Ventajas de aprender un idioma

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 25 noviembre, 2015
José Maria Tabares · 17 septiembre, 2013

Aprender un idioma puede resultar altamente beneficioso para nuestro entorno profesional ya que nos permite estar en contacto con todo tipo de gente. Además, también nos servirá para conocer mejor otros países, culturas y tradiciones completamente distintas a la nuestra, consiguiendo así una actitud mucho más abierta ante la vida.

Es más, aparte de todas las puertas profesionales que una segunda lengua os puede abrir, también existen otras ventajas, sobre todo para nuestro cerebro, que también son a tener muy en cuenta. ¿Queréis conocerlas? Pues seguid leyendo a continuación.

Un segundo idioma desarrolla nuestra mente

Como es obvio, mientras más trabajeis en un idioma, seguro que a la larga disfrutaréis de una mente mucho más prodigiosa. Y es que si os ponéis día a dia con una lengua, a aprender sus vocablos y a practicar su gramatica, esto hará que nuestro cerebro tenga que “trabajar” más consiguiendo así una memoria más desarrollada. Estudiar una segunda lengua es en definitiva como hacer un sodoku, o un rompecabezas donde todas las piezas (palabras) tienen que encajar.

Obtendremos una mejor atención

Aprender un idioma hará que también desarrollemos una mejor atención. ¿La razón? Pues básicamente porque habremos aprendido sonidos completamente distintos entre una lengua y otra, que quedarán grabados en nuestra mente.

Seremos mejores haciendo dos cosas a la vez

Conocer profundamente otro idioma aparte del nuestro, hará que también podamos realizar dos tareas de manera más eficienteres al mismo tiempo. Esto es debido a que cuando una persona tiene dos lenguas en su mente, puede “cambiar el chip” de una a otra más rapidamente. Cuando lo consigáis, probad ahora a hacer dos cosas al mismo tiempo y ya veréis de lo que sois capaces.

Os ayudará a ser mejores en vuestra lengua materna

Cuando somos pequeños, simplemente aprendemos nuestra lengua materna a través de oírla mucho, pero no practicamos ni su escritura o gramática. Por ello, cuando aprendemos una segunda lengua, somos capaces de entender mejor todos los “entresijos” de nuestro primer idioma (construcciones de frases, tiempos verbales, expresiones…).

Descubriréis nuevas formas de conocimiento
 

Además de todo lo dicho arriba, aprender idiomas puede, en el sentido más estricto de la palabra, expandir vuestra mente a nuevas formas de conocimiento para aprender conceptos y expresiones completamente nuevas. Por ejemplo, en el japonés y su escritura en “kanji” existen palabras y caracteres que en nuestro idioma no tienen traducción. Así que si estáis interesado en aprender el idioma del país del sol naciente, estad preparados para almacenar mucho más conocimiento en vuestro cerebro.

Tras leer este artículo, estaréis de acuerod que aprender un segundo idioma nos ofrece todo tipo de ventajas tanto en aspectos formativos, como para tener una mente mucho más prodigiosa y desarrollada. ¿A qué estáis esperando para “poneros las pilas" y aprender ya uno?

Imagen por cortesía de diesmali