Solo soy una persona que desea que le amen - La Mente es Maravillosa

Solo soy una persona que desea que le amen

Pedro González Núñez 20 enero, 2016 en Emociones 1958 compartidos
Chicos abrazados esperando que los amen

¿Eres de esas personas que desean que le amen? ¿Te sientes necesitada de cariño y comprensión? No esperes más, porque hay alguien ahí fuera que se muere de ganas por besar tus labios y ofrecerte cuanto tiene para hacerte feliz.

No hay que olvidar que los seres humanos deseamos ser amados. Es un estado en el que nos sentimos felices, plenos y completos. Por eso hay que luchar cada día por todo cuanto queremos.

La verdadera libertad del hombre está en la explosión de las emociones. Por ello, al ser amados somos capaces de permitir que salgan todos nuestros sentimientos con total libertad y, en ese momento, sentirnos felices.

Solo soy una chica deseando que la amen

Pareja abrazadaRecordemos una escena de la película Notting Hill. En ella, el personaje que interpreta Julia Roberts le cuenta al despistado librero -cuyo corazón sufre de amor- que “solo es una chica deseando que la amen”.

Como es lógico, no es más que una película. Pero, ¿no es cierto que cine, literatura, pintura o escultura, por hablar de cuatro manifestaciones artísticas, se basan en la realidad que nos rodea? Eso que ocurre en Notting Hill, no deja de tener una correspondencia cercana con la realidad.

Si nos detenemos un instante y miramos a nuestro alrededor, veremos a un gran número de personas que esperan ser amadas. Deseamos ser queridos, comprendidos y protegidos.

Es en el cumplimiento de este anhelo donde encontramos la fuerza para dar lo mejor que llevamos dentro. Como sucede en Notting Hill, pero como también sucede en cada relación en la que el amor termina floreciendo.

Las personas amadas dan lo mejor de sí mismas

Una persona que ama sobre todas las cosas es capaz de dar lo mejor de sí misma. Se siente libre, feliz y plena. ¿Qué más necesita en la vida? Puesto que cada uno de nosotros es un ser que necesita que le amen, ¿a qué esperamos?

Una vez que hemos generado la intimidad con esa persona que nos corresponde y nos quiere, todo es mucho más sencillo.

Cualquier persona que siente cómo su corazón es correspondido, observará como lo que le rodea se contagia y toma otro color. Con el apoyo adecuado, no miramos el vaso medio vacío, sino medio lleno. Se produce una trasformación: el trabajo es menos abusivo, la familia menos dominante, el entorno menos estresante, las personas son más honestas, la ciudad menos gris…

Por eso el mundo está lleno de corazones deseando que les amen. Porque, en el fondo, nuestro órgano más vital sabe que el amor nos hará libres y nos permitirá acceder a esa felicidad tanto tiempo añorada.

Dos corazones juntos en el amor

Dos corazones unidosCuando dos corazones se unen en el amor, hay pocas cosas en el mundo capaz de detenerles. Así que, si sientes que deseas ser conquistado, déjate llevar y disfruta del viaje, porque tu vida va a ser mucho más bonita y feliz.

Es por eso que necesitas dejar de ser una persona deseando que la amen. Es un buen momento para tomar la iniciativa, porque nada llega solo y para todo hemos de estar preparados.

Cambia tu mentalidad, deja de pensar en tu mala suerte y saca todo lo positivo que hay en tu alma. Cree en ti y descubrirás que eres una persona que merece que le amen. Porque lo eres.

Ama con todas tus fuerzas y consigue que te amen

No obstante, no debemos olvidar que recibir también es dar. Si quieres que te amen, recuerda que tienes que amar sin esperar nada a cambio. Sin embargo, si te lo mereces, no te preocupes, porque llegarán toneladas de cariño y comprensión.

Sé una persona deseando que la quieran y que no hay nada de malo en ello. Sé una persona capaz de dar sin esperar nada. Sé una persona plena y feliz. Sé una persona que ama con todas sus fuerzas. Sé una persona que une su corazón con el ser querido. Sé una persona libre gracias al amor y consigue esto siendo como tú quieras.

Pedro González Núñez

Escritor, amante de la vida, de mi chica y de mi gente. La filosofía y la psicología, especialmente infantil, son mi auténtica pasión. Me encanta la libertad que me dan mis ideas.

Ver perfil »
Te puede gustar