejemplo, desde el campo de la psicología sabemos que las situaciones estresantes encadenadas son un hecho común durante los desastres naturales. El primer acontecimiento es el propio hecho atmosférico: la tormenta, el terremoto, el tsunami… Pero más tarde, se abren toda una serie de desastres sociales, económicos y personales asociados que desafían aún más el equilibrio psicológico de todo ser humano.

En estos contextos aparecen, por término medio, tres maneras de manejar el estrés. La más efectiva es la persona que maneja tanto la situación estresante como las emociones asociadas. A continuación, tenemos quienes afrontan la situación, pero sin embargo descuidan la tristeza, la frustración y la rabia por lo sucedido. Por último, tenemos a quienes se sienten superados por todo lo sucedido y experimentan solo indefensión…

Nadie nos habilita para estas experiencias, es cierto. Por ello, es recomendable saber un poco más cuál es su anatomía y qué les define.

Características de las situaciones estresantes encadenadas

Las situaciones estresantes encadenadas tienen como principal característica que escapan a nuestro control. Es decir, ante cada acontecimiento acaecido, uno asume que carece de los recursos necesarios para afrontar lo que se está sucediendo.

  • Son hechos en los que ocurren más de dos vivencias complejas y adversas en un corto intervalo de tiempo.
  • Asimismo, estas situaciones están interrelacionadas. Por lo general, se sucede un hecho imprevisto de gran magnitud. Ya hemos dado el ejemplo de un desastre natural, pero en la actualidad el principal desencadenante sería sin duda la propia pandemia.
  • A continuación, y tras la aparición de ese evento de grandes dimensiones, le siguen otros secundarios vinculados al general. Son las ondas expansivas que nos llegan a cada uno de nosotros con mayor o menor intensidad.
  • Por término medio, el tiempo entre un evento y otro es corto. Es decir, no tenemos muchos días o meses para adaptarnos o reaccionar con efectividad ante cada hecho porque al poco surge otro acontecimiento igual o más adverso.
  • Las situaciones estresantes encadenadas no siempre se pueden prever. De manera, que llegado un momento, tendemos sobre nosotros el peso de una serie de circunstancias que nos acaban superando.

En estos contextos es muy fácil experimentar cierta indefensión, es decir, por mucho que nos esforcemos en intentan solucionar o manejar algo, no sirve de nada. Porque el futuro nos trae tiempo después un nuevo desafío.

Hombre preocupado

¿Cómo manejar estas situaciones?

Las situaciones estresantes encadenadas adquieren a día de hoy una relevancia incuestionable. Tanto es así que no faltan los trabajos, estudios y análisis para comprender en esencia cuál es la mejor manera de transitar por esta realidad adversa, dolorosa a menudo y constantemente incierta.

Destacan sobre todo las investigaciones como las llevadas en Grecia por el doctor Athanasio Driga en el ámbito de la enfermería. Las enfermeras son al fin y al cabo un buen ejemplo sobre cómo afrontar estos tiempos de pandemia y dificultad. Estas serían algunas claves.

Estrategias para manejar las situaciones estresantes encadenadas

Una primera dimensión que parece ayudar de manera efectiva y hasta inspiradora en estas circunstancias es la inteligencia emocional. Áreas como la empatía, la autoconciencia, la autorregulación de las emociones, la automotivación y la habilidad para saber relacionarnos y comunicar nos puede permitir amortiguar el estrés.

  • Por otro lado, es imprescindible poner en práctica la aceptación y la asunción de que no tenemos control sobre todo lo que ocurre. Todos tenemos unos recursos limitados y solo podremos actuar hasta donde lleguen nuestras capacidades.
  • Asimismo, también nos son útiles las técnicas cognitivas. Modificar las evaluaciones que hacemos sobre determinadas cosas, detectar sesgos, pensamientos negativos e irracionales nos ayudará también a controlar mejor el estrés.
  • Otra estrategia útil es aceptar la incertidumbre y no alimentar el miedo al futuro. ¿Cómo hacerlo? Una vez más la clave está en centrarnos en aquello que podemos controlar y aceptar lo que escapa a nuestro control. Esto puede costarnos, es cierto, pero todo se sobrelleva mejor si alimentamos el sentido de la esperanza y un sentido de positividad realista.

Para concluir, bien es cierto que nadie nos ha enseñado a lidiar con un contexto en el que los contratiempos se engarzan unos con los otros, como una extraña cadena que nos quita el aire y la calma. Sin embargo, todos podemos desarrollar y aplicar nuevos recursos y habilidades para resistir y encarar con eficacia cada vaivén, cada inesperada variación.

Te podría interesar...
Del caos nacen las estrellas (la transformación personal)
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Del caos nacen las estrellas (la transformación personal)

Del caos también nacen las estrellas. Los astros también pueden inspirarnos para promover la transformación personal, esos cambios a menudo necesar...



  • Drigas, A., & Papoutsi, C. (2020). The Need for Emotional Intelligence Training Education in Critical and Stressful Situations: The Case of Covid-19. International Journal of Recent Contributions from Engineering, Science & IT (IJES)8(3), 20. https://doi.org/10.3991/ijes.v8i3.17235
  • Reis, C. D., Amestoy, S. C., Da Silva, G. T. R., Dos Santos, S. D., Varanda, P. A. G., Dos Santos, I. A. R., & Da Silva, N. S. B. (2020). Stressful situations and coping strategies adopted by leading nurses. ACTA Paulista de Enfermagem33. https://doi.org/10.37689/ACTA-APE/2020AO0099