Stimming: entendiendo la importancia de la conducta autoestimulante

El stimming es una conducta habitual en el autismo que alivia la sobrecarga sensorial y emocional. Sin embargo, puede interferir con el funcionamiento diario de la persona. Ahora, ¿por qué y cómo sucede?
Stimming: entendiendo la importancia de la conducta autoestimulante
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 29 diciembre, 2022

El autismo es un espectro y, como tal, da cabida a realidades muy diferentes. No todas las personas con autismo tienen el mismo funcionamiento social, el mismo cociente intelectual o las mismas habilidades o intereses. Sin embargo, hay una característica que se presenta con frecuencia y que, a ojos de quien observa, puede resultar no solo llamativa sino también incomprensible y perturbadora. Es lo que conocemos como stimming.

Este término hace referencia a lo que conocemos como conducta autoestimulante (self-stimulatory behaviour) y consiste en una acción repetitiva y sin propósito aparente, pero que ayuda a la persona a regularse. Estas conductas también se conocen como estereotipias y no son exclusivas del autismo; pueden presentarse en personas con diversos defectos sensoriales o neurológicos, en quienes padecen TDAH e incluso en personas sin ningún tipo de patología.

El debate que surge en torno al stimming es: ¿debemos tratar de eliminarlo o reducirlo? O, por el contrario, ¿deberíamos comprenderlo y respetarlo? Exploramos ambas posturas a continuación.

Niño guiñando un ojo
El stimming es una coducta autoestimulante que ayuda a la persona a regularse.

¿Qué es el stimming?

Como decíamos, el término stimming designa a aquellas conductas rítmicas y repetitivas que se reproducen de forma estereotipada y que la persona emplea para regularse internamente. Esta autoestimulación puede involucrar cualquiera de los cinco sentidos y tomar muchas formas.

Por ejemplo, una persona puede morderse las uñas o enredarse el cabello en los dedos cuando está aburrida o nerviosa, y a nadie que lo viese le sorprendería. Sin embargo, cuando alguien se balancea rítmicamente, aletea las manos o se golpea la cabeza, las personas alrededor quedan sumamente extrañadas. En realidad, la función subyacente es la misma y la diferencia se encuentra en el tipo y la intensidad de la estimulación, de modo que una está más aceptada y normalizada que otra.

A modo de ejemplo, podemos clasificar los siguientes tipos de stimming:

  • Visual: como parpadear repetitivamente.
  • Auditivo: como emitir chillidos agudos o repetir frases o palabras.
  • Táctil: como frotarse la piel o golpetear con los dedos.
  • Olfatorio o del gusto: como olfatear objetos o lamerlos.
  • Vestibular: como saltar o balancearse adelante y atrás.

Entendiendo la conducta autoestimulante

Aunque aparentemente el stimming no tenga ningún propósito, lo cierto es que es una forma de autoestimulación y autogratificación; es un mecanismo de adaptación que utiliza la persona en ciertas situaciones complicadas y desbordantes. Así, algunas de sus principales funciones son las siguientes:

Autoestimulación

Como su propio nombre indica, el stimming o la conducta autoestimulante sirve para proveer a la persona de esa estimulación que no obtiene del ambiente. Cuando se encuentra aburrida, en entornos pobres o actividades monótonas, puede recurrir a estas estereotipias.

Regulación sensorial

También puede cumplir la función contraria, que es distraer o “proteger” a la persona de un entorno demasiado estimulante. Luces muy brillantes, ruidos fuertes, bullicio, aglomeraciones y otros elementos similares pueden sobrecargar los sentidos, siendo esta incapaz de procesar tal estimulación.

Así, el stimming ayuda a compensar el desorden en la integración sensorial y proporciona agradables sensaciones de alivio, relajación, seguridad y bienestar.

Gestión emocional

Estas conductas también son de ayuda cuando la persona enfrenta un desborde emocional. Por ejemplo, cuando los demás exigen demasiado de ella, cuando la situación social resulta estresante o complicada o cuando el entorno es desconocido o amenazante, puede no saber cómo hacer frente a lo que ocurre. El stimming ayuda a regular esas emociones intensas y a disminuir la ansiedad.

