La técnica del rompecabezas o Jigsaw

En la técnica del rompecabezas o jigsaw cada alumno es un elemento esencial y activo en el aprendizaje. ¡Descubre cómo utilizarla y todas sus ventajas!
La técnica del rompecabezas o Jigsaw
Cristina Barreiro

Escrito y verificado por la psicóloga Cristina Barreiro el 14 noviembre, 2021.

Última actualización: 14 noviembre, 2021

En muchas ocasiones, el aprendizaje de una materia o de una asignatura genera una sobrecarga mental en el alumno, lo que dificulta la asimilación de los contenidos. Así, el profesor no debe ser solo un proveedor del contenido, sino sobre todo un facilitador del mismo. En última instancia debe ser un agente que haga más liviano el proceso de aprendizaje, y para conseguirlo es esencial que sepa gestionar de manera adecuada los tiempos.

La perspectiva socioconstructivista parte de la base de que el aprendizaje se construye a través de muchos aspectos, como la socialización y la cultura. Conviene tener en cuenta los diferentes aspectos contextuales que fomentan el aprendizaje.

Por ello, se han planteado diferentes formas para que el alumno pueda aprender los contenidos educativos, más allá de su mera exposición. Ejemplo de ello es la técnica del rompecabezas, que permite acceder y aprender el contenido de forma cooperativa entre el alumnado.

¿En qué consiste la técnica del rompecabezas?

El método del rompecabezas en clase

La técnica del rompecabezas, también conocida como Jigsaw o técnica del puzzle, se basa en el aprendizaje cooperativo. Este tipo de aprendizaje es un modelo educativo que se basa en la organización de actividades de manera colectiva y permite un aprendizaje tanto a nivel individual como para el beneficio grupal.

Elliot Aronson dio forma a esta técnica en el año 1971 con la intención de promover el aprendizaje y la motivación de sus estudiantes. A estos se les presentó una gran cantidad de información a compartir entre ellos. Cada alumno es una pieza, y para terminar el rompecabezas necesitan la pieza que tienen otros compañeros de clase.

Esta técnica es especialmente útil en áreas de conocimiento cuyos contenidos son susceptibles de ser fragmentados. Así, se le da la información a cada alumno, convirtiéndose en “un experto” de parte del conocimiento. Los miembros del equipo son los responsables de aprender la información correspondida y enseñarla, así como de aprender la información de los otros miembros del equipo.

Objetivos de la técnica

Los objetivos de la técnica son principalmente didácticos, esto es, que cada alumno asimile la información que le corresponde como la de los demás. De forma general, estos objetivos son los siguientes:

  • Obtener un mejor rendimiento académico.
  • Fomentar el trabajo en equipo y colaborativo.
  • Aprender a gestionar una información, comprendiéndola e interiorizándola.
  • Asumir responsabilidades, toma de decisiones y poder de iniciativa.
  • Trabajar en valores, intereses y motivaciones.
  • Desarrollar las habilidades sociales.
  • El alumno como parte del rompecabezas es un ser esencial, es parte sujeto y a la vez objeto del aprendizaje.

Los 10 pasos de la técnica del rompecabezas

La técnica del rompecabezas es fácil de aplicar en las aulas. Beltrán y Bueno señalan que esta técnica exige que el maestro divida el tema a trabajar en tantas partes con sentido como niños vayan a existir en cada grupo de trabajo. Los pasos son los siguientes:

  • Dividir a los grupos en estudiantes de 5 o 6 personas. Los grupos deben ser heterogéneos en género, pertenencia étnica, raza, sexo, etc.
  • Designar a un estudiante de cada grupo como líder. Inicialmente el líder debe ser el alumno más responsable de grupo para posteriormente ir rotando la posición.
  • Dividir la lección del día en 5-6 segmentos.
  • Asignar a cada estudiante para aprender cada segmento.
  • Dar a los estudiantes un tiempo definido para leer su segmento dos veces y comprenderlo. No es necesario su memorización.
  • Los estudiantes del grupo de expertos discuten los puntos principales de su segmento y ensayan las presentaciones que harán a su grupo del rompecabezas.
  • De nuevo, traer a los estudiantes a su grupo o equipo del rompecabezas.
  • Pedir a cada estudiante que presente su segmento al grupo. Animar a otros que hagan preguntas sobre cada segmento (clarificación).
  • El docente recorre cada grupo, observando que se realiza adecuadamente la técnica. Si hubiera algún problema debe proceder a la intervención. El líder de cada grupo debe conseguir que todos los miembros se involucren en la tarea.
  • En el final de la sesión, se hace una evaluación del material, para que el alumnado comprenda que no sólo es una tarea de diversión, sino también de calificación.

Competencias que se desarrollan

Modelos educativos pueden usar la técnica del rompecabezas

Algunas de las competencias que se desarrollan con esta técnica son las siguientes:

  • Competencia en comunicación. Cada alumno deberá esforzarse en expresar y comunicar ideas de forma clara y asegurarse que los demás lo entienden.
  • Competencias sociales. Esta técnica fomenta las relaciones interpersonales, la capacidad de relacionarse y trabajar dentro de un grupo de personas.
  • Competencia digital. El uso de las TIC como canal para recabar información o intercambiarla puede jugar un papel interesante en esta técnica.
  • Aprender a aprender. La responsabilidad de enseñar al colectivo lo aprendido fomentará el esfuerzo y la capacidad por el aprendizaje individual.

Ventajas de la técnica

En comparación con los métodos tradicionales de enseñanza, la técnica del rompecabezas presenta las siguientes ventajas:

  • Tiene una curva de aprendizaje sencilla.
  • Es entretenida, tanto para los profesores, como para el alumnado.
  • Puede emplearse con otras estrategias de enseñanza.
  • Para que sea efectiva casi es suficiente con establecer una periodicidad de práctica adecuada.
  • Considerar a cada alumno como una pieza indispensable del rompecabezas de su clase favorece la integración, la motivación y la implicación por parte del alumnado.

En definitiva, la unión hace la fuerza también en el aprendizaje de ciertos contenidos. Por ello, tanto la enseñanza como la evaluación educativa no deberían realizarse exclusivamente de manera individual.

El papel del docente es esencial, no solo como figura proveedora del conocimiento, sino como orientador, mediador del aprendizaje y responsable de buscar la sincronía entre los miembros del grupo.

Te podría interesar...
Trabajo cooperativo, un indispensable en las aulas
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Trabajo cooperativo, un indispensable en las aulas

El trabajo cooperativo mejora el aprendizaje y el desarrollo de habilidades sociales del alumnado. Hoy descubriremos cómo ponerlo en práctica en la...