Una maleta llena de sueños

27 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña Herrera
Emigrar es un proceso muy duro que puede repercutirnos en lo físico y lo emocional. El Síndrome de Ulises es un constructo que recoge los signos y síntomas presentes en los migrantes.
 

El hecho de emigrar es algo que ha acompañado al hombre desde sus inicios. En todas las épocas y lugares ha habido grandes corrientes migratorias que se embarcaban hacia lo desconocido, motivados por la búsqueda de una vida mejor. Ahora bien, por los estudios actuales se sabe que entre la población emigrante, hay más incidencia de enfermedad mental. ¿Conoces el Síndrome de Ulises?

Sin bien los procesos migratorios han cambiado mucho, las razones por las cuales se emigra, se mantienen vigentes. Eso sigue empujando aún a día de hoy a millones de personas a abandonar sus hogares. Este hecho, suele dejar una profunda huella en la persona.

¿Qué es el Síndrome de Ulises?

Hombre con síndrome de Ulises

Hoy en día, diferentes estudios han demostrado que las personas que emigran presentan un gran nivel de estrés debido a los actuales requisitos y exigencias legales para residir en un país extranjero. Aquellos que emigran ilegalmente son los que sufren más niveles de estrés, por razones obvias.

Todo esto ha llevado a Joseba Achótegui, psiquiatra y profesor de la Universidad de Barcelona, a denominar este efecto como “Síndrome de Ulises” (o “Síndrome del Inmigrante con Estrés Crónico”, en términos científicos). Este autor habla de los aspectos negativos de la migración, que incluyen el proceso denominado «duelo migratorio», pues en estos casos parece que algo realmente «muere» en el alma del viajero.

 

¿Qué provoca esta tensión?

Existen cuatro aspectos que aumentan el estrés migratorio y que empeoran la salud mental de las personas que se asientan en otro país:

  • Encontrarse solo
  • Sentir que se ha fracasado
  • La lucha diaria por adaptarse a una sociedad que desconoce (idioma, costumbres, leyes, trabajo…)
  • El miedo a lo desconocido

Todos estos factores golpean duramente a muchas personas. Igualmente, se relacionan directamente con el hecho de dejar atrás a la familia y a los seres queridos, la nostalgia, la falta de posibilidades, los cambios de hábitos y cultura y el desconocimiento sobre el nuevo modo de vida.

Principales síntomas del Síndrome de Ulises

Las personas aquejadas por este síndrome suelen presentar algunos de los siguientes síntomas: 

  • Angustia
  • Culpa (atribuyéndose, por lo general, el mal que los seres queridos pueden estar padeciendo en el país de origen)
  • Nerviosismo
  • Insomnio
  • Excesivas preocupaciones (lo que dificulta una correcta toma de decisiones)
  • Inhibición conductual
  • Aislamiento
  • Fuerte sensación de soledad y desamparo
  • Fatiga física y mental
  • Aumento o pérdida de peso
  • Falta de concentración

Un cambio de perspectiva

Mujer cambiando su perspectiva mientras mira el ordenador
 

Para reducir los efectos de este síndrome pernicioso una persona que quiera emigrar debería:

  • Informarse previamente de las condiciones del viaje (horas, distancia, medios…)
  • Conocer la cultura a la que deberá integrarse (idioma, costumbres, leyes, usos sociales, vestimenta, etc.)
  • Conocer las principales instituciones del país
  • Saber dónde debe ir a realizar los convenientes trámites administrativos (homologación de títulos, visado, empadronamiento, etc.)
  • Si es posible, visitar el país previamente para conocer a dónde se va
  • Contactar con compatriotas residentes en ese país
  • Tener claro dónde se va a vivir y qué documentos se necesitan para realizar el alquiler, dar de alta luz, agua, internet, etc.

En definitiva, si estás planeando emigrar a otro país en búsqueda de oportunidades y de una mejor calidad de vida, es fundamental que cuentes con una fuerte convicción y fortaleza, y que estés dispuesto a mirar siempre hacia adelante. Ten presente que quienes te quieren estarán orgullosos de que tomes una decisión tan importante y que si las cosas no te salen como las planeas, seguramente tus seres queridos seguirán apoyándote de forma incondicional.