Comunicación y expresión

Por último, en ocasiones también tiene un importante rol en la comunicación y la expresión emocional. El stimming puede ser el modo en que la persona expresa su malestar, a fin de que el entorno reduzca las exigencias u ofrezca soporte o apoyo. Pero también puede ser una expresión de emoción, alegría y gozo, por ejemplo. Es, en definitiva, una vía de comunicación.

Niño tocándose los pies
El stimming puede interferir en el funcionamiento diario si se vuelve frecuente e intenso.

¿Se debe eliminar el stimming?

Tradicionalmente, se ha considerado que las conductas autoestimulantes o estereotipias debían ser controladas y corregidas. Así, se diseñaron protocolos de intervención para actuar sobre ellas. Sin embargo, en los últimos tiempos, muchos profesionales, expertos y adultos con autismo consideran y defienden que el stimming ha de comprenderse y respetarse, a la luz de las funciones que cumple para quienes lo ejecutan. Y es que constituye un útil y muy relevante mecanismo de afrontamiento.

Hay algunos puntos que llevan a considerar que puede ser necesario intervenir al respecto. Por ejemplo:

  • En ocasiones, el stimming puede ser autolesivo, por ejemplo cuando la persona se golpea la cabeza.
  • Puede ser que distorsione la atención y esto dificulte el aprendizaje y el normal desenvolvimiento de la persona.
  • Este tipo de conductas se alimentan de sí mismas; es decir, que por resultar gratificantes se refuerzan a sí mismas. Así, pueden llevar a la persona a ensimismarse en exceso, o incrementarse tanto en frecuencia e intensidad que interfieran con el funcionamiento diario normal.
  • Puede ser estigmatizante, en tanto que la sociedad no comprende ciertas estereotipias ni las ve con buenos ojos. Esto puede dificultar las relaciones sociales y causar rechazo.

De esta forma, antes de intervenir sobre las conductas autoestimulantes, es importante determinar si causan algún perjuicio o interferencia o si, por el contrario, son una herramienta útil para la persona. En caso de que sea necesario intervenir, será importante entender a qué se debe la aparición del stimming y enseñar a la persona otros recursos con los que afrontar y regularse sensorial y emocionalmente.

Además, puede instruirse a la persona a realizar una acción alternativa e incompatible con el stimming, que sea más aceptada y menos perturbadora. Igualmente, actuar sobre ciertos elementos ambientales (como el grado de estimulación o de exigencia) puede ser de gran ayuda.

Te podría interesar...
El movimiento de la neurodiversidad: personas neurotípicas y neurodivergentes
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
El movimiento de la neurodiversidad: personas neurotípicas y neurodivergentes

El movimiento de la neurodiversidad distingue entre personas neurotípicas y neurodivergentes porque funcionan de forma distinta.



  • Camacho Candia, J. A., Navarrete Nava, L., Aguilar Guevara, F. J., Tecamachaltzi Silvarán, M. B., & Cabrera, F. (2021). Discriminative learning and RDI as an alternative for the reduction of stereotyped motor behaviors in autist spectrum disorder. Revista Electrónica de Psicología Iztacala24(3), 898-923.
  • Kapp, S. K., Steward, R., Crane, L., Elliott, D., Elphick, C., Pellicano, E., & Russell, G. (2019). ‘People should be allowed to do what they like’: Autistic adults’ views and experiences of stimming. Autism23(7), 1782-1792.
  • Pérez-Dueñas, B. (2010). Estereotipias primarias en pediatría. Anales de Pediatría Continuada, 8(3), 129-134.
  • Steward, R. L. (2015). Repetitive Stereotyped Behaviour or “Stimming”: An Online Survey of 100 People on the Autism Spectrum. International Society for Autism Research. https://insar.confex.com/insar/2015/webprogram/Paper20115.html

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.