Wonder: la lección de August

Cristina Calle Guisado · 15 noviembre, 2017

Wonder: la lección de August es una historia sencilla y familiar que apareció en una época en que los lectores parecían atrapados por relatos fantásticos e incluso oscuros. Salió a la venta el 14 de febrero de 2012, y se ha situado en los puestos de las novelas más vendidas en varios países. Encontrando en la red la mejor manera de promocionarse. Como dice uno de sus lectores: «Léela. Compártela. Coméntala». 

El protagonista de Wonder es August Pullman, un chico de diez años con una grave malformación facial a causa del síndrome de Treacher Colllins. A pesar del síndrome, August es un niño normal, se enfrenta a los mimos problemas que todos los niños, a punto de ser adolescentes, deben afrontar. Pero nació con una cara distinta y eso hace que lo que ya de por sí no es fácil, se complique un poco más. Afortunadamente cuenta con el apoyo de su familia y amigos.

“… y el universo no nos abonada, cuida de sus creaciones más frágiles de un modo invisible. Por ejemplo, con unos padres que te adoran ciegamente……”

-Justin-

August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, entre la compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de “La guerra de las Galaxias“. Sin embargo, todo cambiará cuando vaya al colegio por primera vez.

Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal y como es, sonreír a los días grises y tener fe en que, al final, siempre encontrará una mano amiga. Realizará un largo y apasionante viaje durante quinto curso para aprender una gran lección, una lección que es útil para todos y que el libro de alguna manera nos presta, para que la hagamos nuestra.

“Todo el mundo debería recibir una ovación del público puesto en pie al menos una vez en la vida, porque todos vencemos al mundo”.

-August Pullman-

Padres agarrando la mano de su hijo

La saga Wonder para concienciar sobre el bullying y el síndrome de Treacher Collins

La lección de August es el primer libro de Raquel Jaramillo Palacio, el primero de lo que más tarde se convertiría en toda una saga, la saga Wonder. Una saga donde personajes bien dibujados nos cuentan la misma historia desde distintos puntos de vista.

En las escuelas se está utilizando la saga Wonder para concienciar sobre el bullying y dar a conocer el síndrome de Treacher Collins. Algunos padres con hijos afectados por este síndrome aseguran que los libros reflejan muy bien la enfermedad y las dificultades que conlleva.

No se trata de esta enfermedad en concreto, sino del peso que significa ser diferente o no ser considerado “normal”. August será rechazado por algunos de sus compañeros en la escuela, especialmente por los más populares y sobre todo por Julian, quien junto a sus padres le pondrá todas las zancadillas que podamos imaginar.

“A veces es imposible ser uno más, por mucho que lo intentes”.

-August Pullman-

En este sentido, aplicadas al problema que nos ocupa, existe un gran número de guías de lectura en Internet para trabajar con los alumnos en distintos contextos educativos. Con la ayuda de esas guías podemos profundizar en el contenido de la saga Wonder, entendiendo mejor a sus personajes y aprendiendo a aceptarnos mejor a nosotros mismos y a los demás.

Es una saga muy recomendable, original, diferente, incluso chocante. En el que resulta fácil identificarse con muchos de sus personajes. Esta es una de las genialidades de esta saga, que aunque cuenta con un protagonista, no será el único que nos relate la historia. Serán varios los personajes que desde su punto de vista nos narren la historia de Wonder.

Seas como seas August te llegará al corazón.

Wonder con su amigo

La autora de Wonder

La autora se inspiró en el título de una canción de Natalie Merchant para titular a su primer libro Wonder. El origen está en un incidente que ocurrió hace casi una década, cuando su hijo menor tenía unos tres años y entró en pánico ante la presencia de una niña que padecía el síndrome genético conocido como Treacher Collins. La incomoda situación impactó a R. J. Palacio y en este impacto encontró la inspiración y la fuerza que necesitaba para escribir su primer libro.

Antes, R. J. Palacio se dedicaba a diseñar cubiertas para cientos de autores, mientras soñaba con escribir algún día una novela. Estaba convencida que nunca llegaría su momento, hasta que se dio cuenta que lo único que debía hacer era empezar a escribir. Y así nació “Wonder: la lección de Agust”, la primera novela de la saga Wonder. Saga compuesta por varios títulos más que completan un apasionante viaje, diferenciando el punto de vista de varios de sus personajes.

Completan la saga:

  • La historia de Julian.
  • El juego de Christopher.
  • Charlotte tiene la palabra.
  • El libro de preceptos señor Browne. Cuando la autora decidió escribir este libro, pidió ayuda a sus lectores: en dos semanas, había recibido más de mil postales con preceptos procedentes de todo el mundo.
  • Y otros que puedan llegar…..

La autora insiste en un convencimiento propio: mucha más gente buena que mala. Que contrasta con la tendencia de muchas personas a centrar su atención en los aspectos negativos de cualquier persona o situación. Con la saga Wonder, su autora pretende recalcar la importancia de valorar y agradecer a la gente noble, amable y de buen corazón que se cruza en nuestro camino.

Wonder la película

Wonder en la escuela

Y muy pronto, en Diciembre de 2017, podremos ver la película inspirada en la primera novela de la saga Wonder, “La lección de August”, en todos los cines. Dirigida por Stephen Chbosky, quien buscó a la autora Raquel Jaramillo como asesora del largometraje con el objetivo que la película fuera fiel al libro y a la idea de la autora. El reparto cuenta con actores de a altura de Julia Roberts y Owen Wilson, como los padres del protagonista, y con Jacob Tremblay, en el papel de August; entre otros grandes.

Wonder es una historia sencilla y profunda, que da pena terminar. Despedirse de August resulta difícil, pero realmente vale la pena conocerlo a él, a todo su mundo y a todos los que lo habitan. Por suerte contamos con otros títulos de la saga Wonder, donde conoceremos la historia desde las vivencias de otros personajes como: Julian, Christopher, Charlotte y un libro de preceptos del señor Browne.

“La única razón por la que no soy normal es que nadie me ve así, pero bueno no me quejo. Uno no puede ser uno más del montón, cuando ha nacido para destacar”.

-August Pullman-