Un veneno realmente dañino, la baja autoestima

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 9 marzo, 2015
Okairy Zuñiga · 18 abril, 2014

 

La combinación de la baja autoestima con sentimientos negativos -como los derivados de la ansiedad, depresión y estrés- puede ser una combinación fatal, que potencialmente puede incrementar nuestros problemas mentales y físicos.

A veces, pensamos que los pensamientos negativos y la baja autoestima son solo un estado de ánimo pasajero que no dejan una huella profunda en nuestras vidas, salvo que permanezcan en nuestras vidas durante un periodo de tiempo considerable.

Esto es un error muy serio pues, se ha demostrado que las emociones que acompañan a estos estados de ánimo sabotean a nuestro sistema inmune, dejando a nuestro cuerpo sin defensas frente a los continuos ataques que recibimos del exterior. Por otro lado, es bueno recordar estas dos situaciones nos hacen más propensos a padecer problemas del corazón.

Solemos olvidar que lo que pasa en nuestra mente también afecta a nuestro cuerpo. En las últimas décadas se han realizado varios estudios que buscan analizar la existencia de esta relación y los resultados han sido muy interesantes.

Un estudio, que se llevó a cabo en el University College of London, descubrió que aquellas personas que viven con optimismo y tienen una alta autoestima, también tienen mejores funciones biológicas. Además, estas personas tenían una comprensión de su vida y de sí mismos más realista y feliz.

 

Identifica el momento de pedir ayuda

 

Es muy importante que prestes atención a los síntomas de la baja autoestima y busques la ayuda profesional correspondiente cuando:

– Sientas que no estás haciendo las cosas correctamente
– Desconfíes de tus instintos
– Tu voz interior te recuerde constantemente que eres incapaz de hacer las cosas a pesar de que sabes lo contrario
– Te descuides en todos o en un sentido porque creas que no vale la pena o que no mereces el esfuerzo

La autoestima proyecta la imagen que tenemos de nosotros: la forma en la que nos vemos va a tener mucho que ver como la forma en la que van a vernos los demás. Así, por ejemplo, cuando tratas de esconder tus defectos pero al mismo tiempo interiormente les prestas mucha atención, lo que haces es señalarlos aún más frente a los demás y exponerlos, sin querer, como carta de presentación. Por otro lado, también

Esto quiere decir que solo nos esforzaremos en buscar aquello que creemos merecer. Una autoestima sana se caracteriza por un amor y respeto por nosotros mismos, la creencia de que merecemos el amor, la felicidad y la confianza para trabajar por las cosas que deseamos.

 

Ventajas de la autoestima en la salud

 

– El humor y la risa ayudan a tener un sistema inmune más fuerte y sano.
– La personas con problemas cardíacos y con buena autoestima tienen menos probabilidades de enfermar y pasar largas estadías en los hospitales.
– Mantenerse optimista y tener buenas expectativas del futuro reduce las posibilidades sufrir un ataque cardíaco hasta en un 50% y facilita la recuperación de cirugías.
– La autoestima permite tener una mejor calidad de sueño y una mayor creatividad.

 

Mejora tu autoestima

 

Ahora que ya conoces los efectos de la autoestima en la salud, es buen momento para mejorarla. Recuerda que se trata de mejorar la imagen que tienes de ti mismo, lo cual puedes lograr de distintas formas: haciendo una lista de tus cualidades y metas cumplidas, asumir la responsabilidad de nuevos retos, hacer a un lado la autocrítica excesiva y cambiar los hábitos negativos, etc.

Aunque el proceso de aumentar nuestra autoestima puede implicar muchos retos, el resultado siempre vale la pena.