Tipologías psiquiátricas según el aspecto físico y el temperamento

Durante el siglo XIX, los especialistas en salud mental creían que la estructura corporal guardaba una estrecha relación con la psique humana. A partir de allí, surgieron algunas tipologías psiquiátricas.
Tipologías psiquiátricas según el aspecto físico y el temperamento
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 11 noviembre, 2022

Las tipologías psiquiátricas que datan de la antigüedad y que son las más difundidas son dos. Por un lado, la teoría de Ernst Krestschmer, y, por otro, la de William Herbert Sheldon.

Krestschmer fue un conocido psiquiatra alemán. Una de sus obras más populares es Constitución y carácter, en la que expone los conceptos básicos de una tipología psiquiátrica basada en el aspecto físico de las personas.

Según Krestschmer, la constitución física de la persona estaría estrechamente ligada a su carácter, a su temperamento. Es decir, que se trata de una clasificación que considera que la estructura corporal guarda una íntima relación con la psique humana.

Por su parte, Sheldon fue un psicólogo americano que estableció una una tipología psíquica análoga a Krestschmer, pues consideró el aspecto físico como fundamento de la misma. No obstante, se diferencia de la de éste último en tanto que trabajó con individuos mentalmente sanos, por lo que la propuesta de Sheldon fue considerada como más imparcial.

A continuación, presentamos ambas tipología en detalle.

Tipologías psiquiátricas de Krestschmer

Mujer representando una de las tipologías psiquiatrícas

Para realizar su clasificación, Krestschmer puso su atención y trabajó en hospitales psiquiátricos en los que enfermos con esquizofrenia y personas con trastornos de índole maniaco-depresiva estaban en distintos espacios.

De esta manera, observó que las características físicas de los pacientes eran diferentes, llegando a la conclusión de que existen cuatro tipologías psiquiátricas. A saber:

1. Atléticos

Se trata de personas que presentan una estructura física proporcionada, con un tronco y extremidades desarrollados. Tienen espaldas, pies y manos amplios. Son de estatura media-alta y tienen la cara en forma de óvalo

Son personas que suelen ofrecer una actitud pasiva y tranquila, con tendencia al laconismo. Hablan despacio y tienen tendencia a repetir frases y temas de conversación. Por ello, se suele considerar que tienen un temperamento viscoso.

Por otra parte, son personas fieles y tenaces, pero que se irritan con cierta facilidad, aunque esos momentos de mal genio pasan pronto.



2. Asténicos

Son también denominados leptosomáticos (de formas delgadas). Tienen un torso estrecho, su rostro suele ser alargado u ovalado, igual que pies, brazos y manos, que suelen ser huesudas. Son personas con poco desarrollo muscular.

Este tipo de personas suelen manifestar un carácter reservado y excéntrico. Son tímidos, pero rencorosos, impenetrables y vengativos. Además son idealistas y soñadores, por lo que tienden a ser inadaptables y les cuesta establecer relaciones interpersonales.

En la tipología psiquiátrica de Krestschmer, se les etiqueta como portadores de un temperamento esquizotímico.

Mujer con trastorno psiquiátrico

3. Pícnicos

Tienen tronco redondo, piernas, pies y manos cortas, así como hombros rellenos. Una estructura física compacta y rechoncha, con tendencia a la obesidad y a la calvicie.

Son personas prácticas y realistas, cariñosas, activas y locuaces, entusiastas, sinceras, risueñas y en absoluto rencorosas.

Muestran un gran sentido del humor y tienen facilidad para las relaciones personales. Les corresponde un temperamento ciclotímico.

4. Displásticos

Existe un grupo de personas que son portadoras de anomalías en su estructura física y que, al no ser catalogadas en ninguna de las categorías anteriores, se encasillan en este grupo. Serían personas, por ejemplo, que sufren de enanismo o gigantismo.

Las tipologías psiquiátricas según Sheldon

Hombre con una de las tipologías psiquiátricas

Por su parte, Sheldon también mantiene la teoría de que la estructura física o corporal guarda relación con el temperamento. Pero, en su caso, para diferenciar los tipos de carácter, los divide en tres grupos:

1. Ectomorfos

Son altos, delgados, con extremidades muy largas, de aspecto frágil y con un gran desarrollo del sistema nervioso. Son portadores de un temperamento cerebrotónico, por lo que suelen ser personas inhibidas, introvertidas, con elevados niveles de ansiedad social, conscientes de sí mismos y un tanto tímidos.

Asimismo, muestran un gran interés por los estudios teóricos, lo que los lleva a leer numerosos libros. También suelen perderse en sus sueños y su mayor peligro es disociarse de la realidad.

2. Mesomorfos

Tienen una complexión atlética, con un gran desarrollo óseo-muscular que les da un aspecto robusto. Les corresponde un temperamento somatotónico, esto significa que les fascina la acción vigorosa y vencer obstáculos externos. Además, gozan de una gran resistencia física y requieren de poco sueño.

Suelen ser personas fuertes, persistentes, agresivas e insensibles. Además, admiran las aventuras y los riesgos. No le dan importancia a lo que los demás piensen de ellos, son independientes, autónomos y competitivos.



3. Endomorfos

Tienen una complexión redondeada y desarrollo visceral. Por lo que les corresponde un temperamento viscerotónico; lo que significa que desarrollan una inclinación por el placer físico, el buen comer,  la compañía y  el buen dormir.

Asimismo, en el ámbito emocional, los viscerotónicos muestran lo que sienten y tienden a buscar el consuelo de otros cuando tienen problemas.

Por tanto, son personas sociables, amistosas y cómodas que necesitan afecto y protección. Además, suelen estar relajados y de buen humor. Su correspondencia serían las personas del tipo pícnico de Kretschmer.

Críticas

Las principales críticas a estas tipologías se relacionan con la generalización de una forma de ser en función de una sola variable: el tipo de cuerpo. Además, son muy reduccionistas. Pues, como sabemos, cada persona es un mundo, con sus inquietudes, motivaciones e historial de aprendizaje. Así pues, reducir a toda una población a tres formas de carácter es muy limitado.

Es por ello que, en la actualidad, estas teorías han caído en desuso. Sin embargo, no deja de ser interesante observar como a lo largo de la historia, diferentes autores se han preocupado por dar explicaciones a la conducta humana. Algunos de forma más acertada y otros menos pero, no cabe duda, que todos han puesto un pequeño grano de arena.

Te podría interesar...
Tener una enfermedad mental no me convierte en una persona violenta
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Tener una enfermedad mental no me convierte en una persona violenta


  • Kretschmer E. Structure of the Personality in Psychotherap. Br Med J [Internet]. 1937 [consultado 27 abr 2022] ; 2(4001): 518–522. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2087267/
  • Sheldon W, Stevens S y Tucker W. The varieties of human physique. Estados Unidos: Harper; 1940.