Steven Hayes: el precursor de la ACT frente a su trastorno de pánico

31 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Leticia Aguilar Iborra
Antes de ser uno de los especialistas de referencia, Steven Hayes fue un paciente más aquejado por el trastorno de pánico. ¿Qué le movió para construir la terapia de aceptación y compromiso y poner en auge la tercera generación de terapias en psicología?

Steven Hayes es el precursor de la terapia de aceptación y compromiso (ACT). Antes de convertirse en uno de los psicólogos más importantes de la tercera ola de terapias, Steven Hayes sufrió de ataques de pánico en el año 1978 en plena escalada profesional.

Steven Hayes sufrió de estos ataques de pánico durante al menos 2 o 3 años. Dichos ataques prendieron la mecha del desarrollo del modelo de la ACT y el término de flexibilidad psicológica, junto a las aportaciones que realizaron otros investigadores.

Los primeros ataques de pánico

Steven Hayes suele hablar sobre sus comienzos como profesor adjunto en charlas TED y en diversas colaboraciones de podcasts. Sus inicios como profesor adjunto fueron en la Universidad de Carolina del Norte; allí solía asistir a las reuniones del departamento de psicología. Steven Hayes sufrió uno de sus primeros ataques de pánico en tales reuniones, las cuales se caracterizaban por ser reuniones académicas en las que se daban debates intensos.

En un momento Steven Hayes quería argumentar algo, pero los síntomas del ataque de pánico no le dejaban hacerlo. Esto atrajo la atención del resto de profesores de la reunión, mirándole fijamente e interrumpiendo su discurso. Posteriormente, el resto de los participantes de la reunión volvieron al tema que les ceñía en su discusión.

“Empezó en una horrible reunión del departamento de Psicología, en la cual me vi obligado a ver como los profesores se peleaban entre ellos de una manera en la que solo los animales salvajes y los profesores de departamento son capaces de pelear”.

-Steven Hayes-

Perfil de un hombre con pensamientos negativos

Generalización de los ataques de pánico a otros contextos

Los ataques de pánico se fueron repitiendo en el mismo contexto, extendiéndose también a sus clases. Como consecuencia, apenas podían realizar actividades que para él eran importantes, como el propio ejercicio de la docencia.

Además, los síntomas de la ansiedad se generalizaron a otros contextos. Por ejemplo, evitaba montar en ascensores, ir al cine, hacer llamadas telefónicas, ir a restaurantes, etc. Así, terminaron llegando y traspasando los muros de su casa.

En una de sus charlas, explica cómo una noche, mientras estaba durmiendo, se produjo uno de los ataques de pánico más fuertes que experimentó. Desde ese momento, Steven Hayes se hizo la promesa de no huir de sí mismo:

“No sé quién eres, pero sé que puedes hacerme daño. Voy a decirte algo que no puedes hacer: no puedes hacer que le dé la espalda a mi propia experiencia”.

-Steven Hayes-

Steven Hayes y la terapia de aceptación y compromiso (ACT)

Desde el ataque de pánico mencionado con anterioridad, Steven Hayes empieza a relacionarse de una manera diferente con su malestar. Es ahí cuando junto con otros investigadores genera la tercera ola de terapias, denominadas como las terapias contextuales, donde se ubica la ACT.

Este modelo de terapias difiere de la terapia cognitivo conductual en la forma que se tratan determinados pensamientos. La ACT suele admitir que los pensamientos negativos y sus sensaciones desagradables derivadas vuelven a lo largo de la vida de la mano de diferentes experiencias.

Así, Steven Hayes propone en su modelo relacionarse de una manera distinta con esos pensamientos, sin desafiarlos, trabajando en direcciones que conduzcan a cambios potenciales y estén asociados a los valores de la persona.

Una vez que se está dispuesto a sentir emociones negativas y pensamientos desagradables, el camino al compromiso para la acción basada en valores es más fácil que si se está en una constante lucha con uno mismo. De hecho, Steven Hayes ha publicado libros de autoayuda que ilustra con ejercicios la “trampa” de enredarse con pensamientos y sentimientos que son desagradables.

Mente con muchos pensamientos

Tomando distancia del bucle del malestar

ACT propone tareas de defusión y desliteralización para contenidos que son desagradables en lugar de debatir o cuestionar pensamientos, más en la línea de las terapias cognitivo-conductuales. La finalidad de estas herramientas no es eliminar el malestar, sino dar una oportunidad para tomar distancia cuando el malestar aparezca.

Las tareas de defusión y desliteralización, junto con los otros elementos que componen la flexibilidad psicológica en el modelo de la ACT, conjugan un modelo que permite a la persona actuar en sintonía con sus valores. Esto capacita a la persona para moverse en direcciones que la hacen sentir bien.

Es un punto y aparte en lo que se concibe como terapia psicológica; al principio puede generar confusión, tanto en los clientes como en personas que comienzan su formación en psicología o vienen de corrientes más tradicionales.

No obstante, diferentes estudios apuntan a que la ACT es igual de efectiva que la terapia cognitivo-conductual para varios problemas psicológicos. Es decir, tanto la ACT como la terapia cognitivo – conductual han tenido resultados parecidos para trastornos afectivos, trastornos de ansiedad, trastorno obsesivo – compulsivo, adicciones, problemas asociados al dolor crónico, etc.

“Si siempre haces lo que has hecho, siempre obtendrás lo que has tenido”.

-Steven Hayes-