TDAH en mujeres: ¿cómo lo viven ellas?

Las manifestaciones del TDAH en mujeres pueden diferir de la clásica representación masculina, ya que los síntomas son menos llamativos y disruptivos en la niñez.
TDAH en mujeres: ¿cómo lo viven ellas?
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 03 febrero, 2022

Cada vez más niños obtienen un diagnóstico de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Más padres han escuchado hablar de este síndrome y también son más los que se lo plantean como una posibilidad al observar determinados patrones de comportamiento en sus hijos. Sin embargo, en las niñas suele pasar desapercibido, no produciéndose la intervención necesaria. Por ello es importante reconocer cómo se presenta el TDAH en mujeres.

Son varias las investigaciones que estiman una prevalencia de TDAH mayor en niños varones, en una proporción de 3 a 1 respecto a las niñas. Sin embargo, con la llegada de la adolescencia, estas diferencias se suavizan y en la edad adulta la proporción parece casi igualarse. Esto nos lleva a pensar en una dificultad para reconocer a tiempo los síntomas en las chicas en edad escolar, y es que aún quedan muchos interrogantes abiertos sobre cómo viven ellas este trastorno.

TDAH en mujeres: síntomas y subtipos

El TDAH no siempre presenta las mismas manifestaciones. De hecho, se reconocen tres subtipos diferentes en función del rasgo predominante (falta de atención, hiperactividad e impulsividad). Los niños suelen presentar el subtipo combinado en un 80 % de los casos, por lo que aparecen aquellos síntomas más característicos del TDAH: inquietud motora, falta de control de impulsos, necesidad de moverse constantemente, tendencia a interrumpir…

En las niñas se presenta con mucha más frecuencia el subtipo inatento (30 % respecto al 16 % en los niños). Este subtipo se caracteriza ante todo por dificultades de planificación, organización y atención al detalle. Estas niñas suelen incurrir en múltiples errores por descuido, a menudo pierden o extravían sus objetos, se distraen con facilidad y tienen dificultad para seguir instrucciones y completar tareas.

Niña distraída mirando un lápiz

¿Qué sucede? Que los síntomas de impulsividad e hiperactividad son mucho más llamativos y visibles externamente. Padres y profesores suelen percatarse rápidamente de este tipo de conductas, pues resultan molestas y disruptivas y entorpecen el funcionamiento de la clase o de las dinámicas familiares. En cambio, los signos de inatención no destacan. La niña puede no estar prestando atención o puede distraerse, pero esto no molesta.

Además, los varones muestran más a menudo problemas de conducta y trastornos del aprendizaje comórbidos. Dos entidades que también suscitan el interés de los adultos a cargo.

En cambio, las niñas suelen tener mejores habilidades lectoras, mayor participación social y mejor rendimiento académico, por lo que es más difícil sospechar que está ocurriendo algo. Y, cuando se hace, los síntomas suelen confundirse con un trastorno del estado de ánimo.

El papel de las hormonas

El TDAH es el mismo en ambos sexos, así como también lo es la morfología cerebral. Sin embargo, la funcionalidad y la forma en que lo viven ambos grupos es lo que difiere. A este respecto, no podemos olvidar que en el TDAH en mujeres las hormonas juegan un papel importante.

Por ejemplo, con la llegada de la pubertad la desregulación hormonal da lugar a oscilaciones importantes en el humor. Así, estas chicas pueden mostrarse más irritables y reactivas y se produce un incremento de los síntomas del TDAH. Si durante la infancia predominó la inatención, ahora los signos más llamativos y reconocibles se intensifican. Un cambio que también puede tener lugar tras la menopausia.

Así, para las mujeres con TDAH puede resultar difícil mantener el control interno y gestionar las variaciones hormonales. Pese a ser personas muy válidas y con altas cualidades, sus dificultades organizativas y atencionales pueden hacer que piensen que son poco competentes. Sin un diagnóstico, es complicado que entiendan qué les sucede, y todavía más complicado que reciban la atención que necesitan.

Mujer preocupada en terapia

Apoyo al TDAH en mujeres: una tarea pendiente

Se ha encontrado que las mujeres con TDAH (en comparación con sus pares sin el trastorno) son más vulnerables frente a los trastornos del estado de ánimo y de ansiedad. Una vulnerabilidad que aumenta a medida que pasan los años sin obtener apoyo. De hecho, muchas mujeres son evaluadas y reciben un diagnóstico a partir del de sus hijos, por comenzar a percibir algunos paralelismos con sus propias infancias.

Para evitar que esta situación se siga perpetuando, es necesario aumentar la comprensión acerca del TDAH en mujeres y cómo lo viven ellas. Y, ante todo, ofrecerles recursos y tratamientos apropiados. Estas mujeres pueden beneficiarse de terapias que les ayuden a comprender su condición, a aprender a organizar y priorizar en su día a día y a regular sus emociones. También es necesario que puedan hacerse conscientes de sus virtudes, recursos y cualidades, a fin de mejorar su bienestar y funcionalidad en el día a día.

En definitiva, el estudio de la salud mental debería abrirse a la realidad de las mujeres que no siempre es la misma que en los hombres. Las niñas con TDAH necesitan recibir respuestas y apoyo desde un inicio para evitar futuros problemas psicológicos.

Te podría interesar...
Síntomas del TDAH según las etapas de la vida
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Síntomas del TDAH según las etapas de la vida

Los síntomas del TDAH se expresan de forma diferente en función del momento evolutivo en el que se encuentra la persona. Explicamos los diagnóstico...



  • Biederman, J., Faraone, S. V., Spencer, T., Wilens, T., Mick, E., & Lapey, K. A. (1994). Gender differences in a sample of adults with attention deficit hyperactivity disorder. Psychiatry research53(1), 13-29.
  • Ramos-Quiroga, J.A., Bosch, R., Nogueira, M., Castells, X., García, E. y Casas, M. (2006). Trastorno por déficit de atención con hiperactividad en adultos: Caracterización clínica y terapéutica. Revista de Neurología, 42(10): 600-606.