Todo vendrá a su sitio

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 6 abril, 2015
Sofia Alcausa Hidalgo · 6 abril, 2015

 

¿Cuántas veces nos preocupamos en exceso? ¿Cuántas veces no pensamos como nos irá en nuestro nuevo trabajo, como le irá a nuestro hijo en el cole cuando le llegue el momento, o en nuestro matrimonio? y… ¿Cuántas veces no nos adelantamos a los acontecimientos con conclusiones propias y catastrofistas para que al final todo vuelva a su sitio de una forma mucho más sencilla de lo que pensábamos?.

Y es que las personas somos así, nuestra mente va a veces a un ritmo mucho más rápido de lo que quisiéramos y eso del estilo de vida lento deberíamos incorporarlo a nuestra cabeza más a menudo y tenerlo mucho más presente en nuestras ajetreadas y estresantes vidas, llenas de preocupaciones.

¡Dejemos de pensar tanto!… Al final todo se soluciona, todo vuelve a su sitio… porque como reza un viejo dicho “Todo tiene arreglo menos la muerte”. Así es que dejemos descansar un poquito la cabeza y no intentemos empujar mentalmente al tiempo cuando solamente queda que este haga su trabajo. Y es que si nos proponemos ver las cosas de otra manera seguro que al final lo conseguimos.

No tengo trabajo, no tengo pareja o he roto con ella, las cosas no van bien en casa… si has perdido el trabajo, el amor, la estabilidad… en definitiva, el Norte no te preocupes porque la brújula de la vida te ayudará de nuevo a encontrar el camino. Porque todo volverá a su sitio. Después de una tormenta siempre sale el sol.

Todo volverá a su sitio

La vida es como un río, a veces estamos arriba empezando en las montañas, con fuerza e ilusión pero sin saber el camino que nos espera, otras veces tenemos que pasar por zonas llenas de piedras y obstáculos y otras tantas ya hemos hecho todo el recorrido hasta llegar al mar, para empezar de nuevo, con otro camino diferente e incierto.

Y es que siempre nos llenamos de preocupaciones muchas de ellas sin necesidad y que a lo único que nos llevan es situaciones de ansiedad y estrés, nada buenas ni para nuestro cuerpo ni nuestra mente. No nos preocupemos el río nos irá marcando poco a poco el camino, sin necesidad de buscarlo o pensar en él continuamente.

Os contaré una historia... Alguien que conozco y que realmente estuvo grave, muy grave, a punto de morir y todo le vino así, de pronto, una persona joven, sana y que por avatares de la vida lo que iba a ser el acontecimiento más feliz de su vida se convirtió por unos días para ella y para todos las que la queremos en una auténtica pesadilla, un parto que casi le busca la muerte...

Entonces en aquel momento entendí que si la hubiéramos perdido, eso sí que hubiera sido un auténtico drama, que aquellos eran los únicos momentos en los que realmente debemos preocuparnos y que el resto de cosas, de preocupaciones cotidianas se irán colocando en su sitio… como un rompecabezas al que poco a poco le vamos encontrando el diseño.

Porque todos tenemos un puzzle personal pero debemos enfrentarnos a él con calma y tiempo, o es que ¿Alguna vez has hecho un gran puzzle en tan sólo unos minutos?. Es cierto que alcanzamos la solución de algunos de nuestros problemas por insight o por inspiración repentina, pero antes de que esta se diera probablemente hemos tenido que realizar un trabajo previo que ante lo sorprendente de la solución, queda opacado.

Por eso y desde aquí animo a que todos nos relajemos un poco más en nuestra vida cotidiana, que si hemos perdido el autobús y vamos a llegar más tarde, pues llegaremos más tarde; que si el almuerzo no va a poder estar listo a las 2 en punto pues estará a las 2 y media; que si nos hemos encontrado el Banco cerrado pues mañana volveremos; que si hemos cometido un error en el trabajo, mañana lo subsanaremos o que si hemos tenido un desencuentro con alguien quizás mañana podamos vernos de otra manera o al menos respetarnos…

Pero no dejemos que la almohada sea nuestra compañera de preocupaciones, educada para recordarnos en sueños las que de por sí ya nos agobian durante el día… porque todo vendrá a su sitio.