Psicopátas adaptados: empatía y manifestaciones subclínicas

02 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera
Recientes investigaciones han profundizado en las emociones de los llamados psicópatas que no están relacionados con la actividad criminal. Los resultados, sin duda, son sorprendentes.

Investigaciones recientes por parte de la Asociación Americana de Psicología señalan que algunos psicópatas adaptados a la sociedad presentan empatía. Es decir, aquellos a los que se ha denominado psicópatas y no están dedicados a la actividad criminal pueden manifestar habilidades que son muy adaptativas en la población general.

Dejaremos pues la controversia que aún genera el término “psicópata” en gran parte de los psicólogos y nos centraremos en la convivencia de rasgos absolutamente contrapuestos en estos individuos. Y es que la investigación en el campo de la psicopatía se divide en dos campos.

Uno sostiene que, por defecto, la psicopatía no puede incluir ninguna forma de rasgos adaptativos. Mientras, el otro lado sostiene que los rasgos adaptativos se pueden encontrar, hasta cierto punto, en individuos psicópatas.

Se han desarrollado varios instrumentos para investigar los rasgos psicopáticos basados ​​en estos dos puntos de vista y existe mucha discrepancia entre los resultados. De todos los estudios realizados, el más completo fue el de Guillaume Durand llamado Los efectos de los rasgos psicopáticos sobre el miedo al dolor, la ansiedad y el estrés. Un punto de vista innovador que nos explica cómo los psicópatas adaptados en la sociedad manejan sus emociones.

Psicópatas adaptados: ampliando y mejorando su definición

Los investigadores del estudio Los efectos de los rasgos psicopáticos sobre el miedo al dolor, la ansiedad y el estrés sometieron a 529 participantes a una serie de pruebas psicológicas. Midieron la psicopatía, el miedo al dolor, la ansiedad y el estrés.

Utilizaron una prueba que busca dos tipos diferentes de psicopatía: dominación y antisocialidad impulsiva. El primero está asociado con la audacia y la valentía, mientras que el segundo está asociado con el egoísmo, la culpa a los demás y la impulsividad.

Los investigadores encontraron que las personas que obtuvieron puntuaciones altas en la medida de Dominación tendían a tener menos miedo al dolor, la ansiedad y el estrés. Por contra, las que puntuaron alto en la medida de Antisocialidad impulsiva mostraron niveles más altos de ansiedad y estrés.

Resultados del estudio

El estudio sugiere que la definición de psicopatía dada por los medios de comunicación (asesino en masa privado de cualquier forma de moralidad) está bastante lejos de la verdad. Si bien estas personas obviamente existen, hay otras que tienen más rasgos adaptativos que inadaptativos, lo que las hace perfectamente funcionales en sociedad.

Los resultados sobre rasgos psicopáticos y la relación con el miedo, el estrés y la ansiedad pueden ser muy diferentes según el modelo que se utilice (con o sin rasgos adaptativos). Un diagnóstico de psicopatía a menudo se realiza mediante una prueba conocida como Lista de verificación de psicopatía revisada de Hare. Sin embargo, esta prueba se centra en los comportamientos y rasgos de mala adaptación.

La gran importancia de incluir rasgos adaptativos y desadaptativos en el estudio de la psicopatía

El enfoque de este estudio fue examinar la discrepancia en los resultados en el campo de la psicopatía, donde los rasgos adaptativos del cuestionario se correlacionaron negativamente con el miedo al dolor, la ansiedad y el estrés, mientras que se encontró lo contrario con los rasgos desadaptativos.

Para resolver este problema, Guillaume Durand creó el Cuestionario de rasgos psicopáticos adaptativos (Durand, 2017; Revista de evaluación de la personalidad), que evalúa exclusivamente los rasgos psicopáticos adaptativos. El uso de este instrumento en individuos considerados altamente psicopáticos permitirá a los investigadores distinguir claramente a los individuos psicopáticos adaptados de los inadaptados.

Psicópatas adaptados: qué se ha estudiado sobre su empatía

La empatía, aunque sirve al altruismo, también es una herramienta para la mente maquiavélica, que necesita una buena “información” para evaluar y, potencialmente, aprovecharse de los demás.

La psicopatía puede servir al bien común. Por ejemplo, en situaciones que exigen un rendimiento, como las que enfrentan los socorristas, los trabajadores de la salud, los soldados y otros en situaciones de alto riesgo. Allí las emociones pueden desvanecerse y abrirse a un cálculo frío y simplificado.

Mihailides, Galligan y Bates (2017) llaman a esto “psicopatía adaptativa”, que describe el “vector de cuarentena” dentro del cual la información empática se casa con procesos mentales psicopáticos útiles. Por ejemplo, para lidiar con amenazas que entran en conflicto con los propios valores y creencias.

La empatía se presenta de dos formas: en el plano cognitivo y en el plano afectivo. Son independientes entre sí, pero también suelen trabajar en conjunto. La empatía cognitiva es la capacidad de ver las cosas desde el punto de vista de otra persona. La afectiva es la capacidad de vibrar con las emociones de los demás. La empatía cognitiva es más fuerte en el narcisismo, mientras que la empatía afectiva parece más débil.

Psicópatas adaptados: algunos de sus rasgos, sirven en la sociedad

Los rasgos que transmiten los psicópatas adaptados traen consigo una ventaja evolutiva. De lo contrario, no serían tan comunes como lo son.

Las personas que pueden desplegar el pensamiento psicopático tienen una ventaja a veces. Pueden ser fundamentales para la supervivencia de la comunidad, proporcionando un contingente libre de inhibiciones, más agresivo, capaz de concentrarse y hacer el trabajo. Es un equilibrio extremadamente delicado.

En la medida en que presentan empatía, soportamos a los psicópatas adaptados.

Los psicópatas adaptados tienen una mayor capacidad para dar sentido a la motivación de los demás. Necesitan ayudar a tomar decisiones al tiempo que conservan la capacidad para elegir cuándo participar y cuándo no hacerlo. Distintos grupos de individuos juntos pueden proporcionar controles y contrapesos para mantener una comunidad dinámicamente adaptada.

Una mayor empatía junto con rasgos oscuros puede preservar la calidad de la relación. Es decir, los rasgos cuestionables de los psicópatas adaptados a veces no son tenidos en cuenta porque presentan algún grado de empatía. De no presentarla, no serían acogidos en el grupo.

Hall, JR y Benning, SD (2006). El psicópata "exitoso": manifestaciones adaptativas y subclínicas de la psicopatía en la población general. En CJ Patrick (Ed.), Manual de psicopatía (p. 459–478). La prensa de Guilford