10 formas para quitarte a alguien tóxico de la cabeza

Belén Gisbert Vercher · 6 junio, 2015
Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Alejandro Rodríguez

¿Alguna vez te pasado que no puedes parar de pensar en alguien por lo que hizo, dijo, o porque te dejo desconcertado con sus acciones?

Cuando alguien nos lastima a nosotros o a nuestros seres queridos, es posible que se quede atascado en nuestra mente durante más tiempo del que nos gustaría. Esto puede provocar que nos sintamos mal no solo en el momento en que nos han hecho daño, sino durante días, semanas o incluso meses más tarde.

Así, cuando esto ocurre no podemos dejar de pensar en el comportamiento que nos ha dolido tanto, y retenemos en nuestra mente el recuerdo de la imagen y las palabras de la persona tóxica. Este hecho ocurre mucho por ejemplo, en parejas que terminan de forma repentina su relación.

Por suerte, es posible aprender a dejar ir este tipo de pensamientos y liberarnos de la influencia negativa que las personas poco sanas pueden dejar en nuestra vida incluso varios meses después de haberse ido de ella.

Tener pensamientos tóxicos

shutterstock_185853248

La mayoría de nosotros sabemos que los pensamientos tóxicos son perjudiciales tanto emocional como físicamente. De hecho, los estudios demuestran que una persona con pensamientos negativos tiende no solo a ser más infeliz, sino también a gozar de peor estado de salud y a tener una menor capacidad para enfrentarse a los retos de su vida.

Muchos investigadores apoyan este hecho; de hecho, algunos determinan que pensar de manera tóxica, juega un papel fundamental en enfermedades como la depresión, el cáncer, la enfermedad cardíaca y la enfermedad autoinmune.

Cómo eliminar los pensamientos tóxicos y dejar que alguien negativo salga de nuestra cabeza

Trabajamos muy duro para eliminar todo lo que sea tóxico en nuestras vidas: compramos productos orgánicos, evitamos los alimentos poco saludables, comemos verde… Pero ponemos muy poco esfuerzo en tratar deponer el verde” en nuestras mentes. Y, sin embargo, hacerlo puede tener un impacto muy positivo en nuestro día a día.

¿Cómo podemos, entonces, dejar de pensar en una persona negativa y el daño que nos ha hecho? ¿Cómo olvidar su actitud, comportamiento o acción que nos defraudó y tocó nuestra sensibilidad? ¿Por qué nos viene una y otra vez este recuerdo tan desagradable?

pensamiento

Estas 10 pequeñas pero poderosas ideas te ayudarán a quitarse a alguien negativo de tu cabeza, consiguiendo así salir de la espiral descendente de pensamientos y emociones tóxicas. Elige cualquiera de estas formas de pensar o actuar, y podrás quitarte a la persona indeseable que te ronda la cabeza de tu mente de una vez por todas:

1. Habla menos sobre esa persona y deja que pase más tiempo. El hecho de no nombrarla tanto y esperar a que el tiempo pase y actúe por sí solo como borrador, permitirá que se vaya antes de tu cabeza.

2. Espera y ve qué sucede después. A menudo, sentimos la necesidad de responder y reaccionar a las personas o situaciones difíciles de inmediato. En lugar de eso, simplemente date permiso para esperar y ver qué sucede después.

3. Aléjate de la culpa. Pensar en los eventos pasados ​​y echarte la culpa por ellos rara vez es productivo. Las cosas malas y los malentendidos «pasan» más a menudo, a través de una serie de eventos, como un efecto dominó. Ninguna persona tiene, por lo general, toda la culpa de algo.

4. Trata de no intentar entrar en la mente de otras personas. Realmente, nunca tendrás toda la seguridad sobre lo que piensa el otro, es imposible.

5. Trata con tu mayor problema en primer lugar. No importa lo que haya pasado, el mayor problema al que nos enfrentamos es nuestra propia ira. Nuestro enfado crea una nube de emoción que nos impide responder de una manera útil y productiva. Por tanto, eliminar esta emoción puede ayudarnos a descubrir formas más efectivas de actuar y a resolver nuestros conflictos con facilidad.

6. Practica la calma. Ante una situación en la que te hayas sentido ofendido o herido, es fundamental que consigas mantener tus emociones bajo control. De lo contrario, podrían desbocarse y acabar provocando efectos aún peores.

relajación

7. No creas todo lo que piensas. Cuando estamos secuestrados emocionalmente por la preocupación, el pesar, el miedo, la ansiedad o la ira, el estado emocional y físico que experimentamos nos hace ver que el malestar es algo real, pero puede que no sea cierto. En este caso, dudar de nuestras propias emociones puede ser una herramienta muy útil.

8. No eres un mago del tiempo. Cuando pensamos sobre hechos pasados que nos han dolido,​​ a menudo buscamos lo que podríamos haber hecho de manera diferente para evitar un altercado o resultado lamentable. Esto, sin embargo, rara vez nos aporta nada positivo.

9. Perdona. Somos muy leales a nuestro sufrimiento. Para librarnos de él, es aconsejable utilizar el perdón, tanto hacia la persona que nos ha ofendido como hacia nosotros mismos.

10. Cambia tu estado mental. Por último, si ninguna de las técnicas anteriores te ha sido de ayuda, puede que cambiar tu entorno y distraerte con elementos más agradables pueda servirte para reducir tus niveles de malestar y enfrentarte a tus problemas de forma más efectiva.