8 tipos de carácter y sus características

Existen diferentes tipos de carácter y cada uno tiene unas características determinadas. Desde el colérico hasta el apasionado, el flemático o el sentimiento. Hablamos sobre ellos.
8 tipos de carácter y sus características
José Padilla

Escrito y verificado por el psicólogo José Padilla.

Última actualización: 02 febrero, 2022

El carácter es un componente de nuestra personalidad que se define como un conjunto de características propias, tomadas como una unidad y como un todo, que nos distinguen. El carácter representa un “algo” fundamentalmente variable y común a todas nuestras acciones y patrones de comportamientos. Debe ser considerado como una propiedad añadida más que como algo congénito, simple e inmutable (Allers, 1943).

Intentemos no confundir el carácter con el temperamento. La diferencia principal entre ambos es que el temperamento es innato, biológico e inmodificable, mientras que el carácter es aprendido y modificable. A lo largo de la vida, nuestro carácter puede ir cambiando según las vivencias, el ambiente, las relaciones, las experiencias vitales, entre otros.

A continuación, analizaremos los diferentes tipos de carácter que existen.

Los tipos de carácter

Las tipologías del carácter varían de un autor a otro. En este artículo nos centraremos en las de René Le Senne (como se citó en Fernández, s.f). Antes de describir la propuesta de Le Senne, definiremos unos conceptos claves que aparecen en ella:

  • Emotivo (E): alude a la capacidad de conmoverse fácilmente.
  • No emotivo (nE): se refiere a la dificultad para conmoverse.
  • Primario (P): quiere decir que las impresiones tienen efecto sobre la conducta en el momento de la excitación. Se reacciona de forma rápida ante las ofensas, pero se olvidan con rapidez.
  • Secundario (S): significa que las impresiones influyen en un momento posterior a la excitación. Se toma mucho más tiempo en reaccionar ante una ofensa, pero hay mayor dificultad en olvidar el disgusto.
  • Activo (A): se refiere a que la persona tiene la necesidad de actuar. Los obstáculos refuerzan su acción.
  • No activo (nA): caracterológicamente hablando, es aquella persona a la que el obstáculo lo desalienta. Es inactivo y actúa con esfuerzo y se desgasta. Duda, se desanima y abandona.
Hombre feliz

1. Carácter colérico (emotivo, activo, primario)

La persona con este tipo de carácter es activa y aficionada al deporte. Es combativa, persuasiva y entusiasta. Tiene la tendencia a comunicar lo que piensa, a mandar y a dominar. Es de ideales elevados. Tiene talento para improvisar. A veces suele ser disperso y es proclive a dejar proyectos sin concluir.

¿Cómo es su inteligencia?

  • Su inteligencia está inclinada hacia lo concreto, inmediato e imaginativo.
  • Demuestra capacidad de improvisación.
  • Tiene pocas habilidades para sintetizar.
  • Es poco disciplinado en la realización del trabajo.
  • Prefiere las materias con aplicación práctica: dibujos, declamación, geografía.
  • Se le dificultan las matemáticas y las ciencias físicas.

2. Carácter apasionado (emotivo, activo, secundario)

Este tipo de persona tiene dificultades para estar inactivo. Tiene pasiones fuertes y se enfada con facilidad. Sabe ser firme, sistemático y orientado hacia una meta. Cuando se encauza hacia un ideal es capaz de realizar actividades extraordinarias. Sus aspiraciones son siempre grandes.

¿Cómo es su inteligencia?

  • Es una persona apta para la abstracción y el razonamiento lógico.
  • Es imaginativo, tiene una buena memoria, atención, imaginación y comprensión.
  • Disfruta aprendiendo.
  • Destaca en matemáticas, ciencias físicas y naturales.

3. Carácter nervioso (emotivo, inactivo, primario)

La persona con este tipo de carácter suele ser lábil en la esfera emocional. Su imaginación es viva y tiene facilidad de palabra. Siente vivamente las injurias. Posee un tacto muy fino y sabe ser diplomático. Está inclinado a la bondad, a la compasión, a la vanidad y a la sensualidad.

¿Cómo es su inteligencia?

  • Su inteligencia opera con imágenes.
  • Tiene buena imaginación.
  • Tiene dificultades en la comprensión, la memorización y el razonamiento lógico.
  • Le cuesta esforzarse.
  • Prefiere las materias emotivas, evitando aquellas que son más abstractas.

