El test AUDIT para identificar problemas de alcoholismo

20 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz
Muchas veces el consumo problemático o nocivo del alcohol pasa desapercibido. El AUDIT es una gran herramienta para detectar casos de riesgo de forma temprana.

La ingesta de bebidas alcohólicas se encuentra completamente normalizada en nuestra sociedad. Por ello, en muchas ocasiones, los consumos de riesgo no son identificados a tiempo, con las consecuencias que esto conlleva para la salud del individuo. El test AUDIT fue creado con el objetivo de lograr una detección precoz de los problemas de alcoholismo, a fin de poner en marcha una estrategia de prevención.

La OMS consciente de esta necesidad de anticipación, encargó a un grupo de investigadores la creación de un instrumento sencillo capaz de cribar aquellos casos de riesgo.

Así, surgió el test para la identificación de trastornos por uso de alcohol (AUDIT). Empleado en atención primaria, permite a los profesionales de la salud sacar a la luz posibles consumos dañinos, incluso en pacientes que consultan por otros motivos.

Chico con problemas de alcohol

Estructura del AUDIT

Este sencillo cuestionario consta de 10 ítems. En ellos, se evalúa la frecuencia y cantidad de ingesta de alcohol, así como la presencia de síntomas de dependencia y consecuencias derivadas del consumo.

Cada pregunta cuenta con cinco opciones de respuesta (que puntúan entre 0 y 4), excepto las dos últimas que cuentan con solo tres alternativas (puntuando 0, 2 y 4 respectivamente).

Ítems y opciones de respuesta

  • ¿Con qué frecuencia consumes alguna bebida alcohólica? Opciones de respuesta: nunca, una vez al mes o menos, 2-4 veces al mes, 2-3 veces a la semana, 4 veces a la semana o más).
  • ¿Cuántas bebidas alcohólicas consumes normalmente los días que bebes? (1-2, 3-4, 5-6, 7-9, 10 o más).
  • ¿Con qué frecuencia tomas 6 o más bebidas alcohólicas en un solo día? (Nunca, menos de una vez al mes, mensualmente, semanalmente, a diario o casi a diario). Utilizar estas mismas alternativas de respuesta para las preguntas 3 a 8.
  • ¿Con qué frecuencia, en el último año, has sido incapaz de parar de beber una vez que habías empezado?
  • ¿Con qué frecuencia, en el último año, no pudiste cumplir con tus obligaciones porque habías bebido?
  • Durante el último año, ¿con qué frecuencia has necesitado beber en ayunas para recuperarte, tras haber bebido mucho el día anterior?
  • ¿Con qué frecuencia, durante el último año, has tenido remordimientos o sentimientos de culpa después de haber bebido?
  • En el curso del último año, ¿con qué frecuencia no has podido recordar lo que sucedió la noche anterior porque habías estado bebiendo?
  • ¿Tú, o alguna otra persona, habéis resultado heridos porque habías bebido? Opciones de respuesta: No, sí pero no durante el último año, sí en el último año.
  • ¿Algún familiar, amigo o profesional sanitario han mostrado preocupación por tu consumo de bebidas alcohólicas, o te han sugerido que dejes de beber? (No, sí pero no el último año, sí en el último año).

Mujer alcoholica

Corrección y resultados

El cuestionario tiene dos objetivos principales. El primero de ellos es detectar un posible consumo peligroso de alcohol, que supondría riesgo para el individuo de padecer consecuencias físicas o psíquicas en el futuro. El segundo es identificar el uso nocivo de alcohol, situación en que los daños ya son reales y patentes.

Se ha seleccionado una puntuación de 8 como medida de detección de consumo peligroso y una de 10 como índice de la presencia de uso nocivo de alcohol. Aunque algunos autores sugieren la necesidad de reducir el punto de corte a 6 en el caso de las mujeres.

Se recomienda que las personas que obtengan puntuaciones asociadas a consumo de riesgo reciban información profesional sobre el uso de alcohol, acudan a grupos de autoayuda y reciban un seguimiento médico.

Esta será la forma de prevenir que las conductas de ingesta deriven en un problema de alcoholismo. Del mismo modo, quienes puntúen dentro del rango de uso nocivo deberán realizar una evaluación más en profundidad de su situación y comenzar un tratamiento.

Especial atención hay que prestar si la persona ha obtenido puntuaciones superiores a 2 en las preguntas 4,5 y 6 que evalúan dependencia. Y si ha obtenido 4 en las preguntas 9 y 10. En este caso la necesidad de iniciar una intervención será urgente.

El AUDIT ha mostrado ser un instrumento de cribado muy eficaz, logrando altos grados de detección de consumo problemáticos y ofreciendo escasos falsos positivos. Ha sido validado en varios países y en diferentes poblaciones, recogiendo resultados muy favorables. Por ello se considera un cuestionario de gran utilidad en el ámbito de la atención primaria.

  • Guillamón, M. C., Solé, A. G., & Farran, J. C. (1999). Test para la identificación de transtornos por uso de alcohol (AUDIT): Traducción y validación del AUDIT al catalán y castellano. Adicciones11(4), 337-347.
  • Bohn, M. J., Babor, T. F., & Kranzler, H. R. (1995). The Alcohol Use Disorders Identification Test (AUDIT): validation of a screening instrument for use in medical settings. Journal of studies on alcohol56(4), 423-432.