Trauma infantil: todo lo que debes saber

El trauma infantil es uno de los temas más desconocidos por la opinión pública, pero también uno de los más investigados por la incidencia que tienen este tipo de fenómenos en la vida de los pequeños que los sufren.
Trauma infantil: todo lo que debes saber
Cristina Roda Rivera

Escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera.

Última actualización: 11 junio, 2022

El trauma infantil y adolescente está muy estudiado. Algunos niños crecen con la situación traumática y experimentan el evento como una puerta de entrada a una nueva realidad. Otros experimentan que el evento traumático se ha instalado en el cuerpo o en la mente. Lo viven como un miedo constante a que lo terrible vuelva a suceder, como un pensamiento de que uno está destruido para siempre y las cosas nunca volverán a ser como antes. Una consecuencia frecuente es la culpa o la pérdida de confianza en otras personas.

Las personas reaccionan de manera muy diferente y no hay formas correctas o incorrectas de reaccionar. Debido a que los niños y los adolescentes reaccionan de manera distinta, hablamos de “eventos potencialmente traumáticos”.

Los eventos potencialmente traumáticos pueden ser abuso sexual, abuso, experiencias de violencia, presenciar violencia entre padres, desastres, accidentes, muerte súbita de familiares cercanos, guerra y experiencias relacionadas con refugiados.

Algunos tipos de acoso escolar también pueden tener efectos traumáticos. Las enfermedades crónicas con mucho dolor y experiencias hospitalarias aterradoras también pueden provocar traumas. Tales incidentes son abrumadores porque pueden amenazar el sentido de seguridad y autoestima del niño y conducir a una experiencia duradera de peligro e impotencia.

Niña triste llorando

Trauma infantil: cómo se expresa en distintos grupos de edad

Se cree que el trauma infantil es grave porque afecta a los procesos de desarrollo de los niños. Los síntomas pueden manifestarse de diferentes maneras dependiendo de la edad del niño.

Muchos síntomas que se observan típicamente en los niños después de un trauma son normales para los niños de algunas edades, como dificultades para dormir en los bebés, poca capacidad para prestar atención e ira en los niños pequeños.

Cuanto más pequeño es el niño, menos específicos pueden ser los síntomas. Los estudios han demostrado que el estrés temprano y severo puede afectar el desarrollo del cerebro. Es importante saber que el cerebro se ve constantemente afectado por nuestras experiencias y que es bueno para repararse a sí mismo.

Lo más importante es que los niños que viven en ambientes dañinos sean descubiertos y lleguen a un ambiente seguro donde puedan recibir apoyo.

El trauma infantil en bebés y niños de edad preescolar

En el caso de los bebés y los niños en edad preescolar, se han informado casos de ansiedad por separación, ansiedad fóbica, rabietas, enuresis nocturna, hiperactividad y dificultad para dormir después de un trauma.

Pueden ir atrás en su evolución y, por ejemplo, de repente, querer dormir en la cama de sus padres o negarse a jugar solos. Pueden tener dificultad para regular las emociones. El sentimiento de inseguridad pueden dificultar la interacción social, especialmente si los adultos significativos, por diversas razones, no pueden ayudarles a comprender e interpretar las emociones.

En los niños en edad escolar primaria se pueden identificar dificultades de comportamiento y condutas de oposición, hiperactividad y dificultades sociales. Pueden parecer demasiado preocupados por su propia seguridad y la de los demás y parecer ansiosos.

Los niños mayores pueden reflexionar sobre sus propias acciones y responsabilidades. Por lo tanto, pueden experimentar más vergüenza y culpa que los niños más pequeños. Además, pueden manifestar problemas de salud física, como dolor abdominal y dolores de cabeza, dificultades para concentrarse y problemas de aprendizaje.

El trauma en la adolescencia

En la adolescencia, la identidad, la amistad y la separación de los padres son particularmente desafiantes. Las experiencias traumáticas pueden afectar a estos procesos de desarrollo.

Los jóvenes pueden estar particularmente preocupados por no ser percibidos como diferentes, por lo que pueden llegar a alejarse de amigos y familiares. Después de los desastres, pueden desarrollar ansiedad por separación, lo que puede interferir con su desarrollo hacia la independencia.

