Trastorno por déficit de "responsabilidad": ¿en qué consiste?

¿Conoces a alguien que eluda toda responsabilidad de sus acciones? ¿Tienes a alguien que culpabiliza siempre a los demás de todo lo que le sucede? Si es así, te interesará saber a qué se debe esta conducta tan desgastante y problemática.
Trastorno por déficit de "responsabilidad": ¿en qué consiste?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 02 diciembre, 2022

Todos conocemos a más de una persona irresponsable. Son esas figuras en las que no se puede confiar, ni delegar tareas, ni todavía menos trabajar o hacer vida con ellas. Frustran, enfadan y hasta desesperan. Porque la madurez del ser humano se mide también por su capacidad para ser responsable de sí mismo, sabiendo que toda acción tiene consecuencias.

Sin embargo, hay quien parece tener una capa de impermeabilidad sobre sí mismo. Todo le resbala, todo lo esquiva e incluso sitúa la culpabilidad en espaldas ajenas ante todo lo malo que le sucede. Bien es cierto que esta competencia, la responsabilidad personal, se educa y todo niño y adolescente no la desarrolla hasta bien entrada la primera juventud.

Lo hacen justo cuando su corteza prefrontal finaliza su maduración y se ejerce un mejor control de los impulsos. Ahora bien, hay adultos que evidencian una falta de responsabilidad excesiva y persistente, hasta el punto de derivar en conductas altamente problemáticas. No solo son incapaces de asumir las riendas de su propia vida, sino que además sus acciones perjudican a su entorno. Estamos ante un tipo de realidad clínica que vale la pena conocer.

Las personas eludimos nuestras responsabilidades por razones justificadas o injustificadas. Sin embargo, hay casos en que esa irresponsabilidad persistente es la característica de un trastorno psicológico.

pareja discutiendo por el Trastorno por déficit de "responsabilidad"
Convivir con una persona que evita asumir cualquier responsabilidad es traumático.

Trastorno por déficit de “responsabilidad”: ¿cómo se manifiesta?

Todos podemos evidenciar cierta irresponsabilidad en un momento dado y no por ello tener un comportamiento patológico. Porque a veces, detrás de quien elude cumplir con sus tareas o esquiva las obligaciones, puede haber desde un periodo de ansiedad hasta simple agotamiento. También sentir cierto desinterés por aquello que le rodea y necesitar, simplemente, reformular sus metas.

Ahora bien, nuestro bienestar psicológico depende de manera directa de esta capacidad, la de ser responsables. Un estudio de la Universidad de Queensland, por ejemplo, destaca los beneficios de implementar cursos en la escuela para educar en dicha competencia y mejorar el desarrollo social y emocional de los adolescentes.

Pensemos, por ejemplo, que quien vive de las excusas, quien culpabiliza al mundo de sus errores y es incapaz de asumir deberes, está condenado al ostracismo social. El trastorno por déficit de responsabilidad define a quien evidencia un patrón consistente de irresponsabilidad en cualquier ámbito de su vida.

Las personas con un trastorno por déficit de responsabilidad se perciben como víctimas de la sociedad. Todo lo que les sucede es culpa de su familia, de sus profesores, jefes, políticos, etc.

¿Cómo reconocerlo?

Este perfil de comportamiento evidencia un abanico muy amplio de conductas. Esto es así por un hecho muy concreto. El trastorno por déficit de personalidad no es una categoría clínica por sí misma, no aparece en ningún manual de diagnóstico. Se trata de una característica que confluye con el trastorno antisocial de la personalidad y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

Así, y por lo general, podremos ver lo siguiente en estas personas:

  • Desafían a toda forma de autoridad.
  • Evidencian comportamientos evitativos.
  • Son impulsivos.
  • Tendencia a escudarse en las mentiras y las excusas para justificar su irresponsabilidad.
  • Irresponsabilidad persistente en todo escenario de su vida: personal, social, laboral, familiar, etc.
  • Baja energía, ausencia de motivación.
  • Sufren problemas financieros.
  • Búsqueda de refuerzos y gratificaciones instantáneas.
  • Abandono de los estudios y constante inestabilidad laboral.
  • Problemas para afianzar relaciones sólidas y significativas.
  • Falta de remordimiento cuando cometen una acción que ha causado daños a otras personas.
  • Baja empatía.
  • Nula resistencia a la frustración.
  • Gestión emocional deficiente.
  • Su personalidad demuestra rasgos claramente narcisistas.

