¿Cómo piensan las mentes enfrentadas en un conflicto sin final?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 10 diciembre, 2016
Roberto Muelas Lobato · 10 diciembre, 2016

¿Te imaginas vivir en un conflicto?, ¿levantarte cada día pensando que existen una probabilidades altas de que pueda ser el último? Por desgracia hay personas que no necesitan imaginárselo. Estas personas son las que viven el día a día inmersos en un conflicto que parece no tener final.

Llamamos conflictos intratables a esos conflictos o guerras que se mantienen en el tiempo y para los que la solución no parece llegar ni adivinarse. La solución a estos conflictos es difícil de conseguir y su permanencia en el tiempo produce un gran desgaste en las personas que los viven directamente, ya sea desde una posición neutra o desde uno de los bandos enfrentados.

Aquellos que se ven obligados a vivir en esta situación durante mucho tiempo acaban desarrollando estructuras mentales que les permiten reducir las consecuencias del conflicto en sus vidas. La parte negativa es que estas mismas estructuras también dificultan la consecución de la paz.

sombras-conflicto

“El hombre no será sabio hasta que resuelva toda clase de conflictos con las armas de la mente y no con las físicas”

-Werner Braun-

¿Qué es un conflicto intratable?

Los enfrentamientos, para llegar a ser considerados intratables, deben presentar ciertas características. Algunas de ellas son:

  • Tienen un carácter violento. La violencia puede ser física, estructural o simbólica.
  • Presentar una larga duración temporal.
  • El conflicto debe ser central y total. La vida de los que se ven afectados por el conflicto se ve afectada por el desarrollo del conflicto, éste es una preocupación constante y hace que la satisfacción de sus necesidades sólo se cumpla cuando el conflicto se lo permite.
  • La seguridad es una necesidad constante en las vidas de los que se ven inmiscuidos en el conflicto.
  • Existe una percepción de suma-cero. Las partes contendientes no reconocen los requerimientos de sus oponentes.

“Para evitarte conflictos, que tu lengua no se adelante a tu pensamiento”

-Juan Carlos Flores Legorreta-

¿Conoces algún conflicto con estas características? Seguro que sí. En la actualidad, el conflicto en Siria e Irak encaja perfectamente en esta definición, aunque no es el único.

La evolución de la mente en los conflictos

La psicología de las personas que se ven afectadas por estos conflictos sufre cambios. Las experiencias negativas que tienen que afrontar hacen que su estructura socio-psicológica sea diferente. Esta estructura está compuesta por tres elementos que están conectados entre sí:

  • La memoria colectiva: son las creencias sociales referidas a la historia del conflicto y que describen el comienzo, la progresión y los eventos más importantes ocurridos durante el transcurso del conflicto. Es una memoria selectiva que solo recuerda aquellos eventos que benefician su causa. Esta memoria colectiva incluye distintos tipos de memoria como son la memoria popular, la memoria oficial, la memoria autobiográfica, la memoria histórica y la memoria cultural. Su retransmisión se realiza a través de las noticias,
  • El ethos del enfrentamiento: son las creencias compartidas sobre las características de la sociedad y el significado de la identidad social. Es una visión organizada del mundo que permite a los miembros de la sociedad comprender el contexto del conflicto en el que viven y que guía sus comportamientos. Las principales creencias son la justicia de los objetivos del grupo, una imagen positiva, la victimización, la deslegitimación del oponente, el patriotismo y la unidad.
  • La orientación emocional colectiva: es la tendencia a expresar emociones particulares. Las emociones más comúnmente expresadas son el miedo, la ira y el odio, aunque también la humillación, el orgullo y la esperanza.

el-miedo

Los conflictos desde el sofá

Esta estructura provee una explicación clara, holística y con significado de por qué el conflicto comenzó, por qué se mantiene y por qué no se va a resolver. Sin embargo, nosotros, los que vemos el conflicto desde la tranquilidad en nuestras casas, no poseemos esta misma estructura socio-psicológica.

“La posición en un conflicto… Muchas veces no se limita a la decisión que se toma, sino a sus consecuencias”

Luis Gabriel Carrillo Navas

Nuestras opiniones sobre el conflicto van a ser diferentes de los que se ven inmersos en él, ya que las consecuencias para unos y para otros son diferentes. Es importante comprender esta estructura a la hora de juzgar las opiniones de las personas que viven el día a día inmersos en un conflicto y de cara a entender que la resolución del enfrentamiento no va a ser fácil si estas estructuras no cambian.