4. Carácter sentimental (emotivo, inactivo, secundario)

Es una persona profunda y perseverante, a la vez que es sensible. Su amistad es fiel y constante. Su fortaleza es la afectividad, no la actividad. Es propenso a la reflexión y al autoanálisis. Estas personas tienden a ser muy indecisas, quedándose en muchas ocasiones atrapadas en la duda.

¿Cómo es su inteligencia?

  • Su inteligencia es concreta.
  • Tiene dificultades de comprensión.
  • Trabaja con interés, orden y método, y le gusta hacer bien las cosas.
  • Se desalienta ante las dificultades.
  • Prefiere las materias relacionadas con sus intereses afectivos.
  • Prefiere las materias emotivas, evitando aquellas que son más abstractas.

5. Carácter sanguíneo (no emotivo, activo, primario)

La persona con este tipo de carácter es capaz de trabajar en muchas dimensiones, pero de manera superficial. Por lo general es alegre, abierta y conversadora. Suele ser muy sociable, y no caracterizarse por tener pasiones muy intensas. Necesita estar ocupada y no se angustia fácilmente. Además, no suele decantarse por los proyectos que más esfuerzos requieren.

¿Cómo es su inteligencia?

  • Comprensión rápida, claridad y precisión en las ideas. Tiene una buena capacidad crítica y flexibilidad.
  • Tiene dificultades para hacer síntesis y sistematizar el pensamiento.
  • Es buen observador y muy independiente en sus opiniones.

6. Carácter flemático (no emotivo, activo, secundario)

Esta persona no tiene sentimientos intensos ni grandes pasiones. Es muy paciente, poco hablador y no suele gustarle la vida social. Es muy metódico, sencillo, prudente, reflexivo, ahorrador, honrado, práctico y poco imaginativo. No se preocupa con facilidad. Suele ser prudente en sus actuaciones y contar con un profundo sentido del deber.

¿Cómo es su inteligencia?

  • Su inteligencia es de tipo conceptual, lenta, pero profunda.
  • Tiene buena aptitud para comprender lo esencial, ordenar, clasificar y sistematizar lo que aprende.
  • Está muy bien dotada para las ciencias abstractas.
  • Posee buena capacidad memorística y de concentración.
  • Trabaja en forma intensa y metódica.
  • Tiene dificultades para la redacción.
Mujer preocupada mirando por una ventana

7. Carácter amorfo (no emotivo, inactivo, primario)

Dentro de los diferentes tipos de carácter, la persona con carácter amorfo se caracteriza por ser muy perezosa y poco ordenada. Vive en el presente inmediato y no suele ser reflexivo en cuanto las consecuencias de sus actos. Es influenciable, optimista, amable, poco constante e imperturbable. Tiene capacidad de acomodación.

¿Cómo es su inteligencia?

  • Razona con mucha lentitud y de forma superficial.
  • Tiene muchas dificultades para el pensamiento abstracto.
  • La falta de curiosidad hace que no observe ni lea nada por su cuenta.
  • No destaca en ninguna asignatura.

8. Carácter apático (no emotivo, inactivo, secundario)

La persona apática prefiere la soledad y necesita moverse en entornos en los que no haya una gran estimulación. No le da mucha importancia a la vida social. Tiene poca tensión afectiva. Es disciplinada equilibrada y no suele comprometerse con tareas o actividades que requieren mucho esfuerzo.

¿Cómo es su inteligencia?

  • No suele ser muy hábil con la lógica.
  • El pensamiento es incoherente y pobre de ideas.
  • No le suele interesar ninguna actividad académica.

Para concluir, una persona puede presentar varios rasgos de distintos tipos de carácter. Algunos rasgos se conectan mejor que otros, por ejemplo, los rasgos del amorfo se conectan mejor con los del apático, pero no así con los rasgos del apasionado. Ahora que ya conoces un poco más del carácter, ¿ya sabes cuál es el tuyo? ¿Tienes rasgos de diferentes tipos?

Te podría interesar...
Si no nace, siembra: la construcción del carácter
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Si no nace, siembra: la construcción del carácter

Con cada acto sembramos una semilla, aunque es posible que no lo veamos. Siembra un acto y cosecharás un hábito, siembra hábito y cosecharás caráct...