Tratamiento del trastorno límite de la personalidad

14 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Leticia Aguilar Iborra
¿Cuáles son los tratamientos para el trastorno de personalidad límite? Si quieres conocerlos, adelante, porque este artículo es para ti.
 

El trastorno límite de la personalidad se caracteriza por poner en marcha un repertorio de conductas no adaptativas en situaciones que generan frustración y malestar. Las conductas inadaptadas van enlazadas con expectativas demasiado altas y que, al no cumplirse, terminan generando malestar.

En este trastorno es también frecuente el pensamiento dicotómico, lo que condiciona en estas personas su relación y percepción del mundo. Por otro lado, esto explicaría sus comportamientos rígidos y limitaría su esfera afectiva, laboral y social.

Es cierto que las personas que gozan de una estabilidad emocional pueden reaccionar de manera inadaptada en una situación que les genera malestar. La diferencia entre personas con una estabilidad emocional óptima y las personas con trastorno límite de la personalidad es que las primeras suelen saber hasta dónde pueden “dejarse llevar” por la emoción; mientras, en las segundas, la reactividad ante el malestar suele ser mayor, pudiéndose llevar a cabo conductas de riesgo.

Mujer llorando frente al espejo

El trastorno límite de la personalidad

El trastorno límite de la personalidad está catalogado en el clúster B de los trastornos de personalidad en el DSM V. Se caracteriza por un patrón de inestabilidad emocional que se manifiesta en sus relaciones interpersonales, su imagen personal y la afectividad.

 

La impulsividad es otra de las características clave que se manifiesta en plena escalada emocional ante acontecimientos desagradables. La impulsividad, en el peor de los casos, puede llevar a conductas de riesgo, siendo una de las más graves la autolisis o la agresión a terceros.

Lo que puede resumir a grandes rasgos el funcionamiento de las personas con trastorno límite de la personalidad es que ante situaciones que generan emociones desagradables, la escalada emocional suele ser bastante alta. Esta escalada emocional implicaría una alta reactividad al entorno, siendo el retorno a la línea base más lento de lo normal.

Tratamiento del trastorno límite de la personalidad

El trastorno límite de la personalidad suele asociarse a otros trastornos (trastornos alimentarios, adicciones y otros trastornos del control de impulsos). Por ello, la terapia psicológica es necesaria e importante en todo el proceso de tratamiento del trastorno límite de la personalidad.

Las conductas no adaptativas asociadas al trastorno de personalidad límite son eficaces a corto plazo para el alivio del malestar, no siendo así a largo plazo. En este sentido, los fármacos pueden ser un complemento a cualquier psicoterapia para el trastorno límite de la personalidad, siendo a veces necesaria la hospitalización o el tratamiento específico de trastornos asociados.

A continuación se presentarán dos de los tratamientos el trastorno límite de la personalidad.

 

Terapia dialéctica conductual

La terapia dialéctica conductual fue desarrollada por la doctora Marsha Linehan. La terapia dialéctica conductual enlaza estrategias conductuales con estrategias de aceptación y de cambio a través del modelo dialéctico.

Así, la dialéctica se incluye en el programa terapéutico para exagerar conclusiones absolutistas del pensamiento dicotómico, promoviendo la aceptación del malestar y el cambio de determinados patrones disfuncionales de conducta.

Modos de aplicación del tratamiento

La terapia dialéctica conductual estándar para el trastorno de personalidad límite es un programa muy completo que incluye cuatro modos de terapia:

  • Terapia individual. Es el formato básico. Un terapeuta es el responsable de llevar a cabo las sesiones individuales. Las sesiones se caracterizan por ser una vez a la semana con una duración de entre unos 50 – 60 minutos.
  • Entrenamiento de habilidades. Corresponde a la modalidad de terapia de grupo y en complemento con la terapia individual. El terapeuta debe de ser distinto en las dos modalidades. Las habilidades que se entrenan en el trastorno de personalidad límite serían habilidades de mindfulness, regulación emocional, tolerancia al malestar y eficacia interpersonal. Las sesiones serían también de una por semana con una duración de unas 2 – 3 horas.
  • Generalización de actividades. Ayudar al paciente a integrar las habilidades aprendidas en su contexto natural. Para ello se utilizan las llamadas telefónicas entre sesiones mientras la persona pone en marcha sus habilidades en situaciones naturales.
 
  • Equipos de consulta. Como forma de prevención del burnout en los terapeutas responsables de llevar a cabo el tratamiento. Las sesiones de supervisión se realizan de forma semanal con todo el equipo.

Asimismo, previo a la entrada en el programa de tratamiento, se establece un compromiso de asistir a la terapia durante el tiempo estimado (normalmente entre 6 meses -1 año). La no asistencia a cuatro sesiones seguidas suele ser motivo de cese de la terapia hasta la finalización del contrato, cuando se vuelve a negociar la entrada a la terapia.

Paciente con un psiquiatra

La terapia icónica

La terapia icónica nace a manos de Soledad Santiago López en el Centro Asistencial San Juan De Dios. Esta terapia funciona a través de un modelo integrado que incluye un modelo explicativo sobre la falta de regulación emocional, un modelo terapéutico donde se recogen las diferentes estrategias a utilizar para trabajar conductas no adaptativas y aspectos sobre la vulnerabilidad que aumentan el riesgo de conductas inestables.

Características de la terapia icónica y su aplicación

La terapia icónica se basa en el tratamiento del trastorno límite de la personalidad a través de iconos. Estos iconos constituyen una manera de verbalizar ciertos aspectos de la conducta no adaptativa de manera no enjuiciadora. Del mismo modo, se fomenta el insight, permite el entrenamiento de habilidades, como es la tolerancia a la frustración y promueve estrategias de aceptación. Además, se trabaja en otros aspectos como es la sensación de vacío, la identidad personal, la autoestima. etc.

 

La terapia icónica se constituye de 32 iconos que el individuo puede situar en una especie de mapa que le permite orientarse desde la emoción negativa hasta la estrategia de afrontamiento más útil. Esta estrategia de afrontamiento es a su vez representada mediante un icono.

En cuanto a su duración, es de aproximadamente 12 semanas y se realiza en conjunto con sesiones grupales, individuales y familiares una vez por semana.

Binks CA, Fenton M, McCarthy L, Lee T, Adams CE y Duggan C (2006b). Terapias psicológicas para personas con trastorno de la personalidad borderline. En: Biblioteca Cochrane Plus, número 2, 2008. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com Swales, M. (2009). Dialectical Behaviour Therapy: Description, Research and Future Directions. International Journal of Behavioral Consultation and Therapy, 5 (2), 164-177 Verheul, R., Van Den Bosch, L.M.C., Koeter, M.W.J., De Ridder, M.A.J., Stijnen, T & Van den Brink, W. (2003). Dialectical behaviour therapy for women with borderline personality disorder: 12-month, randomised clinical trial in The Netherlands. British Journal of Psychiatry, 182(2), 135- 140.