La nostalgia de Spiderman: No Way Home

Spiderman: No Way Home supone un punto de inflexión en las películas de superhéroes, al apelar a la emoción y a la nostalgia del espectador como nunca antes se había hecho.
La nostalgia de Spiderman: No Way Home
Alberto Álamo

Escrito y verificado por el psicólogo Alberto Álamo.

Última actualización: 30 enero, 2022

En las últimas décadas, hemos sido testigos de una espectacular evolución de los efectos especiales y las tramas de las películas de superhéroes. Ya quedaron atrás todos los intentos por parte del público de encontrar fallos (al menos evidentes) en los largometrajes.

Este avance puede crear la ilusión de haber tocado techo en cuanto a la intensidad de la experiencia de ir al cine. ¿Es así? ¿Hemos de asumir que hemos tocado techo y que la experiencia de ir al cine ya no puede “sorprendernos”? En absoluto, Spiderman: No way home es un claro ejemplo.

Todo comenzó hace poco menos de 20 años. Un hecho desconocido para muchos. Tobey Maguire encarnó el papel de Peter Parker, pero este actor no fue el primero en hacerlo. Y, por supuesto, esta no fue la primera película de superhéroes.

Sin saberlo, íbamos a estar ante un momento muy importante en la historia de las franquicias de superhéroes de cómic. Junto con la película X-Men (2000), Spider-Man (2002) supuso el comienzo de una historia que ya nos sonaba, que comenzaba con la picadura de una araña.

El éxito estaba asegurado. Dar vida a personajes que habíamos leído tantas y tantas veces era emocionante. Hace décadas era impensable que se pudieran recrear estos personajes de ficción con tanto realismo, y además dotándolos de una personalidad marcada y reconocible.

Tanto es así, que para muchos amantes del cómic era casi obligado ver estas películas, que durante el comienzo de la década de los 2000 dieron un salto de calidad bastante notable. Sin embargo, el proceso también sucedió en sentido contrario. Personas a las que el mundo del cómic les era ajeno se entusiasmaron viendo este tipo de películas, y esto hizo que se interesaran por los cómics originales.

Tres spidermans diferentes

Tres sagas de Spiderman y tres enfoques diferentes

Tobey Maguire fue el primer Spiderman en tener una saga, concretamente tres películas, que hicieron que muchos conocieran a varios villanos carismáticos encarnados por grandes actores.

Tras esta trilogía, fue Andrew Garfield el que se puso el traje de trepamuros para protagonizar la nueva saga, en la que vimos a nuevos personajes y villanos, pero también algunos que aparecieron en la anterior saga, por supuesto protagonizados por actores nuevos. En esta nueva saga, solo pudimos ver a Garfield encarnar al hombre araña en dos ocasiones.

Finalmente, el Spiderman más contemporáneo lo ha encarnado Tom Holland, quien aparte de haber contado con sus tres películas en las que interpreta a Peter Parker, también ha formado parte de otras superproducciones de Marvel junto a Robert Downey Jr. interpretando a Iron Man, como Capitán America: Civil War o las aclamadas Avengers: Infinity War y Avengers: Endgame.

A pesar de contarnos una historia con muchas similitudes en las tres etapas de este superhéroe, el enfoque y la personalidad de cada interpretación son muy diferentes.

Mientras el Peter Parker interpretado por Tobey Maguire partía como un estudiante impopular, en muchas ocasiones ninguneado y poco integrado socialmente, el Peter Parker de Andrew Garfield, no siendo el chico más popular del instituto, sí mostraba rasgos ligeramente diferentes al primero, al mostrar más desparpajo y reflejar sus inseguridades a través de respuestas verborreicas y movimientos de nerviosismo más marcados. Garfield nos mostró un Peter inseguro, pero entrañable y tal vez algo más infantil que el Parker de Tobey Maguire.

Por otro lado, la versión de Tom Holland muestra un enfoque de Spiderman también diferente a las anteriores, moviéndose la trama y el círculo social del protagonista en torno a su adolescencia. Es decir, el Spiderman de Tom Holland seguramente refleje la versión más adolescente y amable de Peter Parker.

El multiverso de la nostalgia

Algunos podrían pensar que la historia del hombre araña podría estar comenzando a repetirse y a ser poco atractiva para el espectador. Pero justo en este momento, Marvel ha llevado al cine el “Multiverso”. Este concepto ha supuesto una muy buena oportunidad para tocar el corazón de muchos y muchas fans de los superhéroes, especialmente los de generaciones anteriores, tal vez menos identificados con el nuevo concepto de Spiderman.

Desde el anuncio de la tercera película del Spiderman de Tom Holland, Spiderman: No way home, se empezó a especular acerca de la aparición de personajes vistos en anteriores franquicias del hombre araña. Hablamos de personajes como el Doctor Octopus, interpretado por Alfred Molina, o el Duende Verde, encarnado por Willem Dafoe.

Los amantes del rumor comenzaron a alimentar la esperanza de que no solo aparecieran estos dos villanos, sino varios más. Y esto no es todo, lo mejor estaba por llegar cuando meses antes del estreno de la película se fue extendiendo el rumor de que Tom Holland no iba a ser el único actor que encarnara a Spiderman en el film.

Sony y Marvel decidieron blindar el estreno de spoilers para que toda persona que pasara por el cine no supiera lo que iba a pasar. Especialmente, decidieron conservar el misterio de si el espectador iba a poder ver a los tres actores juntos encarnando a Spiderman.

Ni que decir tiene que esto iba a suponer un momento mítico para los amantes de los superhéroes. Desde el punto de vista estratégico, las productoras hicieron un magnífico trabajo, ya que mantuvieron ilusionados y pendientes a millones de potenciales espectadores. La gente contaba las horas para ver cada nuevo tráiler que iba siendo publicado, y la expectación crecía con el paso de las horas.

La película que emocionó a varias generaciones

Llegó el ansiado 16 de diciembre del 2021, día del estreno, y el ambiente en la mayoría de cines no era igual que el de películas anteriores. Parecía como si personas de 30, 40 o 50 años no tuvieran reparo alguno en mostrar el niño que llevaban dentro. En general, la gente familiarizada con el mundo de los superhéroes no iba pretendiendo que la película les entretuviese. De hecho, la gente iba esperando que la película les emocionase.

Tan solo hemos de asomarnos a las críticas para percibir cómo la emoción estuvo presente a lo largo de la película. La nostalgia fue la auténtica protagonista, ya sea apareciendo a modo de chascarrillos de otras películas o de momentos realmente emotivos.

Con ello, Spiderman: No way home ha supuesto el comienzo de una tendencia en este tipo de filmes. Habiendo llegado a un nivel casi inimaginable en lo que a efectos especiales y trama se refiere, el espectador ha seguido acudiendo a la gran pantalla gracias al arma secreta de Marvel: apelar a la emoción.

Te podría interesar...
La moral de los superhéroes
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La moral de los superhéroes

A todos nos gusta algunos superhéroes, ¿por qué? Una de las razones la encontramos en la fuerte obligación moral que les lleva a actuar.