Tres estrategias para potenciar la resiliencia, según Lucy Hone

Las tres estrategias para potenciar la resiliencia de Lucy Hone están relacionadas con el enfoque que se adopta cuando se enfrenta una situación adversa. ¡Descúbrelas!
Tres estrategias para potenciar la resiliencia, según Lucy Hone
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 03 diciembre, 2020.

Escrito por Edith Sánchez, 03 diciembre, 2020

Última actualización: 03 diciembre, 2020

La doctora Lucy Hone es directora del Instituto de Bienestar y Resiliencia de Nueva Zelanda. Vivió en carne propia un drama enorme: la muerte de su hija. Esto le permitió ver la vida desde una nueva perspectiva y es así como formuló sus tres estrategias para potenciar la resiliencia.

Lucy Hone dice que hay momentos en la vida en los que cada día se ve como una montaña que se debe escalar, a pesar de la fatiga. Lo primero que se observa al despertar es esa cuesta arriba y diariamente se duda sobre si renunciar o no. Es ahí cuando pueden funcionar las tres estrategias para potenciar la resiliencia, de Lucy Hone.

Su pequeña hija murió cuando tenía 12 años en un accidente automovilístico. Fue un dolor enorme para Lucy Hone. Pese a todo, esa situación le dio la oportunidad de probar en la práctica las tres estrategias para potenciar la resiliencia. Después de comprobar que funcionaban, las compartió con todo el mundo.

Las personas resilientes se cuidan mucho al elegir en qué centran su atención”.

-Lucy Hone-

Mujer pensando en cómo vivir con sentido

1. Magia ordinaria, una de las estrategias para potenciar la resiliencia

La primera de las estrategias para potenciar la resiliencia es acudir a la magia ordinaria. ¿Qué es esto? Lucy Hone lo define como la perspectiva sensible y profunda que nace cuando se pasa por un momento especialmente difícil.

Todos los seres humanos cambiamos cuando nos enfrentamos a la adversidad. La diferencia entre unos y otros radica en el punto de vista que se adopta. En principio, el dolor personal se asume como una especie de discriminación. “La vida me ha puesto en este lugar”. Sin embargo, al ahondar un poco se descubre que las calamidades les ocurren a todas las personas, en mayor o menor medida.

Ese es un momento mágico en el que cada persona se siente parte de la humanidad y lo experimenta de forma especial. Si hay algo que nos une como especie es esa vulnerabilidad al dolor, la conciencia de que todos sufrimos alguna vez. Tomar conciencia de ello nos hace más humanos y estrecha los vínculos que tenemos con los demás.

2. Sintonizarse con lo bueno

La sintonía con lo positivo también forma parte de la magia ordinaria y es una de las estrategias para potenciar la resiliencia. En situaciones adversas suele imponerse lo que se conoce como sesgo de negatividad. Consiste en prestar mayor atención a todo lo que es malo y, muchas veces, concederle más importancia de la que tiene.

Sintonizarse con lo bueno es hacer el proceso inverso. No se trata solo de buscar y encontrar lo positivo que hay en los momentos difíciles, sino de vincularnos emocionalmente con ello. Para lograrlo, hay que mirarlo en detalle y descubrir todo lo bueno que aporta.

Se trata de una elección personal y de una decisión. En un momento dado se resuelve enfocar la atención hacia lo positivo y no desistir de ese empeño. También se elige apreciarlo en su verdadero valor. Dice Lucy Hone que, con los días, esto ejerce un extraordinario efecto sobre las personas. No solo alivia el dolor, sino que se convierte en una semilla de optimismo y esperanza, lo cual es fundamental para desarrollar la resiliencia.

Mujer tocando una mariposa

3. Pensamientos que ayudan o perjudican

La tercera estrategia para potenciar la resiliencia tiene que ver con una constante autoobservación. Es normal que en los momentos aciagos se tienda al pesimismo, así como a traer a la memoria otros episodios difíciles que han marcado nuestra vida. Es una dinámica que se da de forma natural, pero a la que es importante resistirse.

La manera de hacerlo es observándonos de manera continuada. Hone propone hacerse una pregunta con frecuencia, en especial frente a los asuntos importantes: esto que estoy pensando, ¿contribuye a mi propósito de superar el dolor?

Ese interrogante ayuda, por ejemplo, a ser más buenos con nosotros mismos. Lucy Hone dice que muchas veces las personas caen en la trampa de esconder sus sentimientos o exigirse más de lo que pueden dar. Con la pregunta citada se logra poner un límite a esas actitudes que, en realidad, terminan haciendo mucho daño. Por eso vale la pena repetir una y otra vez el mismo interrogante.

La doctora Hone también dice que, junto con las tres estrategias para potenciar la resiliencia, también conviene tener presente que nadie lo logra solo. Es importante aprender a pedir ayuda y aceptarla cuando alguien la brinda. También es conveniente recordar que los demás existen y no encerrarnos en nuestro propio dolor.

Te podría interesar...
Resiliencia, ser fuerte a pesar de las tormentas
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Resiliencia, ser fuerte a pesar de las tormentas

La resiliencia es una habilidad que todos podemos aprender a potenciar. Descubre cuáles son las características de las personas resilientes y entré...



  • García, M. D. L. O. P., & Mosquera, A. C. R. (2016).
  • . Cuadernos de Trabajo Social, 29(2), 299.