Además, pueden surgir dificultades escolares y muchos desarrollan pensamientos de venganza y cambios en la percepción del mundo como predecible y de las personas como buenas o malas, lo que aumenta la sensación de inseguridad.

Los niños y los adolescentes pueden desarrollar graves dificultades neurofisiológicas, emocionales, sociales y psicológicas después de eventos traumáticos. Pueden desarrollar depresión, trastornos del comportamiento, psicosis, abuso de sustancias, trastornos alimentarios y síntomas de trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Factores de riesgo para desarrollar un trauma

Los factores de riesgo son la gravedad, la personalidad y las dificultades previas del incidente. Haber estado expuesto a varios traumas, especialmente en combinación con negligencia, aumenta el riesgo de desarrollar síntomas.

Los primeros días

En los primeros días, el medio ambiente puede hacer mucho para prevenir dificultades posteriores. Es importante que la ayuda se adapte para que no interfiera, sino que apoye el “proceso de curación natural” por el que pasan la mayoría de las personas. Las estrategias del ayudante en la fase aguda deben aspirar a contribuir a cinco objetivos generales:

  • Garantizar la seguridad.
  • Crear paz.
  • Facilitar un buen contacto social con los demás.
  • Facilitar el dominio.
  • Comunicar esperanza.
Niño triste

Tratamiento si los problemas persisten

Para algunos, este apoyo temprano no será suficiente para evitar que se desarrollen las dificultades y necesitarán psicoterapia. Hoy en día, existen muchos métodos que se han investigado y que pueden mostrar buenos resultados de tratamiento.

La mayoría de ellos tienen en común que se basan en una evaluación exhaustiva de las dificultades, los recursos y el desarrollo del niño. La intervención se adapta a la problemática del niño y de la familia.

Los componentes centrales que parecen repetirse en la mayoría de los métodos basados ​​en el conocimiento son los siguientes:

  • Brindar al niño y a la familia buena información sobre el trauma y la conexión entre lo que sucedió y las dificultades del niño.
  • Trabajar para comprender y reducir las reacciones de estrés y las dolencias del niño y la familia.
  • Ayudar a mejorar la regulación emocional y el manejo del miedo, la ansiedad y la ira.
  • Fortalecer el dominio y mantener rutinas diarias apropiadas.
  • Hablar de lo que ha sucedido y cambiar los pensamientos inapropiados.
  • Si es relevante, trabajar con experiencias de duelo y pérdida.
  • Trabajar con los padres para fortalecer las habilidades de crianza
  • Garantizar la seguridad y practicar el reconocimiento y la gestión de situaciones de riesgo.

Terapia cognitiva conductual centrada en el trauma (TF-CBT)

Un modelo que contiene estos componentes es la terapia cognitiva conductual centrada en el trauma (TF-CBT). Las investigaciones muestran que la TF-CBT resuelve con éxito una amplia gama de dificultades emocionales y conductuales asociadas con experiencias traumáticas únicas, múltiples y complejas.

El trabajo clínico y la investigación de Judith Cohen, Anthony Mannarino y Esther Deblinger condujeron al desarrollo de TF-CBT.

Con el deseo de comprender mejor las dificultades que enfrentan los niños y los adolescentes traumatizados, ampliaron los métodos conductuales cognitivos tradicionales, extendiendo su alcance al incorporar la terapia familiar y usar un enfoque sensible al trauma en la aplicación de la terapia a niños y jóvenes.

En TF-CBT, las intervenciones diseñadas para satisfacer las necesidades de los niños y los adolescentes que experimentan dificultades emocionales y psicológicas como resultado de un trauma se integran con estrategias humanísticas, cognitivas conductuales y familiares. Esta intervención no suele durar más de 16 sesiones, ya que más del 80 % de los niños traumatizados aprecian mejoría en este tiempo.

Te podría interesar...
5 rasgos asociados a traumas de la infancia
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
5 rasgos asociados a traumas de la infancia

Los traumas de la infancia tienen un gran alcance en el tiempo. Si no se trabajan, llegan a invadir la personalidad y a condicionar toda la vida.