10 señales que indican que ya no estás enamorado

10 señales que indican que ya no estás enamorado
Gema Sánchez Cuevas

Revisado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 30 junio, 2021.

Escrito por Sofia Alcausa Hidalgo, 06 septiembre, 2015

Última actualización: 30 junio, 2021

El desamor duele, duele en el alma y en el corazón. Todas nuestras ilusiones se rompen como un jarrón que cae al suelo con fuerza y se parte en mil pedazos… o como ese mismo jarrón que se ha caído tantas veces y que siempre se podía salvar pero que ya no se puede arreglar. Es lo que ocurre cuando sientes que ya no estás enamorado.

Ya no nos miramos, ya no nos gustamos. Se ha perdido la complicidad y todo lo que construimos juntos, hemos dejado de amar… Pero, ¿por qué? ¿Qué ha matado nuestro amor? ¿Cómo se nos ha escapado de las manos de esta manera?

El tiempo, la monotonía, las diferencias, la distancia… nos han separado. Porque el desamor forma parte de la vida.

Cada pareja es un mundo y hay mil razones por las que ese amor que unió a dos personas ahora ha desaparecido. En muchas ocasiones no queremos ver lo que está pensando y nos damos no una, sino mil oportunidades hasta que ya no podemos más, porque todo tiene un límite.

¿Qué señales indican que ya no estás enamorado?

Pareja de espaldas

Ya no podemos soportar tantas peleas y tantas diferencias, la distancia ha sido insoportable de llevar o llevamos tanto tiempo juntos que hemos descuidado nuestro amor… se nos olvidó regar como a la más bonita de nuestras flores. Estas son algunas señales que indican que ya no estás enamorado.

1. Ya no te alegras cuando llega

Antes estabas deseando que llegara, contarle tus cosas, que te contara las suyas… Sentías ilusión y nadie podía sustituirlo. Sin embargo, ahora te resulta indiferente su presencia. Incluso, hay veces que ni siquiera deseas que llegue.

“Lo contrario del amor no es el odio, sino la indiferencia.”

-Elie Wiesel-

2. Ya no tienes fantasías sexuales con tu pareja

Ya no piensas en tu pareja a nivel sexual, ni se te pasa por la cabeza. Y si lo haces es con otras personas, no lo puedes remediar. Aunque no le eres infiel por respeto, tu mente te traiciona.

3. Ya no hay actos de cariño como un beso inesperado, una caricia, un regalo

 

Simplemente ya no sale. El cariño que de tantas maneras se demuestra ha desaparecido. No sientes esa sensación y esas ganas de darle un beso, una caricia o simplemente, un abrazo. La llama se ha apagado, el cariño se ha extinguido, tus sentimientos se han enfriado.

Pareja en la cama muy seria

4. Evitas el contacto físico a toda costa. No te apetece ni un beso

No soportas que te toque o te de un beso. No solo lo evitas, sino que lo rechazas cuando tu pareja lo hace, le respondes con un desaire o con indiferencia.

 

5. Tu cara expresa aburrimiento o ansiedad cuando estás con esa persona

Dicen que la cara es el espejo del alma, sin darte cuenta, tu tristeza y tu malestar cuando estás con esa persona se reflejan en tu rostro. Pero, recuerda que no es él o ella quien te lo genera, sino tú. No olvides responsabilizarte de tus emociones.

6. Ya no te interesas por su vida, por lo que le ocurre

Antes te preocupabas por como le había ido en el trabajo, si estaba contento o triste, que tal estaba con sus amigos, ya… nada. A veces, ni te acuerdas… Estás tan inmerso en tus pensamientos que el hueco que tenías para tu pareja se ha esfumado.

7. Esa persona ya no te resulta atractiva en ningún sentido

Pareja enfadada

Antes todo te gustaba; su voz, sus gestos, su físico, su personalidad, la forma en que te miraba, como se relacionaba con los demás… ¡todo! Cuando no estás enamorado no encuentras nada de todo aquello. A veces, hasta esas mismas cosas te molestan.

8. Fantaseas la posibilidad de tener una relación con otras personas de tu entorno

Cuando estás enamorado no tienes ojos para nadie más. Cuando ya no sientes nada, empiezas a mirar para otro lado. Hay compañeros de trabajo, amigos que miras con otros ojos… se abre un mundo de posibilidades a tu alrededor.

9. Ya no hay comunicación y, si existe, no son más que reproches, peleas…

Antes hablábais de todo, ahora ya no tenéis nada de que hablar y si lo hacéis no es más que para pelearos, reprocharos cosas del pasado, etc. El rencor se ha instalado y en ocasiones te ha hecho su esclavo.

10. Ya no forma parte de tu vida: nunca estáis juntos en nada

La distancia es física y mental. Cuando no estás enamorado cada vez te sientes más y más lejos de esa persona. Cada vez hay más distancias dentro de ti y fuera de ti. Ya cada vez tienes menos tiempo para compartir con tu pareja.

¿Qué hacer si ya no estás enamorado?

Una vez que te des cuenta que ya no estás enamorado, lo mejor es que te tomes tu tiempo para reflexionar qué es lo mejor para ti. Intenta visualizar la situación desde el exterior para poder tener una visión objetiva. Para ello, puedes imaginar lo que le dirías a una persona cercana si estuviera en la misma situación que tú.

Si tienes la esperanza de que con el tiempo puede surgir el enamoramiento. Es importante comunicarle a tu pareja cómo te sientes. Pues, reavivar la llama del amor no es tarea de uno solo. También es importante que escuches cómo se siente el otro y busquen soluciones en conjunto.

Por su parte, si decides romper con tu parea porque ya no estás enamorado, deberás reducir el contacto a cero para poder avanzar y pasar página. Por lo menos durante los primeros meses. No vale la pena “seguir como amigos” o que existan otro tipo de contactos. Aunque, si hay hijos de por medio, es evidente que el contacto debe permanecer.

Sabemos que tomar la decisión de romper con la pareja porque ya no estás enamorado no es nada sencillo de hacer, ni de decidir. Es normal pues, aunque no le ames, sientes afecto por él o ella. Sin embargo, ten en cuenta que eso no basta para continuar una relación de amor.

Te podría interesar...
Cómo curarnos del desamor
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Cómo curarnos del desamor

Él se ha marchado, dice que ha conocido un nuevo amor que le ha vuelto del revés... ella cree morir por dentro... el desamor.