Stranger Things: cómo manejar el estrés postraumático

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 20 enero, 2018
Camila Thomas · 20 enero, 2018

El estrés postraumático es una secuela bastante común en víctimas que han pasado por situaciones traumáticas. En este sentido, la popular serie de suspense y ficción Stranger Things nos presenta unos personajes muy interesantes para comprender este tipo de secuela.

Así, vivir grandes aventuras y derrotar monstruos malvados es más difícil de lo que parece. Después de un año, durante la segunda temporada, vuelven los personajes de Stranger Things. Esta segunda parte está cargada de suspense y misterio.

Sigue leyendo para saber cómo afectó el estrés postraumático a personajes como Will, Once o Joyce. Ahora bien, te avisamos de que el artículo contiene spoilers. Tú decides si continuar o no…

Cartel de Stranger Things

Stranger Things, cuando lo sobrenatural acecha

Stranger Things es una serie creada por los Hermanos Duffer en el 2016. Lanzada a través de la plataforma virtual Netflix, la serie cuenta con 17 capítulos divididos en dos temporadas. La segunda temporada fue estrenada en 2017 y ya se ha confirmado que se rodará una tercera temporada.

Stranger Things se desarrolla en el pueblo ficticio de Hawkins, durante 1983. En este remoto pueblo está también el Laboratorio Nacional Hawkins, que ostensiblemente se encarga de la investigación enérgica. Sin embargo, el verdadero propósito del Laboratorio Nacional Hawkins está oculto. Dentro de sus instalaciones se desarrollan algunas investigaciones paranormales y sobrenaturales.

Allí fue donde creció la pequeña Once, una niña con habilidades fuera de lo común. Los científicos del Laboratorio Hawkins querían usar sus poderes con fines políticos. Al comenzar la serie, Once escapa del laboratorio y al huir conoce a Mike y a sus amigos.

Mike, Dustin y Lucas son el grupo de amigos del niño desaparecido, Will Byers. Aunque nadie lo sabe, Will fue abducido por un monstruo proveniente de un mundo paralelo. En este segundo mundo, Will debe esconderse del terrible monstruo, pasando hambre y frío.

La serie se desarrolla en el transcurso de una semana. Mientras la madre de Will, Joyce, y el jefe de policía, Hopper, buscan a Will. Joyce y Hopper descubren también la gran conspiración sobrenatural en la que está envuelto el Gobierno.

Once

El estrés postraumático en la segunda temporada

Al final de la primera temporada, Will Byers es rescatado del otro mundo. Es en este punto cuando comienza la segunda temporada. Su madre Joyce y su hermano intentan hacer que Will vuelva a la vida normal. Sin embargo, Will Byers ha sido marcado por un evento profundamente traumático.

Recordemos que un trauma es una situación que atenta contra el bienestar psicológico de una persona. De esta manera, un trauma alude a una situación en la que la persona percibe una amenaza que le genera un miedo muy intenso. Como muchos supervivientes de experiencias de abrumadoras, Will comienza a sufrir de estrés post-traumático.

Este trastorno (llamado TEPT o PTSD) puede desarrollarse inesperadamente en cualquier momento después de una situación traumática (no tiene por qué ser inmediato). Al igual que los traumas, el TEPT es violento e inesperado para la persona que lo padece y sus efectos son muy variados, pudiéndose confundir en ocasiones con los de otros trastornos. Por ejemplo, en algunos casos una persona puede sufrir de depresión y TEPT al mismo tiempo, lo cual complica el diagnóstico.

Will caminando con una mochila

El efecto aniversario del estrés postraumático

Durante la segunda temporada de la serie, Will comienza a tener ataques de pánico y disociación. Además de esto, Will comienza a tener episodios en los que imagina estar de vuelta en el mundo frío en el que estuvo atrapado.

En la serie, esto es explicado como el efecto aniversario. El efecto aniversario es un fenómeno que también ha sido observado en diversos pacientes con TEPT, como soldados. Consiste en un agravamiento de los síntomas y manifestaciones del estrés postraumático al acercarse el aniversario del suceso.

Algunos especialistas explican el efecto aniversario como una configuración peculiar de factores, sobre todo de carácter ambiental, que disparan recuerdos y sensaciones desagradables. Además, este efecto puede dispararse por olores, colores o incluso sabores y sonidos típicos de un momento ambiental.

Con frecuencia, una vez pasa la fecha aniversario del evento traumático, los síntomas del estrés postraumático suelen reducirse casi inmediatamente.

Otras manifestaciones del TEPT

El TEPT puede manifestarse de muchas formas. Will Byers, la principal víctima de la serie, sufre un estrés postraumático mucho más grave que los demás personajes. Sin embargo, alrededor de un evento traumático muchas personas pueden resultar afectadas.

Los amigos y familiares de Will también presentan muestras de padecer TEPT de alguna manera. Joyce, la madre de Will, tiene ataques de nervios. Los amigos de Will tienen pesadillas. La hermana mayor de Mike, quien se enfrentó a la criatura malvada, sienten de culpa y remordimiento.

Familia de Will con miedo

Entre las manifestaciones más comunes del estrés postraumático están recuerdos recurrentes que generan una gran angustia, así como sueños alusivos a la situación traumática. Además, una persona con TEPT puede mostrarse irritable y agitado. También pueden presentar una cierta preferencia por el aislamiento social e incluso llegar a la hostilidad.

Pensemos que una persona puede llegar a tener episodios tan intensos que sean un peligro potencial para su propia salud. En este sentido, algunos afectados por el TEPT sienten náuseas, problemas estomacales y fuertes migrañas. Otros pacientes pierden interés por actividades que antes les generaban placer.

Además, muchas personas con TEPT pueden sentir culpa y soledad. Esta sintomatología también está asociada a un trastorno depresivo. Así, es importante que después de una situación traumática acudir a un especialista. Este ayudará a la persona que lo padezca a tratar y superar los posibles efectos del TEPT. No hay nada malo en recibir ayuda ni en pedirla.

Es importante que los afectados por el TEPT no se sientan avergonzados por sus reacciones. El TEPT nos deja de ser una trastorno más común de los que pensamos, que ni mucho menos ataca solo a las personas que son más débiles de carácter y que mejora mucho con la evaluación y la intervención adecuadas.

“No hagas cosas sólo porque las demás personas te dicen que las deberías hacerlas”.

-Stranger Things-