Superar el miedo al fracaso

Eva Maria Rodríguez · 31 octubre, 2014

El miedo al fracaso puede llegar a ser una fuerza muy poderosa en cada decisión que tomamos y en cada tarea que emprendemos. Aunque a veces este temor nos puede motivar para tener éxito, otras veces puede vencernos, impidiéndonos perseguir nuestras metas. Por eso, en estas situaciones, es importante aprender a superar el miedo al fracaso.

A menudo, es en esos momentos en los que nos enfrentamos a grandes oportunidades, nos encontramos que ese miedo es más fuerte y nos sentimos intimidados con pensamientos como que no somos lo suficientemente buenos o sentimos  la amenaza de que vamos a parecer tontos cuando fallemos. Tendemos a adelantarnos a los acontecimientos teniendo una perspectiva muy poco alentadora de lo que puede suceder.

El poder del autosabotaje

Esta voz interna nos debilita y limita nuestra capacidad de perseguir y lograr las cosas que queremos en la vida. Siempre que nos enfrentamos a un nuevo reto o que soñamos con alcanzar algo nuevo, este crítico interno está ahí para frenarnos y asustarnos con posibilidades de fracaso, animándonos a ser autoprotectores evitando el riesgo. Esto solo nos mantendrá en nuestra zona de confort. Ese lugar en el que nada crece y todo se queda estático.

Para combatir las intrusiones de este crítico interno es necesario reconocerlo. En este sentido, el primer paso para superar el miedo al fracaso es identificar cuándo nos habla nuestro crítico interior, e identificar la situaciones en las que esta voz es más alta o más prominente.

“Un barco está seguro en el puerto, pero no fue construido para eso”.

-William Shedd-

Muñeco con pensamientos autosaboteadores

Nuestro crítico interior es una parte de nosotros mismos que está en nuestra contra. Su desarrollo se produjo durante las experiencias tempranas de la vida en la que nos hicieron sentir mal con nosotros mismos. Se compone de las palabras con las que frecuentemente nos sentimos rechazados y que se interpusieron en nuestro crecimiento.

Si fuimos muy criticados o corregidos en exceso, es fácil que nos sintamos inseguros respecto a nuestras capacidades. Estas primeras experiencias hacen mella en la autoestima del niño, y suponen experiencias dolorosas que se incorporan en el desarrollo del sentido de uno mismo, dando lugar al crecimiento de un enemigo anti-yo que permanece en nuestras cabezas, y reproduce esas críticas que recibimos de padres, maestros, entrenadores  y otras personas que fueron importantes durante la niñez y la adolescencia.

Superar el miedo al fracaso cuestionando a nuestro crítico interior

A medida que comenzamos a reconocer cómo y cuándo esta voz está influyendo en nuestras vidas actuales es crítico interior podemos empezar a separarlo de nuestro verdadero punto de vista, nuestro verdadero yo. Empezaremos a cuestionarlo, a no creernos todo lo que nos dice. Esto será muy positivo para nosotros y nos permitirá superar el miedo al fracaso.

Nuestros temores de fracaso nos pueden limitar, impidiéndonos vivir la vida que queremos vivir. Cuando inevitablemente experimentamos rechazo o decepción, tenemos que ser resistentes emocionalmente  en nuestra forma de hacer frente a la situación.

“Justifica tus limitaciones y te quedarás en ellas”.

-Richard Bach-

En este sentido, podemos aprender habilidades para ser más resistentes, y podemos afrontar los problemas con menos contratiempos internos. Sin embargo, el primer paso para asumir esta nueva confianza es deshacerse  del pesado equipaje de nuestro pasado y de esas voces críticas interiores que falsamente se alimentan nuestros miedos al fracaso.

Después de este primer paso deberíamos hacernos una pregunta muy importante: ¿qué importa si fracaso? Magnificamos la idea de equivocarnos y de no salir adelante con éxito. Sin embargo, el fracaso nos permite aprender, nos ayuda y tener miedo no implica que lo que pensamos vaya a suceder. Así que, ¿por qué no hacerlo? ¿Por qué mantenernos en nuestra zona de confort temblando por pensamientos de futuro que no sabemos si llegarán a hacerse realidad? ¿Te animas a superar el miedo al fracaso?