¿A qué se debe este tipo de personalidad tan problemática?

La falta de responsabilidad permanente es una característica asociada a un patrón de personalidad muy concreto. Uno que evidencia un perfil ciertamente problemático. El doctor Raffaello Antonio lo describe como la sintomatología de otras afecciones de salud mental del DSM-5-TR. Son las siguientes:

  • Trastorno antisocial de la personalidad (TAP).
  • Trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH).
  • Los trastornos del estado de ánimo, como la depresión o la ansiedad.

Algo que debemos comprender sobre los problemas mentales es que no son entidades únicas y delimitadas. Por lo general, muchas condiciones psicológicas son poliédricas, es decir, evidencian varias caras y más de una comorbilidad. En este caso, hay quien conjuga una desregulación del estado de ánimo con la impulsividad, con la resistencia a la autoridad y la nula capacidad para sentir remordimientos.

En este caso, la conducta antisocial es la que sitúa a esa persona en el abismo de una patología psiquiátrica más compleja. Ahora bien, si nos preguntamos el porqué del desarrollo de este tipo de perfil, la respuesta no es sencilla. En ocasiones, puede haber un desencadenante genético y factores biológicos. Sin embargo, no podemos dejar de lado la importancia del entorno y el tipo de crianza.

Hombre en psicoterapia debido a su Trastorno por déficit de "responsabilidad"
Por lo general, las personas con trastorno de déficit por responsabilidad, se niegan a recibir terapia porque no ven en su conducta ningún problema.

La egosíntonía y la dificultad en el tratamiento

Quien no se hace responsable de su comportamiento, difícilmente asumirá que tiene un problema que debes ser tratado. El mayor desafío en quien evidencia un trastorno de déficit por responsabilidad es un egosintonía. Es decir, estas personas se sienten en completa sintonía con su ego, no tiene ningún conflicto interno y no desean cambiar nada de lo que ya son.

De este modo, cuando estamos ante alguien cuya conducta está en absoluta armonía con sus pensamientos, deseos y valores, rara vez le verá sentido al hecho de acudir a terapia. Para estos individuos, el problema lo tienen los demás, nunca ellos. Así, en estos casos, es muy común que terminen cometiendo algún acto delictivo y tengan que acudir a un programa de rehabilitación o de intervención social por un mandato judicial.

En estos casos, puede resultar útil recurrir tanto a la terapia individual como la grupal. El enfoque cognitivo-conductual, así como la modificación de conducta, les facilitará poder dar paso a conductas más positivas, integradas y responsables. También es importante ofrecerles herramientas de gestión de emociones, así como de la regulación de impulsos y la resistencia a la frustración.

No obstante, suelen ser casos altamente complejos. Lo mejor es favorecer desde bien temprano la conducta responsable en los niños. Solo así tendrán un mejor control sobre sus vidas y disfrutarán de un mayor bienestar social y emocional.

Te podría interesar...
13 características de las personas responsables
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
13 características de las personas responsables

Existen muchas características de las personas responsables que dan fe de su capacidad de responder a los compromisos. Te enseñamos algunas.



  • Mergler, Amanda & Spencer, Fiona & Patton, Wendy. (2008). Personal responsibility: the creation, implementation and evaluation of a school-based program. The Journal of Student Wellbeing. 2. 10.21913/JSW.v2i1.167.
  • Lucas, J. R., Responsibility (Oxford, 1995; online edn, Oxford Academic, 3 Oct. 2011), https://doi.org/10.1093/acprof:oso/9780198235781.001.0001, accessed 24 Oct. 2022.
  • Quintana, Guillermo (1996). La psicología de la personalidad y sus trastornos. Madrid: Editorial CCS.
  • Kazdin, Alan E. & Buela-Casal, Gualberto (1994). Conducta antisocial: evaluación, tratamiento y prevención en la infancia y adolescencia. Madrid: Pirámide.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.